viernes, 2 de enero de 2009

Autorretrato de GRACILIANO RAMOS

...
.....
"Autorretrato a los 56 años"
....
Nació en 1892, en Quebrangulo, Alagoas.
Casado dos veces, tiene siete hijos.
Altura 1,75.
Zapato nº 41.
Cuello nº 39.
Prefiere no andar.
No le gustan los vecinos.
Detesta la radio, el teléfono y las campanillas.
Tiene horror a las personas que hablan alto.
Usa gafas. Medio calvo.
No tiene preferencia por ninguna comida.
No le gustan las frutas, ni tampoco los dulces.
Indiferente a la música.
Su lectura predilecta: la Biblia.
Escribió Caetés con 34 años.
No le concede preferencia a ninguno de sus libros publicados.
Le gusta beber aguardiente.
Es ateo. Indiferente a la Academia.
Odia a la burguesía. Adora a los niños.
Los novelistas brasileños que más le gustan: Manoel Antônio de Almeida, Machado de Assis, Jorge Amado, José Lins do Rego y Rachel de Queiroz.
Le gustan las palabrotas escritas y habladas.
Desea la muerte del capitalismo.
Escribió sus libros por la mañana.
Fuma cigarrillos "Selma" (tres mazos por día).
Es inspector de enseñanza, trabaja en el Correio da Manhã.
A pesar de su fama de pesimista, no está de acuerdo.
Sólo tiene cinco trajes, estropeados.
Rehace sus novelas varias veces.
Estuvo preso dos veces.
Le resulta indiferente estar preso o libre.
Escribe a mano.
Sus mayores amigos: Capitán Lobo, Cubano, José Lins de lo Riego y José Olympio.
Tiene pocas deudas.
Cuando fue alcalde de una ciudad del interior, soltaba a los presos para que construyeran carreteras. Espera morir con 57 años.
......
.....
* Manuel Rivas comentaba en un artículo reciente que el escritor brasileño Graciliano Ramos, poco antes de morir, escribió "el mejor autorretrato conocido de un escritor". Ante una provocación semejante, me puse a buscar el texto que ahora reproduzco. El escritor brasileño nació en Quebrangulo, Alagoas State, el 27 de octubre de 1892, viviendo la mayor parte de su vida en la región desértica de Pernambuco, frecuente protagonista de sus obras. Cuando era un niño, su familia se trasladó a la ciudad de Palmeiro dos Indios, donde su padre regentaba una tienda. No pudo terminar la educación secundaria. Descubrió por sí mismo las novelas naturalistas de Émile Zola, Gorki y Jose Maria de Eça de Queirós, que tanto influirían en su propia obra. En 1914 se trasladó a Río de Janeiro, donde trabajó como corrector de estilo en varios periódicos. Cuando volvió a su ciudad natal, la peste había acabado con muchos miembros de su familia y tuvo que ponerse a trabajar en el comercio de su padre. Poco después se casó. Tras la muerte de su primera esposa, volvió a casarse, poco después publicó su primera novela, Caetes (1933), y fue nombrado director de Instrucción Pública en el Estado de Alagoas. En 1936 fue encarcelado por razones políticas, poco antes de la dictadura de Getúlio Vargas, y desterrado a Río de Janeiro, acusado de comunista. Ese mismo año aparece su novela Angústia. En 1938 se publica Vidas secas, basada en el drama existencial de las personas nororientales brasileñas. El año siguiente fue nombrado Inspector Federal de Educación Secundaria en Río de Janeiro. Después aparecieron libros como Histórias de Alexandre (1944), Infância (1945) y los cuentos de Insônia (1947). En 1951 fue elegido presidente de la Asociación de Escritores Brasileños. Murió de cáncer, en 1953, poco tiempo después de viajar a la Unión Soviética.
.....
* El autorretrato es de la pintora brasileña Tarsila do Amaral.
.....

2 comentarios:

Javier Quiñones dijo...

No sé si la opinión de Manuel Rivas es algo exagerada, pero el autorretrato es muy bueno. Por otra parte, algunos de los publicados en estas páginas no desmerecen. Con todo, un acierto el ofrecerlo a los lectores, Fernando.

siempreconhistorias dijo...

Excelente autorretrato, sin duda. Gracias por traerlo, Fernando, ahora tendré que leer al autor. Claro.