miércoles, 19 de junio de 2013

MELANIE TAYLOR

........
A FALTA DE FICCIÓN
......
Érase un país de donde exiliaron a los escritores. O quizás fueron ellos los que se autoexiliaron al realizar que sus creaciones, incluso las más descabelladas, se teñían de realidad aún antes de que sus libros salieran de la imprenta. ¡Qué terrible era imaginar una escena y verla como noticia del telediario! ¡Qué imposible cenar cuando el monstruo del cuento se sienta al lado del plato de sopa! Cuando el gobierno anunció una guerra, los escritores soñaron escenas innombrables que no desearon escribir. Huyeron del país escritoras con maletas hechas de  retazos de poemas, escritores de barbas grises con historias arrugadas en los bolsillos y jóvenes con la esperanza  oculta en la suela de las zapatillas. Todavía quedan algunos escritores. Se sientan a beber café, se ahogan de insomnio y atrapan sus ideas antes de que puedan volar lejos de ellos, las estrujan hasta que quedan hechas menos que sombras, menos que polvo…, nada.
.......
.......
Melanie Taylor (Panamá, 1972) es escritora y violinista en la orquesta Sinfónica Nacional de Panamá. Ha ganado diversos premios, como el Rafaela Contreras de la Asociación Nicaragüense de Escritoras (Nicaragua, 2009). Escribe el blog Cuentos al garete. Este microrrelato es inédito. La foto es de Flash Any.
......

6 comentarios:

Francesc Cornadó dijo...

Muy buen micro, algo manierista. A tenor de su lenguaje y siendo músico como es esta autora, no me extrañaría que entre sus preferencias musicales estuviera Giovanni Gabrielli o Carlo Gesualdo.
Salud
Francesc Cornadó

checha dijo...

Me contaron en una ocasión de alguien que escuchaba en palabras los pensamientos de sus interlocutores. En principio, podría parecer una cualidad envidiable, saber toda la verdad, lo que se nos oculta tras las palabras o el silencio.
Pero, para la persona en cuestión, era una verdadera tortura saber con exactitud lo que la otra persona diría o callaría, conocer intenciones ocultas, buenas o malas, que en algunos casos la hacía compartir mesa con verdaderos monstruos de aspecto humano.
¡Mejor no saber!, exclamamos con frecuencia, y con ello alabamos nuestro ser como humanos, finitos, como caminantes que alcanzan el conocimiento, ¡no con varitas mágicas!, sino en su esforzado caminar por la vida.
Muy bonito el relato, Melanie

Inés Arias de Reyna dijo...

A esta autora la publicamos en el "Libro de los monstruos" (Escuela de Fantasía, 2012) con un relato que a mí, personalmente, me gustó mucho: "Desde el espejo" :).

Jorge Luis Guillén dijo...

¡Qué terrible debe ser cuando un escritor trata de silenciar a su conciencia, dormir sus ideas y callar lo que ve!

Sonia Trivillin de Coltré dijo...

Felicitaciones por tus trabajos. También soy violinista y escritora, además de profesora de Inglés y Español. Me preocupa, en calidad de esto último, el uso de "false friends" como REALIZAR en este caso (que no significa "darse cuenta"). Ver por ejemplo, http://www.wordreference.com/definicion/realizar
Sigue adelante, y ¡viva el arte!

Melanie Taylor dijo...

Gracias, Sonia, por tu aclaración, es cierto, a pesar de revisar los trabajos muchas veces, se nos va una de éstas.