martes, 13 de marzo de 2012

Los microrrelatos como proyecciones de sombras

....
Si Gorki afirmaba que el cine no era la vida, sino su sombra; quizá podría decirse también que los microrrelatos son proyecciones de sombras de las mejores narraciones, ni más ni menos, pero deben escribirse en blanco y negro, pues se componen alimentando secretos, con perfiles y huellas, entre silencios.
....
...
* El cuadro es de David Hockney.
...

8 comentarios:

Anónimo dijo...

También Píndaro decía que el hombre es el sueño de una sombra y Gómez de la Serna que el lápiz escribe sombras de palabras. Así un escritor de microrrelatos sería una sombra proyectando sombras de sueños,silencios y palabras.
Preciosa tu definición.
Pilar

ANTONIO SERRANO CUETO dijo...

Estupenda imagen, Fernando. El microrrelato como reflejo sombrío de la narración. Me gusta. Un abrazo.

Unknown dijo...

Me gusta esa idea de la sombra, Fernando. Me ha traído a la cabeza la formidable imagen de Gary Oldman en el Drácula de Coppola, cuando se dirige a Reinfeld sonriendo mientras en los muros del castillo se proyecta su sombra amenazante. Supongo que, en parte, la verdad literaria se busca jugando con la luz, en este caso la escasa y dubitativa de las velas.

Abrazos

Araceli Esteves dijo...

Excelente metáfora, Fernando. Así lo siento yo también, aunque nunca conseguiría expresarlo con tanta gracia como tú, claro.
Siempre he pensado que las sombras y los reflejos,en lo que tienen de proyección, son amplificadores de emociones.

AGUS dijo...

Me gusta tu idea, porque además de la narración y su sombra estricta, se atisban - deslizas, mejor - los otros dos elementos que conformarían la metáfora: la luz y el espacio; cuya incidencia se me antoja fundamental. Algo así como una teoría del claroscuro.

Abrazos.

Víctor dijo...

Otra definición de microrrelato, que intenta delimitar qué es y qué no es microrrelato. La eterna discusión. Un saludo, Fernando.

ÁNGEL dijo...

El microrrelato yo lo veo más bien como un frasquito de esencias de las grandes narraciones.

Susana Camps dijo...

Es interesante porque alude a la carencia, a lo restado por la ausencia de luz, y a un esfuerzo (lector) por compensarlo semejante al de la retina que deduce formas.
Pero ¿a quién se le ocurre trabajar sólo la ausencia? Hay que estar un poco loco.
Abrazos