miércoles, 16 de septiembre de 2009

El joven Neuman en Berlín

..... ...
A don Juan, y sólo ha habido un don Juan en la literatura española actual, le gustaba llamar a Javier Marías, el joven Marías, como a Francisco Rico lo llamaba siempre profesor Rico. Yo no soy Juan Benet, claro, ni mucho menos, pero me gusta llamar a Andrés Neuman, el joven Neuman. ¿Será Neuman el Javier Marías de los comienzos del siglo XXI? Tiene todos los visos de ser que sí. Por lo pronto, Neuman se hospedaba en un hotel de la Bleibtreustr., donde se encuentra la zapatería de Von Truschinsky, que Trupa y Deza visitan en la segunda parte de Tu rostro mañana. El gran Roberto Bolaño, quien tenía un excelente olfato, escribió: "Tocado por la gracia. La literatura del siglo XXI pertenecerá a Neuman y a unos pocos de sus hermanos de sangre". A mí me parece que, por ahora, sus hermanos de sangre son Ricardo Menéndez Salmón e Isaac Rosa.
....
...
El caso es que Andrés Neuman estuvo en Berlín, participando en el Internationales Literaturfestival Berlin, donde habló de su nueva novela, El viajero del siglo (Alfaguara), que tiene toda la pinta, por lo que llevo leído, de ser la novela del año en castellano, en una y otra orilla del Atlántico. Neuman, que en esta ocasión habló como argentino, cuando se mueve por latinoamérica hace de español, comentó con la facilidad que lo caracteriza, y su habitual buen humor y agudeza, sin dejar de hacer alguna que otra pirueta con el alemán, algunos de los aspectos más relevantes de su obra, y leyó algunos fragmentos, como suele hacerse en Alemania. Hacía tiempo que no me gastaba 6 euros, que es lo que costaba la entrada, con tanto gusto. Después, con Camila, Azucena, Erika y Gemma, Andrés siempre rodeado de mujeres inteligentes, divertidas y guapas, nos tomamos una copa de vino en los agradables jardines de la Berliner Festspiele, donde había sido el acto, y nos fuimos a cenar a una trattoria italiana, al fresco de la noche, donde -entre mil frivolidades, impropias de personas de nuestra condición- recordamos con cariño al querido profesor Juan Carlos Rodríguez.
.....
....
Hay escritores que se conforman con satisfacer a su público, dándole siempre lo que espera; mientras que otros, pocos, se van creando sus propios lectores, moldeándolos para poder exigirles cada vez más, se apunta en la citada novela de Neuman. Pero lo que, en realidad, quería deciros es que todos los que apreciamos la literatura ambiciosa, ahora que cada vez somos menos, deberíamos considerarnos hermanos de sangre, de Benet, Marías, Bolaño, Ménendez Salmón, Rosa y el joven Neuman.
...

20 comentarios:

Antonio Serrano Cueto dijo...

Qué buena síntesis del acto y de tu visión de Neuman. Yo lo conocí en Cádiz, en la presentación de su poemario Década (1997-2007). Y sí, me pareció tocado por la gracia. También pensé, con un atisbo de envidia, "tan joven y escribir así".

Isabel dijo...

Como siempre nos muestras cosas y situaciones que, a las personas que estamos alejadas, nos informan de aspectos nuevos.
Aún no he leído a Neuman, pero lo vi en una entrevista y mostró ese "buen humor y agudeza" que comentas.
De tu lista me falta leer también a Rosa.
Acabo de leer "La ofensa" de Salmón y me ha encantado.

Un saludo

Mario Garvin dijo...

Vaya Fernando, que envidia los de la capital. Por el sur no suceden cosas de estas...
A ver si la semana que viene que voy por casa consigo comprarlo, que ya hace semanas que tengo ganas de leerlo.
Un saludo,
Mario

Citopensis dijo...

Nunca leí a Neuman.

Y por lo que leo tendré que leerlo.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Fernando, no he leído a Neuman, gracias por la recomendación.
También tengo ganas de incarle el diente a Andrés Barba. No le incluyes entre los jóvenes más interesantes pero...¿merece la pena? ¿me recomiendas algún libro suyo en particular?
Abrazo.
Heliogábalo.

Fernando Valls dijo...

Mario, a la novela de Neuman, te aconsejo que añadas `La sima´, de Merino, tan polémica como interesante.

Pedro Rodríguez dijo...

Nunca he leído un post sobre Neuman, pero a la vista de los comentarios, tendré que leer éste.

Anónimo dijo...

"que tiene toda la pinta, por lo que llevo leído, de ser la novela del año en castellano, en una y otra orilla del Atlántico".
Pues que fuerte, tengo una prima que va a publicar en Anagrama para final de año. ¿Podría ser mejor que la de Neuman? no????? ¿Podria ser la mejor novela la de una desconocida?? ¿Tendrá alguna opción o la cosa está muy mal?

