jueves, 2 de octubre de 2008

Manifiesto de CEDRO

....
"El valor de los derechos de autor"
.....
En el vigésimo aniversario de la creación de CEDRO, manifestamos que:
1. El trabajo de escritores, traductores y editores es una de las bases de la riqueza intelectual de la sociedad.
2. La dignidad profesional de autores y editores tiene su fundamento en el Derecho de Autor. Es legítima su aspiración a obtener una remuneración por el uso de sus obras, y a que su trabajo creativo se respete y se proteja.
3. El acceso a la información y a la cultura no puede ni debe realizarse sacrificando los derechos de autor.
4. Las obras de autores y editores constituyen un valor insustituible para la educación, la formación permanente y la innovación en empresas, organismos públicos y centros educativos.
5. El sector del libro y de las publicaciones periódicas tiene en España una relevancia estratégica: contribuye de forma significativa al producto interior bruto, a la creación de puestos de trabajo, a la mejora de la balanza comercial y a la generación en el extranjero de una imagen positiva de nuestro país.
...

Por todo ello:
1. Reclamamos a los poderes públicos un decidido apoyo a los creadores de la cultura escrita y una defensa enérgica y activa de sus derechos de autor, para alcanzar los mismos niveles de respeto que existen en otros países europeos.
2. Demandamos el mantenimiento de la compensación para los autores y editores por la copia privada de sus obras, que se lleva a cabo masiva e indiscriminadamente en una gran variedad de aparatos y soportes.
3. Instamos a todos los centros de trabajo y de formación en los que se utilizan reproducciones de libros y publicaciones periódicas mediante fotocopia o digitalización, a obtener la autorización previa de los titulares de derechos, tal y como exige la ley, mediante una licencia de reproducción de CEDRO.
4. Expresamos nuestro compromiso con el desarrollo educativo, científico y cultural español, así como con el necesario progreso de las bibliotecas en nuestro país y con las políticas de fomento de la lectura.
5. Manifestamos nuestra voluntad de continuar trabajando para consolidar e incrementar los importantes logros obtenidos en los últimos veinte años en materia de reconocimiento de los derechos de autor, de remuneración a autores y editores por la reproducción de sus obras, y de educación a los jóvenes acerca del valor de la creación original, objetivos para los que pedimos la comprensión y la colaboración de la sociedad.
Madrid, 1 de julio del 2008
.....
* El cuadro es de Manuel Padorno.
....*E*

5 comentarios:

Pedro Herrero dijo...

Recientemente compré uno de esos dispositivos denominados “pen-drive”, para almacenar archivos de mi ordenador. Tuve que pagar un canon por derechos de autor, no por descargar archivos ajenos sino por la presunta libertad de hacer tal cosa. Pero se da la circunstancia de que, en ese soporte, sólo pienso meter documentos propios y fotos tomadas con mi cámara. Eso, al parecer, no me exime de pagar dicho impuesto. Como todo ese material es de mi propiedad intelectual (perdón por este alarde de soberbia), interpreto que a toda una serie de autores anónimos les estoy pagando un impuesto por mi propio trabajo. Un trabajo que posiblemente no podré publicar, pero que a ellos ya les da beneficio.

En líneas generales, me parece muy bien el manifiesto CEDRO. Aunque esa palabrita tiene una metátesis muy tentadora.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Yo también lo he recibido en mi correo, con la petición de que lo difunda, pero no se me había ocurrido hacerlo en el blog. Buena idea.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Gracias por colgar el manifiesto de Cedro, Fernando.
Empiezo a estar bastante harto de que gran parte de la sociedad presuponga que el arte es gratis, que los escritores, pintores, músicos, etc. disfrutamos muchísimo tratando de salir adelante cada día con trabajos precarios y restándole horas al sueño y a la propia vida para parir unas obras por las que nadie debe dar un chavo.
Los libros se fotocopian, se prestan (antes de que nadie se me tire al cuello, diré que estoy en contra del cobro por préstamo en bibliotecas), y eso es dinero que no va al bolsillo del autor.
Cada vez que alguien me argumenta lo de los CD vírgenes y demás dispositivos, ya sé ante qué tipo de persona me encuentro: un verdadero miserable.
A la gente le duele muchísimo pagar el tan traído y llevado canon, pero no se preocupa del camino que siguen el resto de impuestos que paga religiosamente al Estado.
Cedro protege a sus socios, y ni siquiera les cobra una cuota. Gracias a esta institución, cada año, autores que ni siquieran pueden pagar la Seguridad Social cada mes reciben una cantidad variable en su cuenta corriente, así como una serie de ayudas asistenciales que no podría disfrutar de otra manera porque, sí, señoras y señores, ser escritor no equivale (gracias a Dios o al Demonio, todo sea dicho de paso)a ser un triunfador del tipo Antonio Gala, Arturo Pérez Reverte, Almudena Grandes o Carlos Ruíz Zafón.
La mayor parte de los autores sobrevivimos cada día como malamente podemos, y encima escribimos (coño, somos unos pedazo de héroes).
El PP está en contra del canon, y en la pasada campaña electoral llamó muertos de hambre a los artistas (la mayoría del gremio apoyaba a su oponente, claro). Con eso todo queda dicho.
Sí al canon. Sí al arte. No a la indignidad.

Un saludo,

Carlos

P.S.: La última ocasión que alguien se me quejó del precio de los libros, iba por la tercera copa en un garito en el que cada combinado costaba once euros. Creo que con esto queda todo dicho.

Anónimo dijo...

Estimado Fernando, se me ha colado una errata en mi anterior comentario: no es mensual, sino anual el pago que Cedro hace a sus asociados.

P.S.: Disculpas por la reiteración del "creo que con esto queda todo dicho". Nervios escénicos de comentarista novato, supongo.

Anónimo dijo...

Qué hermoso cuadro de Padorno, nuestro "Desnudo en punta brava",
admirado poeta, hay que empezar a visitar más su pintura.

Lo de cedro, como soy socio, lo recibí ayer.

Nicolás Melini