viernes, 25 de septiembre de 2009

FRANCISCO FERRER LERÍN

.....
.....
"Aritmética"
.....
La fuente es el lugar de los regenerados.
En el baptisterio (delubra) son siete las gradas conformadas
en el Misterio del espíritu Santo, tres
de bajada, tres
de subida, y el séptimo grado,
que es el cuarto escalón,
equivale al Hijo del Hombre, extingue
el Horno de Fuego, sirve
de apoyo estable
y da fundamento al Agua.

Simbólicas son las repeticiones numéricas,
los gestos del sacerdote oficiando la Misa y, en general,
todos los números enteros.
La Iglesia Cristiana es la iglesia del símbolo, somete
sus espacios de arquitectura a la dictadura
de la medida. Luego,
vendrán las armonías musicales pero, ahora,
mandan, en los huecos internos,
las razones 13/10, 21/12, 35/24, 10/7, 40/34 que,
en ningún caso,
pueden considerarse como armónicas. Por ejemplo,
analizando frecuencias, el número esencial,
en los templos eucarísticos, es,
sin ningún género de dudas,
ese 7 no armónico, ese concepto
copioso
por su fundamental carga: la Gracia
del Espíritu Santo. Sí,
hablamos de las plantas de edificios religiosos españoles –Santullano, Valdediós-,
de la mística aritmética estudiada
por teólogos orientales y, sobre todo,
de ese recopilador prodigioso,
actualizador eficaz,
maestrescuela alemán, el discípulo de Acuino,
el abad Rábano Mauro.
.....
......
"Almas de metal"
.....
La maquinaria agrícola tirada en el ejido no se incorpora bien al uso del paisaje, cuesta
que la hierba trepadora cunda entre los ejes y
que el polvo forme, en las hoquedades férreas, suelo suficiente
para la generación de indómitas
especies ruderales.

Aunque peor se incorporan los vehículos de carga, furgonetas,
camiones tráiler, cisternas para el transporte de bencina y, en general,
esos medianos y grandes mastodontes de la ruta
ahora adormecidos para siempre en el erial contiguo
a la urbe histórica o al camposanto pulcro.

Los coches, los turismos, llevan, a menudo, una vida final más agradable, aparcados
en la parcela de vocación rural junto a breves troncos alimento
de barbacoas muertas, fuentecillas
de abigarrada rocalla,
grandes depósitos de pernicioso amianto, los coches, humildes, hunden
sus ruedas reventadas e incluso los acerados discos de frenada
en la tierra fértil, de aluvión,
extraída, con paciencia,
del cercano río.
......
......
* Francico Ferrer Lerín nació en Barcelona, pero en la actualidad reside en Jaca. Es poeta y narrador, el más peculiar y heterodoxo de los novísimos, en cuya nómina nunca estuvo, hoy podemos afirmar que para su bien. Estos poemas forman parte de su nuevo libro, Fámulo, que está a punto de aparecer en Tusquets.
....
* El cuadro es de Egon Schilie.
.....

2 comentarios:

Olga B. dijo...

Me gusta mucho.

Isabel González dijo...

Oportuno 'pajarraco' en la portada para un amante de los buitres. Conocí a Ferrer Lerín gracias a su bestiario. Un libro sorprendente, editado y encuadernado de forma bellísima por Galaxia Gutenberg. En mi pueblo aragonés también hay buitres posados en los tejados de las bordas donde se guarda el ganado. Y también hay poesía. Y cosechadoras. Comparto su emoción.