martes, 10 de marzo de 2009

JUAN FILLOY, y 2

......
Breve noticia sobre Juan Filloy (1894-2000) y su obra, por Stella Maris Colombo
.....
El escritor argentino es el artífice de un vasto y variado universo escriturario, urdido desde una posición deliberadamente excéntrica en relación con los centros culturales hegemónicos. La decisión de hacer circular su obra en los márgenes del sistema (sólo a partir de 1967 publicó bajo sellos de circulación masiva) le permitió desarrollar desde sus inicios en la década del 30 una textualidad libre de sujeciones de cualquier índole: modas literarias, censura, apremios editoriales, etc., si bien limitó el campo de recepción de su escritura ya que durante mucho tiempo sus libros resultaron inhallables. Mayor difusión que éstos tuvieron, en cambio, una serie de datos curiosos entre los que se cuentan su afición por los títulos de siete letras, su autoproclamación como campeón mundial de palindromía, ser el autor de más de novecientos sonetos, haber cumplido su aspiración de ser un hombre de tres siglos, etc. Es de esperar que el proyecto de reedición de gran parte de sus libros puesto en marcha después de su muerte ayude a revertir esta situación, posibilitando el postergado encuentro de esta obra con el público lector.
.....

......
El reconocimiento crítico también tardó en llegar y puede decirse que todavía no resulta acorde a la magnitud del legado filloyano: se han publicado muchísimos artículos periodísticos y entrevistas pero escasean las investigaciones sistemáticas sobre su voluminosa obra. Juan Filloy: libertad de palabra (Fundación Ross, Rosario, 2000), volumen cuya autoría comparto con Graciela Tomassini, fue proyectado como una aportación en tal sentido. Allí reunimos un conjunto de estudios que tratan sobre los libros de Filloy publicados en la década del 30, una entrevista realizada poco antes de su muerte y una antología de textos del genial escritor cordobés. Precisamente en ese tramo de su obra se concentran señeras innovaciones temáticas, expresivas y compositivas; de allí que tanto su libro inicial Periplo (1931), al cual computo como una experiencia precursora en el horizonte de la ficción brevísima, como sus novelas ¡Estafen! (1932), Op Oloop (1934) y Caterva 1937) resulten de lectura imprescindible para quienes deseen comenzar a explorar los textos de Filloy.
.....
Son rasgos distintivos de la poética filloyana la prodigalidad de datos eruditos, el desdén por el eufemismo, el diestro manejo de la parodia, la ironía y el humor, así como también una singular mezcla de recursos adscriptos a paradigmas estéticos diversos, cuyo resultado es una escritura productivamente tensionada entre el apego a la tradición y el afán de transgresión.
....
La obra de Filloy está compuesta por varias de decenas de libros, muchos de ellos inéditos, e incluye, además de los textos mencionados, volúmenes de cuentos, nouvelles, poemarios, monodiálogos, ensayos, numerosas novelas, una obra de teatro y un raro libro titulado Karcino, del cual proceden los textos que hoy compartimos.
.....
....
Karcino
......
Este extraño volumen, cuya materia textual se despliega calculadamente al abrigo del rostro bifronte de Jano, fue publicado en Río Cuarto (Provincia de Córdoba, Argentina), en 1988. La impresión se realizó en los talleres gráficos Blanco y Barchiesi, con el auspicio del Fondo Nacional de las Artes y la Sociedad Argentina de Escritores. Dadas las dificultades para acceder a esa edición, durante muchos años fue un libro más mentado que leído (como ha ocurrido con la mayoría de sus textos); felizmente, en el 2005, la editorial El Cuenco de Plata, de Buenos Aires, volvió a ponerlo al alcance de los lectores. Gracias a la amabilidad de Filloy, nuestro equipo de investigación cuenta con un ejemplar de la primera edición, a partir de la cual cito.
.....
Dispuesto a reivindicar una práctica que percibía huérfana de atención, Filloy abre su libro con una constelación de reflexiones que aspiran a constituir un “Tratado de palindromía”. Tal es el título de la primera sección; allí repasa la variada nomenclatura existente para dar cuenta de los textos que admiten ser leídos tanto de izquierda a derecha como de derecha a izquierda y señala las pautas que, a su juicio, rigen este insólito quehacer. Asimismo expresa su particular valoración: la palindromía es “aventura y epopeya intelectual”, comparable con la “morosa delectatio de labrar sonetos” (p. 8); “noble entretenimiento (…) sublime por su irrefragable inutilidad” (p. 16); ejercicio que reclama rigor e ingenio y que es capaz de producir asombro y “placer estético” (p. 16). Señala la “primacía del español como idioma palindrómico” (p. 9) y encarece el goce proporcionado por el descubrimiento de la “duplicidad lúdica”, reputada como la “esencia de la palindromía” (p. 10).
....
En la sección siguiente, “Precisiones preliminares”, Filloy se aboca a la historización de esta práctica: tras señalar su origen helénico (el poeta Sotades, siglo III a. C., sería el primer palindromista) pasa revista a testimonios relevados en griego, latín, inglés, francés, italiano, portugués, húngaro. También se permite conjeturar que la palindromía podría hundir sus raíces en los tiempos genésicos: a partir del conocido palíndromo MADAM, I’M ADAM, Filloy recrea el relato bíblico acerca de la pareja fundacional y su expulsión del Paraíso. Enhebrando frases palindrómicas de variada extensión compone un texto que bien podría pasar a engrosar las pletóricas arcas del microrrelato hispanoamericano contemporáneo.
.....
“Ejemplario” es el título de la tercera sección, donde Filloy reúne unos dos mil palíndromos de su propia cosecha, a los que denomina “fillogramas”. El extenso repertorio exhibe ejemplos conformados por diferente número de palabras: desde un mínimo de 2 hasta un máximo de 17, con muestras de todas las posibilidades intermedias. Seguidamente, en la sección “Arteletra”, Filloy presenta una muestra de frases palindrómicas asociadas entre sí. Y, como cierre, invita a los lectores –desde su posición de “magister ludi de este inédito juego de abalorios mentales”- a emular sus ejemplos, prometiéndoles “estupendos réditos de sagacidad y de íntima satisfacción” (“Sugerencia”, p. 159).
.....
La difusión de noticias tales como la pervivencia del Club Palindrómico Internacional fundado en 1987 por Joseph M. Albaigés, así como la del Boletín mediante el cual se difunde su actividad; la reciente aparición de la antología de palíndromos Sé verla al revés, elaborada por los palindromistas Jesús Lladó y Pedro Ruiz (Ed. Praxis y Club Palindrómico Internacional, México D.F., 2008); el reconocimiento de su estatuto como género literario por parte de Ruiz, autor del Catálogo del palíndromo casi perfecto, hablan de la vitalidad de esta desinteresada y asombrosa práctica de agudeza mental a la que Filloy se enorgullecía de haber dedicado más de medio siglo de su existencia.
.....

