miércoles, 21 de marzo de 2012

Microlecturas, 2: Lilian Elphick

...
EL SINUOSO CAMINO DE LO BREVE
...
Unos de los primeros microrrelatos que leí fue “Amor 77”, de Julio Cortázar: “Y después de hacer todo lo que hacen, se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se peinan, se visten, y así progresivamente van volviendo a ser lo que no son”.
...
En este texto, a mi modo de ver, no sólo se condensa la anécdota, sino la narrativa completa de Cortázar. Búsqueda, existencia, condicionamiento cultural. Y más.
...
...
A los 15 años no me bañaba, no me entalcaba, y escribía unos textículos muy breves, entre aforismos y poemas. Tenían que ver con la situación del momento, la dictadura horrorosa. Los escribía a máquina, con copia, y luego los trataba de vender a 30 pesos, a modo de panfletos literarios. El resto de mis escritos era poesía pura y perversa.
...
A esa edad era una gran devoradora de historias: “La pata de mono”, de W.W. Jacobs; “El tonel de amontillado”, de E. A. Poe, y su frase para el bronce: “Nadie me ofende impunemente”; “Axolotl”, de mi Julito; “Las islas nuevas”, de María Luisa Bombal. Como el colega Manu Espada, vibré con Horacio Quiroga. Soñé muchas veces con “La gallina degollada” y con el precepto VII del Decálogo del perfecto cuentista. También leía las historias de Corín Tellado y las revistas de comics El Monje Loco y Susy, secretos del corazón.  Y cuando era más chica, 8-9 años, escuchaba el radioteatro y la risotada siniestra del Dr. Mortis.
...
...
...
La poesía no se quedaba atrás. Parra, De Rokha, Teillier, Mistral, Aleixandre, Hernández, Alberti, Lorca, sobre todo Lorca y “la luna vino a la fragua”.
...
Estas lecturas me llevaron por el camino de lo breve. Me siento cómoda con el cuento y el microrrelato. He publicado cinco libros y ninguno es novela. ¿Para qué escribir largo cuando se puede sintetizar, omitir, intertextualizar, esconder, laberintear? El género literario es un laberinto del cual no todos salen. Ana María Shua, Luisa Valenzuela, Pía Barros, Pedro Guillermo Jara, Raúl Brasca, Diego Muñoz Valenzuela, Luis Britto García, José María Merino, y tantos/as otros/as más, me atrapan, me sumergen, me aniquilan, me enredan, me conmueven. Gracias a ellos/as y a Kafka, Duras, Pizarnik, Rulfo, Hemingway, Beckett, escribo mis propios abismos, inconclusos, abiertos y despeinados.
...
...
* Lilian Elphick (Santiago de Chile) ha publicado dos libros de cuentos y tres de microrrelatos: Ojo travieso (2007), Bellas de sangre contraria (2009), que obtuvo el Premio Mejores Obras Literarias Editadas, en la categoría de cuento, del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, Santiago de Chile, 2010, y Diálogo de tigres (2011). Actualmente, prepara Confesiones de una chica de rojo, microrrelatos y cuentos brevísimos. Es editora de la página web Letras de Chile y mantiene el blog Ojo Travieso.

...
* En las primeras fotos aparece Julio Cortázar, Luisa Valenzuela y Pía Barros. Y en la foto de Gemma Pellicer, hecha en Bogotá en el 2010, junto a Lilian Elphick, a la derecha, está la escritora y editora Susana Sánchez Bravo. La ilustración de la cubierta del libro es del mexicano Sergio Astorga, conocido por todos los habituales de este blog.  
...

8 comentarios:

AGUS dijo...

Una segunda entrega muy interesante. Además de las lecturas que la autora menciona, buscaré algunos nombres, me gustó mucho la concepción laberíntica, el abismo, y el aliento poético que subyacen en la creación del texto a partir de este bagaje.

Un placer el recorrido sinuoso de Lilian, gracias Fernando.

Gemma dijo...

Me ha gustado conocer cuáles han sido tus lecturas fundamentales. Y, claro, no me ha sorprendido descubrir que entre ellas hubiera una buena muestra de poetas. Tus piezas breves poseen a menudo esa misma destilación o concentración. Lo que casa muy bien con el tono entre lacónico y sentencioso de tus personajes, puestos casi siempre en situaciones extremas, que terminan por empujarlos a hablar como hacen. Un recorrido muy atractivo, Lilian. Un fuerte abrazo

sergio astorga dijo...

Fernando, cuando hay porvenir, es que hay memoria y los textos de Lilian la tienen, por eso suenan, envuelven, acaparan, pasman. Los microrelatos se expanden y los llevas por días tratando de descifrar lo hondo de lo breve.

“Nadie sabe, nadie supo…” porqué el misterio esta en su Ojo.

Microabrazo.
Sergio Astorga

Abol dijo...

Agradezco a Agus, Gemma y Sergio sus comentarios y, por supuesto, a Fernando que gentilmente ha publicado este pequeño texto. ¡Faltan tantas lecturas! Olvidé nombrar El Quijote y muchas obras picarescas.
Lo que dice Gemma es muy cierto. Soy una poeta con disfraz de microcuentista ;-)
Un abrazoso desde el otoño,
Lilian.

Susana Camps dijo...

Cada texto que leo de Lilian Elphick es una sorpresa, en un grado u otro. No la he leído bien y a fondo, pero sigo su blog y lo que comenta aquí de sus lecturas (Valenzuela, Barros, Pizarnik, etc.) explica la solidez y el atractivo de sus textos. Ahora la seguiré con mayor interés aún.
Abrazos.

manuespada dijo...

Me encanta el recorrido que hace Lillian, desde ese fascinante "Amor 77", pasando por ese camino sinuoso de brevedades, sin olvidar el entretenimiento o el cómic. Tomo nota de todo. Un abrazo.

Pablo Gonz dijo...

Un gustazo leer por aquí a Lilian.
Abrazos para ella y para ti, Fernando, desde el sur de Chile,
PABLO GONZ

Rosana Alonso dijo...

Me gusta la variedad de lecturas e influencias que incluyen cómic y radio novelas o radio teatro y me quedo con esta frase:
El género literario es un laberinto del cual no todos salen


Gracias a ambos,
saludos