María Luz Domingo
Con afecto.

Fernando Valls dijo...

Mari Luz, tu prima y tú podéis estar tranquilas. No hace tantos años unos desconocidos llamados Luis Landero y Eduardo Lago publicaron su primera novela y fueron, seguramente, las mejores del año. Ha ocurrido muchas veces y seguirá ocurriendo, por fortuna.
Podías haber aprovechado para decirnos cómo se llama tu prima, así estaremos pendientes para cuando salga su novela en Anagrama.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Un día de estos publicaré una entrada sobre la última novela de Neuman, que leí este verano y me ha gustado mucho, mucho. Es de los escritores que hay que tener en cuenta siempre.

Marta María López dijo...

Fernando, acabo de leer tu artículo sobre el microrrelato en Ínsula y me ha parecido estupendo.

Un saludo.

Fernando Valls dijo...

Pues, gracias, Marta. Si te interesa el tema tienes mucho más material en mi libro `Soplando vidrio´, publicado por Páginas de Espuma.
Juan Antonio, espero con mucha curiosidad la entrada dedicada a la novela de Neuman.
Gracias a todos por los comentarios.

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Sin derroches, este post y vuestro encuentro: buena crítica, literatura, amistad, amor y agradables recuerdos. Enhorabuena.
Desde este otro lugar del mundo, me dispongo a leer lo recomendado.
Saludos cordiales.

Juan Casamayor dijo...

Querido,

¿joven Andrés? Depende, depende con los ojos que se le vea. Mi hijo le llama tito Andrés y juegan los dos al fútbol en el pasillo de casa (mi hijo con sus Nike Ronaldo regaladas por él). En todo caso, qué bello es Berlín y qué grande es Neuman.

Gracias por todo.

Abrazos

Juan

Rodrigo dijo...

La novela "El viajero del siglo", es en efecto, espectacular. Un desafío literario para el lector y un trabajo colosal por parte del autor. Para mí, de lo mejor que he leído en bastante tiempo en narrativa española. Al principio creí que se me haría un poco larga, pero al contrario, al final lamenté que se terminara. Así que coincido en lo de la exigencia y la calidad... Saludos para todos los que siguen este magnífico blog.

Isabel González dijo...

De Neuman, he leído ‘Bariloche’, ‘El último minuto’, ‘Alumbramientos’, ‘El Equilibrista' (seguro que me olvido de alguno) y en cuanto acabe con ‘Crematorio’ (Fernando, me convenciste y la compré), empezaré con ‘El viajero del siglo’. Hace años pasé a que me firmara uno de sus libros por la caseta de la ‘Feria del Libro de Madrid'. Él estaba solo y aburrido tras el mostrador. “Me gusta lo que haces”, le dije. “Tú tampoco lo haces mal”, me contestó dirigiendo la mirada al carrito donde llevaba a mi bebé. Hace poco, tampoco me lo quise perder en la misma Feria, junto a Luisa Valenzuela y Fernando Iwasaki. No se quitó las gafas de sol debido a determinados excesos nocturnos, según confesó. Fue un auténtico placer. Estuvo tan distendido, divertido y genial como siempre y en la mejor de las compañías con Luisa e Iwasaki. Gracias a ‘Páginas de Espuma’ que fue quien “perpetró” todo.

Víctor Amusátegui dijo...

Leeré la novela de Neuman, como me fascinó "Bariloche" -altura a la que no llegan otras cosas que leí después-. Pero no quiero dejar de señalar que un crítico como Valls indique que estaban con «Camila, Azucena, Erika y Gemma, Andrés siempre rodeado de mujeres inteligentes, divertidas y guapas». Suena penoso, ¿no? A ver cuando vemos algo como «Melinda Rodríguez, siempre rodeada de hombres inteligentes, divertidos y guapos». También me molesta el comentario del editor Casamayor sobre las marcas de los regalos de Neuman. Quizá sea el día tan gris, vosotros perdonad.

Editorial Páginas de Espuma dijo...

Querida Isabel,

me acuerdo perfectamente del comentario de Andrés, porque estaba con él dentro de la caseta. Una bonita anécdota

Abrazos

Juan

Fernando Valls dijo...

Víctor, te perdono, pero los días grises se te funde el humor y te pones demasiado trascendente. Pero para que te quedes tranquilo, también dedicamos un ratito a comentar lo guapo y lo alto que era el novio de Camila.

Víctor Amusátegui dijo...

Aceptado, Fernando. Y al menos parece que mañana hará mejor día.
Un saludo, Víctor