.....
Lo que sigue son algunos pasajes relevantes de las reflexiones filloyanas acerca de la palindromía, desplegadas en Karcino:
.....
EN PURIDAD ¿qué es la palindromía sino la resurrección de la misma frase de su tumba de letras? (p. 10).
....
EN EL ESCENARIO del idioma, un duende apuntador impulsa a las palabras a expedirse en un orden y sentido determinados. Así aparecen ante los ojos del lector; más, desde bambalinas, un duende más duende, repite lo dictado. El rol es doble. Si en verdad se escucha la voz del actor, es porque la voz del segundo es opaca. Esa duplicidad lúdica es la esencia de la palindromía (p. 10).
....
GALA DE MUCHOS YERMOS DE HASTIO, la palindromía perfuma sus horas muertas. Hace nacer en cada frase una flor que antes no existía. El placer de recogerlas corresponde a quienes afrontan el aburrimiento como una travesía ineludible. Los que conocen superficialmente el tedio de vivir jamás computarán la hazaña. Seguirán aburriéndose sin alcanzar la meta sublime que jerarquiza metafísicamente nuestro fastidio fundamental (p. 12).
....
CADA PALABRA ES UN ENVASE. Pero hay envases y envases. Algunos son toscos, formados con letras ásperas, díscolas, con diptongos y triptongos abusivos y texturas de adecuación imposible y huraña. Otros son suaves, de amables aliteraciones, que sinfonizan la euritmia y la eufonía en su propia literalidad. Es el caso de NEUQUEN, ANILINA, RECONOCER. En estas palabras ejemplares, un azogue mágico devuelve el encanto de su unicidad (p. 13).
.....
La palindromía es un saludable quehacer lúdico. Su falta de obligatoriedad, su carencia de beneficios inmediatos o aleatorios ennoblecen su perfecta nadería. Su nadería absolutamente fáustica, de regocijo incoercible. (p. 56)
.....
Con toda la modestia compatible a la magnitud de la hazaña, declaro que soy el primer palindromista del mundo. -¡Qué?- El primer palindromista del mundo, a través de todas sus épocas, de todos los idiomas y de todas las latitudes del espíritu. Mi performance supera miles de veces a los récords que registran gramáticas, perceptivas y diccionarios. Y por lo menos en diez mil frases a una proeza que asombró a la antigüedad clásica: La del Emperador León VI, el Filósofo, que sólo alcanzó a componer veintiséis frases palíndromas… (p. 25)
.....
....
Para finalizar, transcribo el delicioso relato mediante el cual Filloy conjetura sobre el origen de la palindromía:
.....
Adán y Eva no eran mudos. Hablaba hasta la Serpiente. Obviamente hablaron. La Biblia no registra su conversación, un grabador mágico sí. Se sabe de tal modo que, al presentarse el varón, lo hizo en inglés y, al contestarle la mujer, con gracia latina y castellana:
-MADAM, I’M ADAM
-AVE! YO SOY EVA
.....
Fue un encuentro feliz. Todo es puro, virginal. Charlan descosidamente. Tras de recorrer el Edén, ambos coinciden que tanta perfección los aburre. Se quejan a dúo:
-SOLO
SOMOS
SERES
SOSOS
.....
A poco, escuchan que algo repta entre las plantas: la Serpiente. Y al captar la desazón de ambos, insidiosa los
ADUNA Y ANUDA
AL RUBOR AVARO BURLA
....
y luego de tentarlos
ADOBA LA BODA
ANULA LA LUNA…
.....
Caen en el pecado
EVA USA SUAVE
AMOR AROMA…
AMAR DE DRAMA
AZORADA ROZA
¡AH CARA VIVARACHA!
ALLA CEDE, CALLA…
....
entonces él su
ANIMO DOMINA
SE TROCO CORTES
¡AY, LE AMA EL YA!
....
y en fin
ADAM LA CALMA DA
.....
Saboreando el fruto prohibido, pérfida la serpiente que
ALEVE VELA
A FE BEFA
AMOR BANAL, PLANA BROMA…
A LA
AMADA DAMA
ACURRUCA
EL ARROBO BORRALE
Y
A DUELO LEUDA
RARO LLORAR
.....
Espantados, ateridos por la maldición de Dios, Adán y Eva acaban de inventar el trabajo. Y están cosiendo hojas sueltas con espinas y bejucos para su primer vestido… (pp. 32-34).
......
* En la primera foto aparece Juan Filloy con Stella Maris Colombo, autora de este trabajo y profesora en la Universidad de Rosario (Argentina) . Es también una de las mayores expertas en la historia del microrrelato hispanoamericana.
.....

