martes, 16 de julio de 2013

La responsabilidad del público

........
"No hay oficio más complicado. Porque no todo el mundo vale. Ser público es un ejercicio de responsabilidad", afirma el director de teatro Ángel Fernández Montesinos en El Cultural (12 de julio del 2013, entrevista de Benjamín J. Rosado). Y un  poco más adelante apunta que en España "falta aprecio por la tradición y curiosidad por lo desconocido". Todo ello, referido al teatro, me parece muy cierto, pero podría afirmarse lo mismo de la literatura: nos falta conocimiento ordenado de la tradición, lecturas; y carecemos de curiosidad y de interés por lo que no resulta obvio, por lo que no jalean los medios. Quizá deberíamos tener más responsabilidad como lectores y una visión más crítica, pero también mejor fundamentada, de los textos literarios. 
......
.......

7 comentarios:

Carmen Peire dijo...

Y también en la música, querido Fernando, en la danza y, por supuesto, en la pintura y escultura. Es decir, en las artes en general. Pero para ser público informado hay que mamar todo eso en las escuelas, en los planes educativos e ir adquiriendo poco a poco criterio como público.

Fernando Valls dijo...

Desde luego, Carmen, en todas las artes. Hasta ser espectador de fútbol civilizado, salvando las distancias, resulta difícil.
¡Qué chula es Cholula!

Miguelángel Pegarz dijo...

La verdad es que con la inmensidad que se publica, a veces es muy complicado saber que leer saliéndose de la "norma" establecida por los medios. Aunque puedo estar satisfecho de que no me cierro a leer nada. Eso sí, posiblemente carezca del criterio de saber distinguir lo que es literariamente bueno de lo que simplemente me gusta.

Luis Miguel Morales Peinado dijo...

¿No será que el noventa y cinco por ciento de la masa se decanta por lo fácil? En esta era de la información al instante es más sencillo leer (o ver/oír) lo que los grandes medios nos ponen delante de los ojos/oídos que adentrarse en el bosque. Por no hablar de las ayudas (léase patadas) oficiales a los ocultos entre los ramajes...
Un placer leer y comentar en la página de un maestro.
¡Un abrazo!

D.A.M. dijo...

"Quizá deberíamos tener más responsabilidad como lectores y una visión más crítica, pero también mejor fundamentada, de los textos literarios".

La consideración me parece de lo más acertada. Pero como paso previo tal vez deberíamos exigir a nuestros dirigentes (y a nosotros mismos) una formación que nos permita cultivar ese juicio crítico. En el grado de Periodismo de la UAB, de la que fui alumno, han decidido que es una buena idea suspender asignaturas como "Periodismo literario" para dar lugar a clases en las que se enseñará a los alumnos a cargar los textos de su blog de hipervínculos y cosas similares.

Por desgracia el mundo camina en dirección opuesta.

Un saludo

Fernando Valls dijo...

D.A.M. (¿Cómo te llamas?), lo que cuentas de Periodismo me parece un disparate, pero siento decirte que no me sorprende. Hace unos quince años di clase de Literatura española, en Periodismo, en Bellaterra, tenía dos grupos, uno de mañana y otro de tarde, con unos 250 alumnos. Bueno, pues, el curso siguiente suprimieron la materia del plan de estudios. Eso sí, dejaron, en cambio, la Literatura catalana, que tenía, por cierto, muchos menos estudiantes. Pero, claro, donde esté el patriotismo que se quite todo lo demás... En aquellos años, los señores de Herri Batasuna eran recibidos allí, por algunos profesores y alumnos de la Facultad, miembros de ERC, como héroes. En fin.
Gracias y todos por vuestros comentarios

D.A.M. dijo...

Fernando,

me llamo David Aliaga (encantado). Lo cierto es que después de haber estudiado en la casa, no es que me sorprenda. Pero sí me indigna.

En jardines de patriotismo y hierbas similares prefiero no adentrarme. Uno puede herir susceptibilidades fácilmente y personalmente es un tema que no me interesa. Respecto a lo que comentas, ahora las tornas (tampoco me sorprende) han cambiado. En las clases de lingüística española éramos unos 15-20 alumnos y el resto del grupo (60-65) escogía hacerla en catalán. Supongo que va a temporadas. Según hacen ondear las banderas, crecen los árboles torcidos para un lado o para otro.

Pero lo de periodismo literario me parece especialmente sangrante. En primer lugar, porque cuando más se trate de distanciar al periodista de la literatura, peor periodismo practicará. Y, en segundo lugar, porque me parece desaprovechar la experiencia, lecturas y conocimientos de algunos profesores (no todos, tampoco vayamos a engañarnos). Sin querer generalizar, creo que un docente podrá aportar a sus alumnos mucho más comentando lecturas en las que ha profundizado que esforzándose en enseñarles a manejar una tecnología de la que sus pupilos son nativos y él no.

En fin, divago para venir a decir lo mismo. Que necesitamos empezar a edificar una sociedad culta desde los hogares, las instituciones y los parvularios. Sino, Risto Mejide, Albert Espinosa o Dan Brown seguirán vendiendo más libros que Calcedo, Fernando Clemot, Menéndez Salmón...