domingo, 3 de agosto de 2008

Boquitas pintadas, 19

...........
"¿Sabrán ya en el Casino de Figueras que en Nueva York me piden autógrafos por la calle?".
SALVADOR DALÍ
.......
"Soy esa mujer de mediana edad que cree que la experiencia es un grado. Lo peor. Soy esa mujer que sobrevive en un mundo infestado de artistas. También soy esa mujer que cree que un cocinero no debiera calificarse como artista".
ELVIRA LINDO
......
"No son los elementos de la actualidad los que deciden la calidad de un texto, sino los sostenes de tipo moral y político, y la construcción de su dramaturgia".
JORGE LAVELLI

"Si viene un ciego [al teatro], tienes que divertirle, como a un japonés que no conoce el idioma, o a un niño. Si no lo consigues, es que lo haces mal".
JÉRÔME SAVARY

"Mi personalidad como director consiste en no lucirme".
JOSÉ LUIS CUERDA

"Los grandes grupos editoriales consideran que es inútil traducir nada al inglés. Cuando dejé Ramdon House habían decidido no hacer más traducciones".
ANDRÉ SCHIFFRIN

"Cuando empecé, se llevaban las posturas correctas y las expresiones como de muñeca. Después cambiaron los gestos, en vez de sentarse erguidas se encorvaban y separaban las piernas más y más, ahora ante la falta de ideas ha llegado el sexo; hay muchas tetas y un descoque total. Se enseña lo que se puede, da igual que sea verano o invierno".
EDWARD STEICHEN, fotógrafo

"Que nadie nos venga con la milonga de la libertad y toda su cochambre de flores pútridras".
JUAN MANUEL DE PRADA

* Tatiana Parcero, 1996.

2 comentarios:

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Lo importante no es tanto triunfar en NY, como que lo sepan en el casino de tu pueblo. Porque, realmente, con quienes se tienen cuantas que saldar no es con los neoyorquinos de turno, sino siempre con tus paisanos. O eso parece.

Paseante dijo...

Me quedo con la cita de Savary, y me permito aplicarla al mundo de la creación en general. Entiendo que no se trata de escribir para el público. Pero me parece imprescindible que el autor se convierta en público de sí mismo. Y si el autor pretende ser bueno, conviene que su público le plantee todas las dificultades posibles.