sábado, 17 de octubre de 2009

El Nacional de Narrativa trae colita...

......
Parece ser que el Nacional de Narrativa trae cola, bueno, sólo colita... En un disparatado artículo, publicado el jueves en La Voz de Galicia, titulado pomposamente "Obtener el éxito no es igual que merecerlo", se cuestionan los méritos del ganador. Para que su denuncia tuviera algún fundamento, su autor tendría que ser una autoridad en la materia, o -al menos- haber leído los libros que aspiraban al galardón, incluido el de Kirmen Uribe y el del escritor en catalán Joan F. Mira, que llegó hasta la votación final. Pero como me temo que no ha sido así, su opinión vale poquito. ¿Cuáles son, entonces, los argumentos que maneja? Lo cierto es que resultan peregrinos. Así, por ejemplo, se pregunta cómo una traducción remitida a los miembros del jurado sólo dos meses antes, pudo ganar frente a libros de autores "tan consolidados", los llama él, como Ana María Matute, Juan Goytisolo, Enrique Vila-Matas, José María Merino o Baltasar Porcel. Pues, muy fácilmente, teniendo más votos. Y si nos ponemos idealistas, como me gusta a mí, siendo mejor. ¿Por qué no concederle esa posibilidad, ya que no lo hemos leído? Excepto el del ganador, conozco el resto de los libros de los autores citados, lo que significa que no podría dar mi opinión acerca de si el premio ha sido justo. En cualquier caso, tampoco son los libros narrativos que menciona los mejores del año; antes bien, lo serían los de David Trueba, Ricardo Ménendez Salmón, Isaac Rosa y José Antonio Garriga Vela, aparte del de Merino, que sí aparece citado. A los que habría que añadir sus equivalentes en gallego, catalán y vasco, que no me siento autorizado para valorar, por desconocimiento. Y ésta no es sólo una opinión mía, sino la generalizada entre los expertos en la materia, que también pueden equivocarse, pero -reconozcámoslo- algo menos que los que la desconocen. El caso es que el autor del artículo sólo parece guiarse por los nombres que suenan y con ese criterio es difícil aducir algo sensato. Por ejemplo, la última novela de Juan Goytisolo me parece una de las más inocentonas y aburridas que he leído en muchos años, algo que ya no puede sorprender a nadie que siga la narrativa española, acolitillos aparte, que nunca le faltan al exigente autor de Señas de identidad. Pero lo más sorprendente del artículo de La Voz de Galicia surge cuando sentencia: "Lo dicho, muy rara una victoria de un debutante frente a tamaña pléyade de maestros del párrafo". En fin, no estaría de más recordarle que otros "maestros del párrafo" perdieron en su momento galardones tan importantes como éste, el Premio de la Crítica, frente a debutantes como eran entonces Eduardo Mendoza, Luis Landero o Eduardo Lago. Sí queda clara una cosa y es que los miembros del jurado, me lo confirman algunos de ellos, dispusieron de la traducción del libro de Kirmen Uribe. Lo único raro en todo este asunto, por tanto, es que en un periódico tan serio se le permita escribir con tanto desparpajo como arbitrariedad a alguien que nada parece saber sobre la materia. Va siendo común que la literatura sea ya como el fútbol, los toros o los d´js, sobre los que todos creemos tener una opinión valiosa. Y ya saben que en la posmodernidad, tan tontorrona ella, todo vale lo mismo, se ponga como se ponga nuestro modelno de guardia, el señor Verdú.
....
......

13 comentarios:

NáN dijo...

Casualmente estoy leyendo la primera traducción española de La literatura como bluff, de Julien Gracq, de 1950, que supongo conocerás, en el que traza la diferencia entre lo que está "dentro" de la literatura y lo que está "fuera", que es lo que tiende a conocerse. La "atmósfera" que describe el autor para Francia año 1950 no es muy diferente de la que respira ese autor del artículo de ese periódico gallego.

Según él, nadie de menos de 70 años podría aspirar a un premio.

Gata Vagabunda dijo...

Fernando, muy interesante la reflexión pero, ¿podrías por favor poner el link al artículo de La Voz? Tengo curiosidad.

Ah, y en la Voz nadie protestó por el premio al autor gallego Rubén Ruibal, por buscar una analogía en un terreno similar. Y su obra estaba escrita en gallego.

Saludos

Bel M. dijo...

Me ha gustado mucho cómo las dices y además estoy completamente de acuerdo con tus reflexiones, Fernando, excepto lo de llamar tontorrona a la posmodernidad. Seguro que hay tontorrones que se acogen bajo su paraguas para legitimar sus tontorronerías, como seguramente ha ocurrido con todos los momentos de la cultura, pero como por suerte los tontorrones de turno no deben de haber quedado en la historia...
Un abrazo.

Fernando Valls dijo...

NáN, un año, en el Premio de la Crítica, un periodista despistado que no sé cómo cayó en el jurado, se empeñó en que le diéramos el premio a Vargas Llosa, por su Historia de Mayta, con el argumento de que habiendo una novela de Vargas Llosa entre los candidatos, cómo le íbamos a dar el premio a otra. El libro cayó en la primera votación.

Fernando Valls dijo...

Gata, La Voz no puede verse en internet. A mí me han mandado el artículo en PDF.

Citopensis dijo...

Me encantó eso de "tamaña pléyade de maestros del párrafo".

Me hace ver a esos "maestros" como un ejército férreo al que ningún premio le debe ser "evitado".

Vamos, que ni Leónidas y sus 300 de F. Miller...

Y tal.

Fernando Valls dijo...

Gata, por lo que me comentan, La Voz de Galicia puede verse en internet, pero no este artículo, vaya usted a saber por qué...

June dijo...

Me ha gustado la reflexión .
Saludos.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Pues el Planeta ya ha despertado los vientos: Xavier Alcalá tiene una novela publicada con el título "Contra el viento", el mismo con el que va a salir finalmente de la Ángeles Caso (¿no le dieron ya un Planeta?) y anuncia que llevará el asunto a los tribunales si es menester. Un abrazo.

Fernando Valls dijo...

Antonio, Ángeles Caso fue finalista del Planeta el año que ganó Cela y se comenta que vendió más ejemplares que él.

Pedro Adánez dijo...

Sería bueno indicar el nombre del autor del artículo.

Fernando Valls dijo...

No sé si eres consciente, Pedro, de que esa petición me la haces desde el anonimato.

Hiperbreves S.A. dijo...

Los premios literarios son víctimas de la subjetividad de un jurado, así que es muy difícil que generen consenso. Eso sí. Para valorar su acierto o no es imprescindible leer todas las candidaturas o, al menos, comparar unas cuantas. Respecto al nombre del autor, hay un dicho que diu: "Cría fama y échate de a dormir".