viernes, 6 de febrero de 2009

De GABRIELA AGUILERA a LUZ CASAL

....
....
-----------
EL ÚLTIMO TIRO

...
Al Círculo de las Bacantes y su Departamento
De Venganzas Asociadas

..
La llegada de la Evelyn al Cuarenta y Ocho fue como la de cualquer otra persona, sólo que ella llevaba una cartera con tres pistolas cargadas. Tocó el timbre del motel de fachada rosa iluminada con neones azules y entregó un fajo de billetes a la camarera, que le indicó la habitación signada con el número seis. Sin vacilar, sacó una pistola e hizo fuego contra la cerradura, antes de patear la puerta y entrar a la habitación en la que estaba Fernando con otra mujer. La voz de Luz Casal susurraba: "Te has parado a pensar en lo que sufrirás...".
...
Fernando se levantó, asustado, y la mujer se tiró al suelo, gritando. La Evelyn estaba calmada. En el mundo en el que había crecido, entre narcos y delincuentes, cargar armas y saber usarlas era parte de la vida cotidiana. Por eso, sin hacer caso de los gritos ni de las palabras atropelladas con que Fernando trataba de disuadirla, apuntó y disparó de nuevo, hiriéndolo en el muslo. Luego volvió el cañón hacia la mujer desnuda y vació la primera arma, sin detenerse hasta que el percutor sonó a hueco y ella quedó inerte, envuelta en parte de la sábana, con la cabeza apoyada en el velador.
...
Después miró al hombre, que le suplicaba que parara, apretando la herida de su pierna, tirado sobre la cama. La Evelyn sacó la otra pistola y apuntó disparando a la pared, a la lámpara, al borde de la cama, acercándose cada vez más a Fernando. Se dio ese tiempo con la tranquilidad y la pericia de los que saben.
....
...
Dieciocho tiros salieron de las armas que usaba, ninguno lo suficientemente certero como para provocar la muerte del hombre acorralado en la cama, sin hacer amago de escapar, sólo esperando a que aquello terminara.
...
La Evelyn bajó la mano que sostenía la pistola y caminó hacia Fernando, como si no diera por hecho que la camarera debía haber llamado a la policía. Había silencio en el motel y sólo se escuchaba la respiración y los quejidos del hombre, envueltos en la voz de Luz Casal "...recordarás el sabor de mis besos...".
...
Cuando estuvo junto a él, la Evelyn lo miró desde lo alto, con la seguridad del que ha ganado una partida. Fernando le pedía perdón, suplicante.
...
Ella no habló. Sólo esbozó una sonrisa y levantó la mano armada. La bala número diecinueve fue a incrustarse en medio de los genitales de Fernando.
...
La Evelyn salió de la habitación, caminó hasta la puerta del Cuarenta y Ocho y desapareció enfundada en el azul de los neones de la fachada. En la habitación número seis, Luz Casal terminaba la canción: "...y entenderás en un solo momento qué significa un año de amor".
...


....
* La chilena Gabriela Aguilera es narradora y profesora en talleres literarios. Ha publicado dos libros de cuentos, Asuntos privados (2006) y En la garganta (Asterión, Santiago de Chile, 2008). Este microrrelato aparece recogido en Con pulseras en los tobillos (Asterión, Santiago de Chile, 2007).
.....
* La foto de Gemma Pellicer está hecha en Neuquén, ciudad de la Patagonia argentina, en noviembre del 2008..

6 comentarios:

Mega dijo...

Todo en la Evelyn me parece excesivo... Seguramente también lo fue su amor.

Anónimo dijo...

Mega:
A partir de Lorena Bobbit y tantas otras en la historia del mujerío, antes y después...la Evelyn tiene ganado su lugar. Y créeme...ella existe.
Gabriela Aguilera

Magnolio dijo...

Tanto la una como la otra, te dejan con algo encogido. Debe de ser la intensidad que ambas transmiten con sus trabajos.

Felicidades a Gabriela, Luz (y Fernando, por traerlas aquí).

bambu222 dijo...

Una venganza terrible que ocurre todos los días, amor y muerte a menudo asociados, no se sabe porqué mecanismo.Tres víctimas:el hombre,la "otra"(doble víctima) y la amante poseida.Al final todos pierdem.

bambu222 dijo...

perdón me equivoqué de tecla.."pierden"

albalpha dijo...

Pasión desbordada, arrebatada. Sí, esos seres existen. Puedo ver a Evelyn y la conjunción con Luz Casal es brillante.

Besos

Alba