jueves, 5 de marzo de 2009

El libro electrónico

....
Siento una infinita curiosidad por saber cuántos periodistas de esos que nos venden con tanto fervor el Kindle, e-book de Amazon, o cualquiera de sus competidores, han leído un solo libro en su versión electrónica, completo...
...
...

11 comentarios:

José Miguel Ridao dijo...

Yo antes era muy escéptico respecto a este asunto, pero he ido cambiando. En mi modesta opinión el libro electrónico se impondrá, o una versión mejorada (por ejemplo, un libro cibernético que leamos en proyección holográfica frente a nuestros ojos). Sólo es cuestión de tiempo, y me temo que el soporte papel quedará relegado a museos y a un uso residual de los nostálgicos, hasta que ya no queden nostálgicos porque hayan muerto todos, y entonces será un objeto de culto. Nos cuesta, a mí el primero, aceptarlo, pero lo veo como algo inexorable.

Un saludo desde este soporte virtual.

Mon dijo...

Hay que darse cuenta de la evolución. Los ojos se adaptan a otro tipo de materiales. Al principio, todas las pantallas enrojecian los ojos. Se fueron adaptando y los ojos acostumbrando...Creo que, en lectura, estamos muy adaptados a lo electronico.

Por lo tanto, no está tan lejos las dos opciones. Maquina y papel.

Lo importante es leer.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Yo creo que nadie que conozcamos ha leído aún un libro electrónico, y que, en este caso, la novelería precede al invento. Pero, como dice José Miguel, se impondrá. Supongo que será un artilugio callejero, para ser usado en los autobuses o en las salas de espera, como el MP3 y demás inventos de ese tipo, y que en casa y en los ratos de ocio seguiremos prefiriendo el tacto y el peso del libro. Queda, además, la cuestión de la conservación de los archivos correspondientes a las obras que vayamos comprando y leyendo. Hoy por hoy, el frágil papel sigue siendo uno de los materiales más duraderos que se hayan inventado; mientras que no me cabe en la cabeza que mis nietos puedan heredar los archivos electrónicos que yo haya podido acumular en vida.

Con todo, en esta nueva racha novelera hay algo estimulante: la posibilidad real de que los meros productos de consumo, que hoy tanto distorsionan el mercado literario, pasen al nuevo formato, y siga existiendo una subcultura minoritaria y secreta (como ahora, vaya) en torno al libro auténtico.

Tomás Rodríguez Reyes dijo...

... y yo les preguntaría, además, cuál es el último libro (en papel) que han leído.
En cuanto a la supremcía tecnológica, no creo que debamos tener tanto miedo. Con los libros que una acumulamos, compramos y aspiramos a leer tenemos para varias vidas en papel.
En cualquier caso, los lectores de fuste también son e el fondo bibliómanos y esa minoría a la que se refiere Benítez Ariza es la que lee.Saludos.

slothrop dijo...

Me alegro de lo que dice José Miguel, porque eso significa que no será como él dice.

Sergi Bellver dijo...

Podría pasar horas hablando del tema, pues en mi trabajo encuentro opiniones más que diversas. Pero permitidme que, con toda la cuarentena bajo la que cabe poner estas cosas, traiga un dato que viene, "precisamente", de lo virtual hacia el libro y no al revés. Desde hace unas seis semanas figura en mi página la siguiente encuesta, en la que votan otros escritores, algún editor, otros "bloggers", pero en todo caso, lectores que utilizan ambos soportes (que cada uno la interprete como quiera):

¿Qué relación intuyes entre libro y libro electrónico en un futuro cercano?

El libro-e acabará con el libro: 1 (2%)

El libro-e se impondrá y el libro será minoritario: 6 (12%)

Convivirán libro y libro-e: 33 (67%)

El libro prevalecerá y el libro-e será minoritario: 13 (26%)

El libro-e nunca tendrá una presencia relevante: 1 (2%)

Otra: 4 (8%)

Votos hasta el momento: 49
Días que quedan para votar: 3

jan desplá dijo...

lo importante es el fondo, no la forma... pasa igual en fotografía: digital o tradicional.. al final es es resultado lo que te enriquece o nó, no el material con el que está hecho

aunque en mi caso me sigo inclinando por el papel... :-0

Anónimo dijo...

Dejo aquí el vínculo a una muy sensata entrevista al respecto de este tema y que aparece hoy, en El País, con alguien que sabe mucho de libros y de lectura, el gran Antoine Compagnon, autor de Los antimodernos.

Saludos,
Ricardo MS

http://www.elpais.com/articulo/cultura/dificil/leer/Proust/Hegel/libro/electronico/elpepucul/20090306elpepicul_5/Tes

Miguel A. Zapata dijo...

Cierto, Ricardo, la entrevista con Compagnon, esclarecedora y mesurada, como él mismo.
Una boutade: ¿imaginan en el siglo que viene la feria del e-book antiguo y de ocasión, cuando al quedar obsoletos los sucesivos modelos por exigencias de mercado (a las pruebas de otros soportes superados me remito) no haya manera de conectarlos o recargarlos o descargar obras o como demonios se nomine la cosa, y el mundo de la letra se reduzca sólo a melancólicos soportes tecnológicos sin contenido literario alguno, como si desaparecieran las gavillas de hojas y quedaran sólo en nuestras manos las cubiertas como alas de pájaros muertos? ¿Apocalíptico-lírico me hallo? No sé.

Valentín Pérez dijo...

La prensa tiende desde hace tiempo no tanto a contar las noticias como a crearlas, en ese sentido a partir de cualquier indicio construyen un mundo y se han empeñado en que este año el libro electrónico triunfe. Lo cual por otra parte también se intentó en el 2008 y en el 2007. Evidentemetne el libro electrónico triunfará -pero cuál será la magnitud de su triunfo aún está por ver- pero hablar de que el libro en papel desaparecerá me parece similar a aquellos que consideraron que la televisión acabaría con la radio, o con internet acabaría con la televisión, etc. etc. El libro electrónico es algo distinto del libro en papel, porque solo tienen en común el contenido, pero en el caso del libro, el continente ha sido siempre algo más que un siempre recipiente. No debemos olvidar que los niños se inician en la lectura precisamente por el objeto, explorándolo, mucho más que por el contenido. ¿cómo vamos a iniciar a los niños a la lectura con un libro electrónico? En cualquier caso y al margen de que muchos estén interesados en acelerar un cambio incierto, el libro electrónico aporta innumerables ventajes y su convivencia con el libro en papel será sin duda una buena noticia para editores, autores y lectores... pero con calma, dejemos que los cambios llegen cuando sea el momento, sin acelerarlos a base de artículos y más articulos que solo repiten las mismas noticias una y otra vez.

Hiperbreves S.A. dijo...

La tecnología podrá conseguir un libro electrónico que se popularice, pero aún no existe. Todavía estamos en pañales en lo del ebook. Tampoco creo que el libro tradicional desaparezca del todo.