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No nos puedes dejar esta belleza del material de las palabras a aquellos adictos a ellas: corres el peligro de que te tomemos por "camello"... Y te pidamos, cada vez, un poco más.

Simplemente exquisito. Gracias Fernando, un abrazo de un Atlántico, por fin, reflejando sol,

Natalia

Imaginario dijo...

me gusto tu blog no lo conocia, volvere
sludos

untalgregorio dijo...

que maravilla, "Anula la luna" es todo un poema en si mismo

Todo un hallazgo.

un abrazo

Alfredo J. Ramos dijo...

Como aficionado (pasión incluso) y ocasional buscador de palíndromos (todos están ahí ya, inmutables, casi eternos, pero también prolíficos: la lengua está viva), me alegran mucho estas documentadas entradas sobre el gran Juan Filloy, que es además uno de los escritores más longevos de nuestra lengua (106 años, menos 15 días). Tengo para mí que su envidiable salud estaba en estrecha conexión con su inmensa capacidad lúdica. Su Karcino, el magnífico tratado de palindromía al que debo horas placenteras y un hallazgo casi pessoano que nos hace felices a quienes compartimos un apellido («es Ramos al asomarse»), me parece algo más que una obra curiosa: un impecable ejercicio de ingenio y lucidez cuyos argumentos hubieran hecho las delicias de todo un James Joyce. Gracias a Stella Maris Colombo (cuyo nombre ya parece una estela filloyana), por su breve pero oportuna noticia, y al piloto de la nave por traérnosla.