viernes, 27 de junio de 2008

Las tertulias literarias en Ínsula

...........
.......
.....
El profesor Laureano Bonet, de la Universidad de Barcelona, ha coordinado el interesante número de junio, dedicado a las tertulias literarias. En el artículo de presentación, sintetiza el estado de la cuestión, refiriéndose incluso a los blogs como una nueva forma de conversación cultural, "la charla entre internautas que supera las barreras físicas y se derrama por todo el planeta". Claro que, tampoco faltan trabajos sobre ese precedente de las tertulias que fueron las Academias del Siglo de Oro (Carlos Vaíllo); las tertulias en el siglo XVIII, como una forma de reunirse y conversar para intercambiar conocimientos (Joaquín Álvarez Barrientos); las tertulias santanderinas en el XIX (Salvador García Castañeda); el salón de la Pardo Bazán (Cristina Patiño Eirín); la presencia de Valle-Inclán en el Cafe de Levante (Margarita Santos Zas); los salones de la infanta Eulalia, en la segunda mitad del XIX y primeras décadas del XX (Ángeles Ezama Gil); la decadencia de las tertulias en los cafés (Antonio Bonet Correa); la tertulia republicana de Manuel Azaña (Jesús Ferrer-Solà); las peñas literarias barcelonesas del XX (Albert Manent); la tertulia del Lyon D´Or (Jordi Amat); y las tertulias en el Madrid de la postguerra (José María Martínez Cachero).
......
La misma revista Ínsula, durante muchos años, en la época en que la comandaba José Luis Cano, mantuvo una activa tertulia que frecuentaban escritores e hispanistas que pasaban por Madrid. Y para concluir, una primicia: en el número del próximo mes de septiembre, dedicado al microrrelato español (de Juan Ramón Jiménez y Ramón Gómez de la Serna a José María Merino), Ínsula reducirá su formato.
.....

4 comentarios:

Paseante dijo...

Es evidente que los blogs constituyen la última versión de las tertulias literarias, ya que permiten el mismo rigor y la misma informalidad que aquellas reuniones en las que todos podían aprender de todos. En el blog falta poder compartir el café y (quienes pueden permitírselo) el humo de un buen cigarro. Pero a cambio, es verdad que la total ausencia de fronteras confiere al encuentro un valor extraordinario.

Tomo buena nota de esa primicia, relativa a la edición de Ínsula centrada en los microrrelatos. Una vez más, Fernando, gracias por tus valiosas informaciones.

Cristóbal dijo...

Como Paseante tomo nota de la primicia, ese número dedicado a los microrrelatos, Y también a la reducción del formato, lo que supongo que la hará una publicación más manejable.

Con respecto al presente número, tengo mucha curiosidad por leer el artículo dedicado a la tertulia republicana de Manuel Azaña.

Anónimo dijo...

Gracias por la primicia. A mí me gustaba mucho su tradicional formato, espero que no pierda con el cambio. Y, por favor, que se pueda encontrar a la venta en quioscos. Sigue siendo un suplicio dar con un ejemplar de la revista, con lo buena que es y lo difícil que resulta hallarla. También sería excelente que se reanude la venta online de números atrasados (aunque sea en formato pdf, eso da igual). Que hagan un esfuerzo, por favor. Gracias.

Rafael.

Ida Lupita dijo...

Es mucho más que una versión mejorada de las tertulias literarias. Impesable la participación en las tertulias si no eras miembra, incluso miembro,de la sociedad literaria;los recomendados y personajes con cierto lucimiento también podían entrar y decir la suya, pero, ni de lejos gozaban de la libertad participativa y ajena a las castas de los blogs.
Ida Lupita.