lunes, 15 de septiembre de 2008

Más sobre el Premio Setenil

.....
Se han hecho públicos los finalistas que optarán al V Premio Setenil al mejor libro de relatos publicado en España, que convoca la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Molina de Segura (Murcia), con una dotación de 12.000 euros. El fallo se conocerá a finales de octubre. Su propósito estriba en contribuir a reforzar la importancia del cuento como género literario en nuestro país. Los finalistas los decide un jurado previo. La relación ya ha aparecido en ciertos blogs, como los de Juan Carlos Márquez, David González T. y Miguel Ángel Muñoz, junto a diversas consideraciones de interés sobre el posible acierto en la elección de los finalistas, así como acerca de los criterios barajados por el jurado a la hora de decidir el fallo final.

......
.....
El jurado definitivo estará compuesto por José María Merino, Ramón Jiménez Madrid, Manuel Cifo y Manuel Moyano, quien actúa de secretario, no sé si con derecho a voto. Moyano es, aparte de un excelente narrador, el organizador y alma de este premio, así como el responsable de buena parte de sus aciertos. A Merino no hace falta presentarlo; Ramón Jiménez Madrid es uno de los mejores conocedores de la narrativa breve española de las últimas décadas; y de Cifo sólo sé que es profesor de Literatura en un Instituto de Bachillerato.
.
Lo primero que habría que alabar de este premio es el acierto, demostrado hasta ahora, en sus decisiones. Contar ya entre sus ganadores a Alberto Méndez, Juan Pedro Aparicio, Cristina Fernánez Cubas y Sergi Pàmies, no parece ninguna tontería. El que el último año se optara por un libro publicado inicialmente en catalán, de indiscutible valor literario, les resta argumentos, una vez más, a los nacionalistas catalanes fanáticos. No es poco. Pero también me gustaría llamar la atención sobre su transparencia, de lo que es buena prueba el que conozcamos el nombre de todos los participantes y finalistas, cosa muy poco frecuente en los premios literarios. ¿Por qué no hacer público también los nombres de todos los componentes del jurado?
.....
....
El caso es que el premio ha generado un interesante debate en los blogs, puesto que las secciones de cultura de los periódicos, con el rumbo perdido, entre la seudomodernidad vacua de, por ejemplo, El País, lo que más me duele, y los compromisos con las editoriales que les ponen publicidad, no se hacen eco de estas cosas. Y así, cada vez es más evidente como pierden agilidad y le prestan más atención a asuntos banales que nada tienen que ver con la cultura, sino con su folklore.
.....
.....
Empecemos por los finalistas. Se echan de menos, entre ellos, y no soy el único, remito de nuevo a los blogs citados, los libros de Ricardo Menéndez Salmón, Enrique Vila-Matas e Iban Zaldua. Y si no tuviera que ver con la editorial Menoscuarto, también me sorprendería la ausencia de los libros de Jorge G. Aranguren, Julia Uceda y Carlos Pujol. Y, por lo que se refiere al microrrelato, Astrolabio, de Ángel Olgoso, publicado en Granada por Cuadernos del Vigía. Y eso, por sólo citar libros que conozco. Y así enlazo con otro de los problemas importantes con que nos encontramos los lectores, y los críticos que se ocupan habitualmente del cuento, como es mi propio caso, y es que cuesta encontrar ciertos libros, sobre todo aquellos que editan las editoriales pequeñas y periféricas. Así, por ejemplo, de no haber sido por los autores, nunca hubiera visto los volúmenes de Juan Carlos Márquez y Ángel Olgoso. Pero veo, por ejemplo, que se pondera mucho el libro de Patricia Esteban Erlés, por lo que siento no haberlo visto nunca, quizá por culpa mía.
..............
Lo que me consta es que es un premio independiente, en el sentido de que el jurado final es soberano. ¿Qué tiene en cuenta? Eso es ya más complicado y depende de cada uno de los miembros. Creo que el primer criterio, y fundamental, debería ser siempre la calidad, la ambición literaria, los empeños y logros. Pero, seamos realistas; también pueden tenerse en cuenta otras consideraciones: no volver a darle el premio a la misma editorial (Anagrama), o la misma literatura, la catalana, de donde este año que las posibilidades de Monzó (o de Vila-Matas, de ser finalista), serían menores; o premiar a un editor que desempeña una importante labor en pro del género y que hasta ahora no ha obtenido el galardón, como Páginas de Espuma, con lo que aumentarían las posibilidades del excelente libro de Pablo Andrés Escapa. Pero, insisto, todas estas consideraciones se olvidan cuando la calidad de un libro es indiscutible. Y, por último, y muy importante, todo esto ocurre cuando el jurado conoce la materia que juzga, algo cada vez más infrecuente, y sus componentes votan con sinceridad, en conciencia, digamos. Si se dan todas estas condiciones, no importa que el libro sea de un autor famoso o desconocido, publicado por una editorial poderosa o modesta. No en vano, a mayor conocimiento y sinceridad del jurado, mayor garantía de justicia se deriva. En fin, así me parece que andan las cosas...
.....
* Los cuadros son de Philip Guston.
....

