martes, 15 de septiembre de 2009

El premio de los libreros catalanes

......
Las escritoras catalanas Sílvia Alcàntara (Olor de colònia, Ed. 1984) y Judit Pujadó (Les edats perdudes, Empúries); Juan Bonilla (Tanta gente sola, Seix Barral), también finalista del Setenil; todo un clásico como Winesburg, Ohio, de Sherwood Anderson (Acantilado en castellano y Viena en catalán) y En lugar seguro, de Wallace Stegner (Libros del Asteroide) son los finalistas del premio Llibreter, que se fallará en noviembre. Pero, además, cuando se cumplen diez años de la concesión del premio, los lectores han elegido Soldados de Salamina (Tusquets), de Javier Cercas, como su libro preferido.
.....


Mi pregunta hoy es: ¿deberían competir los clásicos, como es el ciclo de cuentos de Sherwood Anderson, en este tipo de premios? ¿Por qué no elegir también entonces El Quijote, cualquiera de la antologías de los cuentos de Chejov, La metamorfosis, La montaña mágica o Pedro Páramo? No sé si resulta sensato sentar este precedente, y comento todo ello sin entrar a discutir la calidad del libro, del que nos ocupamos hace poco en esta bitácora.

* En la foto, Javier Cercas, en uno de sus gestos más característicos, presentando su último libro que avui no toca...

6 comentarios:

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Cualquier lógica literaria o ártística está ausente siempre de este tipo de certámenens, rankings, premios, records...

Parafraseando a Clinton: en una ocasión Lara le dijo a un crítico que tenía un amigo que era escritor: "¡la industria amigo, es la industria.!"

Javier M. dijo...

Yo creo que lo que los libreros catalenaes premian no es solo la calidad de la obra, que también, sino la osadía en la decisión del editor al publicar esa obra, el acierto de hacerlo en el momento y la repercusión que, como libreros, han visto en sus librerías. Por tanto, con estos argumentos es difícil que se premie una nueva edición de "El Quijote" o "Pedro Páramo", a pesar de ser obras maestras de la literatura.

Bueno, es una opinión de librero... quizá te sirva...

Saludos

Fernando Valls dijo...

Desde luego que me sirve, Javier, y mucho. Gracias.

E. N. Gutiérrez dijo...

Creo que, al conceder estos premios, los libreros evalúan y juzgan productos de la industria reciente, y por ello es posible que lleguen a premiar incluso una nueva edición del Quijote, ateniéndose, por ejemplo, a su originalidad en el tratamiento de las citas bibliográficas. Además, no debemos olvidar que con el premio del Gremio de Libreros de 2005 a 'Suite francesa', la gran mayoría de nosotros descubrimos una gran novelista como Irene Nemirovsky, y aunque es cierto que Sherwood Anderson no es tan desconocido (yo diría que un poco sí) como lo era la autora ucraniana, la promoción de un autor no es un criterio que, a mi juicio, deba ser determinante en la decisión de los libreros; sin embargo, es un criterio eficaz.
¡Enhorabuena por tu bitácora, Fernando!

Blanca Andreu dijo...

Fernando, quería aclarar que Benet no llamaba al Joven Marías "Joven Marías" porque fuera joven en sí, sino por Don Julián.

Fernando Valls dijo...

Siempre pensé, Blanca, que por ambas cosas, para distinguirlo de su padre y por joven, que lo era cuando lo conoció don Juan y daba volteretas en Recoletos. Pero tú debes saberlo mejor que yo.