domingo, 11 de mayo de 2008

Alessandro Baricco y el triunfo de los bárbaros

.....
"La contra" me parece una de las mejores secciones de entrevistas en la prensa española. Los responsables son Ima Sanchis, Victor-M. Amela y Lluís Amiguet, periodistas de La Vanguardia, y puesto que aparece todos los días, excepto los domingos, van turnándose el trabajo. Voy a resumir, con generosidad, las sugestivas declaraciones que hizo ayer, sábado, 1o de mayo, el escritor italiano Alessandro Baricco a Lluís Amiguet.



"Allá en los noventa, el mundo todavía era sólido, algo que te esforzabas en comprender: había que concentrarse, trabajar, mejorar para lograr captar las cosas (...) Para relacionarse con el mundo profundizabas en él: hoy sólo navegas sobre él (...) Ya no. Han ganado los bárbaros y ya no se cerca [cercare (en italiano, buscar), "dar vueltas a un asunto hasta profundizar en él y encontar la salida, la respuesta, la solución", aclara Baricco] ni en la vida ni en la ciencia, sino que se surfea en la experiencia de la realidad (...) Ha cambiado el modo de saber: hoy la sabiduría es desplazarse sobre la superficie de los asuntos sin fatiga, pero con habilidad, navegando como en internet. Te mueves por la superficie del saber y de la vida, cambiando de un tema a otro, pero sin ninguna necesidad ni ganas de profundizar (...).
......
Para los pensadores de mi generación, el surfing sería mera imbecilidad, pero hoy es la forma suprema de sabiduría: han triunfado los bárbaros. Profundizar en algo es pesado y aburrido, engorrosa manía de viejos".

* Edward Poynter, "Estudio para retrato", 1882.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo, Fernando, que hoy en día profundizar equivale a navegar a contracorriente. Los valores, las ideas y las aspiraciones cambian.

Mis compañeros de universidad se doctoran porque desean un sueldo mejor y no buscan la excelencia, el conocimiento ni piensan que su tesis doctoral puede contribuir al bien social. De hecho, me censuran porque yo sí he decidido dedicar mis esfuerzos a una empresa que puede contribuir a una parte de la sociedad. También creo que un doctorado merece mucho sudor y que sólo uno puede sentirse orgulloso de haber recibido ese título si se lo ha currado como Dios manda. Hay quien redacta el DEA y la tesis en dos años. Salvo que uno sea un genio, ¿qué se puede hacer de valor en ese tiempo?

Me voy a aficionar a LA VANGUARDIA gracias a tus comentarios. En el colegio me llamaban, entre otras exquisiteces, "polaco de mierda" porque Zubizarreta me aficionó con su elegancia al F.C.B. No sé si un día me iré a la periferia, a ver si me llaman allí "fascista ignorante" por usar el español. Lo que tengo claro es que merece la pena navegar a contracorriente, aunque ello conlleve ver, a veces, lo peor del ser humano. La recompensa siempre supera con creces todo lo malo que te encuentras durante la travesía.

Un saludo cariñoso desde Madrid,
R. Hurtado.

Justo Serna dijo...

Qué curioso, escribes sobre esto, sobre el surfing como forma de pensamiento (según Baricco) y coincide con parte de lo que escribía en mi blog.

Perdona el narcisismo: "En todo caso, cuando te pones, has de evitar el diletantismo. Ya lo dije: la mera expansión, el tratamiento superficial que liquida el tema, ese picoteo que sólo busca el dato escaso. Por tanto uno debe insistir, debe volver cada cierto tiempo, procurando imponerse rigores y disciplina intelectual: leyendo cosas variadas precisamente. El mejor antídoto contra las muchas lecturas es administrarte dosis no letales de ese mismo veneno".

De todos modos, deberíamos hablar de Baricco...

Fdo.: Justo Serna