sábado, 21 de marzo de 2009

David Trueba en Tubinga

.....
....
Me encuentro en Tubinga, una pequeña gran urbe que vive de y para su prestigiosa Universidad, centro donde se está celebrando el Congreso de los Hispanistas Alemanes. El pasado jueves el director de cine y escritor David Trueba intervino en dos actos distintos: en un coloquio sobre su última novela, Saber perder (Anagrama, 2008) y en otro en torno a su espléndida película, codirigida junto a Luis Alegre, La silla de Fernando, de la que ya os he hablado con encomio en este blog. Trueba estuvo ameno, sensato y lúcido, pero además dejó enamoradas a las señoras y envidiosos a los caballeros. En cierto momento, incluso decidió trasladarnos un enigma que preocupaba especialmente a su prestigioso traductor alemán: ¿Cómo traducir la locución del título saber perder? A propósito de esta obra, creo que por fin los lectores más exigentes y la crítica se lo han tomado en serio como escritor, a pesar de lo difícil que resulta en España ser aceptado en dos ocupaciones distintas. David se halla en el camino de conseguirlo. Para mí representa el último eslabón de una estirpe de españoles que han trabajado, con fortuna y no sólo de modo ocasional, tanto en el cine como en la literatura, en la línea de Enrique Jardiel Poncela, José López Rubio, Edgar Neville, Miguel Mihura, Jesús Fernández Santos, Gonzalo Suárez, José Luis Borau o Fernando Fernán Gómez, por no hacer la lista interminable.
.....
Como les iba diciendo, me hallo en Tubinga. Sin ir más lejos, se trata de la ciudad en la que llegó a ganarse la vida, impartiendo clases, el ingeniero militar alemán que construyó la máquina voladora en la que logra desaparecer Onofre Bouvila, personaje de La ciudad de los prodigios... Nos lo acaba de recordar el profesor Dieter Ingenschay, quien conoce tan bien la narrativa española e hispanoamericana.
.....
...

5 comentarios:

oriol dijo...

¡¡Grande Trueba!!

Elena en Berlín dijo...

Caramba, en Tübingen, mi segunda patria alemana. Imagino que ya lo habrán llevado a ver la torre de Hölderlin.

Habrá que darle una oportunidad a "Saber perder", viniendo como viene recomendada. La verdad, "Abierto toda la noche" me pareció... ñoña, por no decir otra cosa.

Fernando Valls dijo...

No te preocupes, Elena, que hablaremos en los próximos días de la torre de Hölderlin, cómo no.

Hiperbreves S.A. dijo...

La verdad es que leí "Abierto toda la noche", de David Trueba, lleno de temores y prejuicios, pero su arte me convenció.

El Nota dijo...

He leido Saber Perder y me ha gustado,tiene un aire de naturalidad,de te ha pasado a ti o te puede pasar..situaciones que descolocan a los personajes,y todas con un denominador común,han perdido y pierden cosas por el camino.
Un saludo