jueves, 22 de mayo de 2008

Los que más...

¿Cuál ha sido la música más oída, en vivo, en el 2007?
El pasadoble "Paquito el chocolatero", del alicantino, de Cocentaina, Gustavo Pascual Falcó, compuesto para la Fiesta de Moros y Cristianos de 1937..
.
¿Y la canción más pinchada en la radio?
"Labios compartidos", del grupo mexicano Maná.
.
¿La película más vista?
Piratas del Caribe, de Gore Verbinski.
.
¿La obra de teatro que más ingresos ha generado?
El método Grönholm, del dramaturgo catalán Jordi Galcerán.
.
¿Y la novela más vendida durante el 2007?
¿La sombra del viento, de Carlos Ruiz Zafón, o La catedral del mar, de Ildefonso Falcones?
.
.

.
Quizás en este contexto, con un catecismo de preguntas y respuestas, algunos consigan entender mejor el valor preciso de estas novelas, dado que éste es el sistema de valores que manejan. Pero, eso sí, al compás de "Paquito el chocolatero", con Johnny Deep disfrazado, moviendo en el aire el alfanje...
....
* El cuadro es de Utamaro.

11 comentarios:

Pepe Cervera dijo...

Valores, principios, máximas... ay, Fernando, cada cual tiene los suyos. Tampoco es tan grave. Al final consiste en sentirse satisfecho con uno mismo. Si hay quien disfruta escuchando "Paquito el chocolatero",si con eso se conforma, pues allá él. De todas formas uno acaba siendo lo que come.
Saludos.

Fernando Valls dijo...

Con ese relativismo, Pepe, no podríamos hablar de nada, ni juzgar nada, puesto que toda vale lo mismo. Yo disfruto mucho oyendo "Paquito el chocolatero", pero no se me ocurre pensar que su autor es Piazzolla, o Carmen Linares, ni que tiene el mismo valor musical. Esa es lo único que me preocupa y no acaba de estar claro.
Los datos de la entrada no son míos, sino de la SGAE.

Pepe Cervera dijo...

Tienes razón, Fernando, pero es que me coges en baja forma, cansado de mantener esa postura beligerante.
Por otro lado me mentas a Piazzola, a mí, me mentas al gran Piazzola y casi me pongo a llorar (échale un vistazo a esta entrada):
http://eltactodeunbilletefalso.blogspot.com/2007/10/carlos-de-la-pea-y-el-tango.html

Antonio Serrano Cueto dijo...

Pues en el 2008 ya sabemos qué canción arrasará: la "Perrea" del Chiqui. Creo, con Pepe Cervera, que cada cual es lo que come, pero estoy de acuerdo contigo en que esa evidencia no debe llevarnos a pensar que es lo mismo un solomillo que una croqueta, por muy buenos que estén ambos. Quizás, Fernando, asistimos a una mercantilización de la literatura como nunca la había habido antes. ¿En qué se diferencia la promoción de un libro de la que se hace de una marca de colonia? Lo del libro de Zafón en el Liceo ha sido excesivo, pero, me temo, "maiora videbimus". Saludos.

Mery dijo...

De todo, quizás lo que mas me preocupe sea el par de novelas mas leídas.
Pero, en fin.

TOMÁS dijo...

¡Magnífico, Fernando, metáfora certera del mercadeo literario, de la confusión de la literatura con otras artes y desmanes y alcantarillados de la sociedad!
http://tropicodelamancha.blogspot.com

manuespada dijo...

Cada cosa en su contaxto, ¿no? No me imagino una boda sin Paquito el Chocolatero, ni me imagino una boda en la que en lugar de bailar esta canción, los invitados pidan alguna una sonata de Mozart, estaría fuera de lugar y sería ridículo.

Juan Carlos Márquez dijo...

La grieta entre el ocio y la cultura va camino de ser un abismo y, sin embargo, todo nos es presentado como parte de un mismo cambalache, igual que en el tango: Lo mismo da Monzó que Ruiz Zafón. Lo mismo da un batusi tocando los bongos que Mozart. Vivimos un tiempo de embrutecimiento que no tiene parangón en otras épocas.

Fernando Valls dijo...

Manuespada, no es esa la cuestión. Por favor, lee con detenimiento la entrada, y lo que le contesto a Pepe Cervera.

Fernando Valls dijo...

Esa es la cuestión, Juan Carlos, en efecto.
Los medios juegan a la confusión y nos presentan las películas, los libros, el cine, las canciones, como si fueran lo mismo, y a mí me parece que no todo vale lo mismo, y que la obligación del crítico es señalar las diferencias, y las del lector consciente distinguir un producto prefabricado de una creación. En fin.

David González Torres dijo...

Estoy de acuerdo con eso último, Fernando. Y sobre lo que dice JC Márquez entre el abismo de cultura y ocio que se incrementa en el entorno mediático. Como huella de lo que está pasando, sólo hay que ver cómo se llaman ahora las secciones de cultura y sociedad en algunos periódicos: vida y artes, ocio, ... El difuminar una cosa con otra para ganar audiencias masivas es un poco peligroso...

Acabaremos todos leyendo en un audiolibro la letra de la pesada canción del Chikilicuate con música de Paquito el Chocolatero de fondo.

O tal vez no.

Tal vez ocurra como el final esperanzador del cuento de Benedetti: El ruido y la imagen.

Saludos a todos