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Es muy sorprendente que no se encuentre Gritar, de Ricardo Menéndez Salmón, entre los finalistas. Es un gran libro,
con el de Sergi Pàmies, Eloy Tizón y Juan Carlos Méndez Guédez de lo mejor que he leído últimamente.

Anónimo dijo...

Es un premio un poco patriótico. Exigen que los ganadores tengan nacionalidad española. Algo para mí literariamente anacrónico... Eso explica que queden fuera excelentes libros como alguno que mencionan en el primer comentario...

Paseante dijo...

Los aspirantes al premio Literal de relatos aceptan las bases del concurso. El premio Literal de relatos no podrá ser declarado desierto. El fallo literal del jurado será irrevocable. (microrrelato)

Juan Carlos Márquez dijo...

Anónimo: Muchos premios literarios de los países hispanohablantes de América también están restringidos a participantes nacionales.

Fernando Valls dijo...

Anónimo, es un anacronismo del que no se ha librado aún Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Francia, Italia, Argentina y ni siquiera Venezuela...
Aunque no se me escapa tampoco que nosotros, que somos los más molonguis, deberíamos de darle ejemplo al mundo.
Por cierto, ¿es necesario que te ampares en el anonimato para escribir tu comentario? El diálogo sería más igualitario si supiéramos todos quiénes somos y desde qué posición opinamos.

Pat Rizia dijo...

gracias, Fernando, por dar más datos de este asunto. Opino lo mismo que Juan Carlos, anda que no hay concursos patrióticos allende los mares...

Miguel Ángel Muñoz dijo...

Me reafirmo en lo comentado en mi blog, y expuesto aquí por ti. El jurado tiene todas las garantías, eso por delante. Premiará un buen libro, también sin dudarlo. Creo que si nos ocupamos -más que preocuparnos- del mecanismo del premio es porque los amantes del relato lo valoramos y quisiéramos que mejorara, en lo posible, pero creo que es uno de los premios más exquisitamente limpios que tenemos por estos andurriales.

Fernando Valls dijo...

Pero está muy bien, Pat, Juan Carlos, Miguel Ángel y Anónimos varios, que nos mantengamos alerta, que no dejéis de dar vuestra opinión fundamentada.
Por ejemplo, yo me pregunto por qué nunca ha formado parte del jurado un crítico literario tan prestigioso e independiente como José María Pozuelo, siendo -además-murciano.

Marta dijo...

Bueno, yo ya he dicho en otros blogs que noto ausencias sangrantes: Zaldua, Zapata, Olgoso. No nombré a Menéndez Salmón porque, a pesar de ser paisano mío, no he leído aún Gritar. Pero también hay libros de relatos de primera: los de Calcedo, Escapa, J. C. Marquez, por nombrar a mis favoritos.
Yo estoy deseando saber quién ha ganado, la verdad.

Pat Rizia dijo...

Creo que la ausencia de alguien como Pozuelo en ese jurado es un rasgo llamativo, sí. A mí ahora se me ocurre que de entre todos los libros finalistas hay varios títulos y editoriales que no conocía ni de oídas. Y otros los he conseguido viendo cómo el librero se rascaba detrás de la oreja para discurrir el modo de traerlos hasta aquí. Por eso no me atrevería a votar ni me decantaría por nadie. No voy a poder leer todos los libros que compiten, ya no hablamos de los que se quedaron fuera. Esa dificultad, a veces imposibilidad manifiesta, de acceder a según qué publicaciones las dejan fuera, en principio, de cualquier hipótesis justa. A Monzó lo hemos podido leer todos, lo mismo o casi cabe decir de Calcedo, pero hay autores que no han tenido la misma suerte de publicar con cierta proyección (siempre relativa, que estamos hablando del cuento...) y no se les ve ni se les oye.

Juan Carlos Márquez dijo...

Bueno, al menos Europa press se hace eco:

http://ecodiario.eleconomista.es/cultura/noticias/755158/09/08/CASTILLA-Y-LEONTemporada-de-huracanes-y-Vida-de-perro-editadas-por-Menoscuarto-entre-los-finalistas-del-Premio-Setenil-de-Re.html

David González Torres dijo...

Llegar tarde a estos lugares es lo que tiene: te repites. Suscribo lo que dicen muchos de los participantes en el debate. Mi pregunta es también algo cínica: ¿Repetir editorial o lengua del autor condiciona el Setenil más que la calidad literaria del libro en cuestión -ya saben de quien hablo-? ¿Se premia el libro o lo que entinta la solapa?

PD: Cierto, Fernando, que sí, que los suplementos ¿literarios? están más por lo folklórico que por
lo a-post-ólico cuentista...

En fin. Todo sigue igual.