lunes, 30 de noviembre de 2009

Sánchez Ferlosio: premiado con marcha atrás

....
.....
Se acaba noviembre y parece que no hemos tenido un sólo día sin un premio literario; ni autor que, por joven que sea, no atesore en su zurrón unos cuantos reconocimientos. Desde luego, Rafael Sánchez Ferlosio (Roma, 1927) se merece todos los premios que le den, e incluso alguno más, aunque sólo sea por lo poco que ha cabildeado a lo largo de su existencia. En la importancia de su obra narrativa y ensayística parece innecesario volver a insistir. Ahora, todos lo saben, acaba de obtener el Premio Nacional de las Letras Españolas, que concede el Ministerio de Cultura, dotado con 40.000 euros. El jurado estaba compuesto por José Manuel Blecua, Andrés Fernández-Albalat, Andrés Urrutia, Marta Pessarrodona, José J. Gómez Asencio, Juan Mollá, Santos Alonso, Lucía Martínez Odriozola, Esther Tusquets y Ana María Matute, como autora galardonada en el 2007. La presencia de varios de ellos resulta difícilmente justificable, pero esto ya no es noticia... Sin dudar de los merecimientos del autor, como decía, uno no puede dejar de preguntarse si tiene algún sentido concederle este premio a quien ya obtuvo el Cervantes, algo que ya había ocurrido con Antonio Buero Vallejo.
.....
.....
¿No existen, acaso, otros escritores que se merezcan también este premio y que nunca han obtenido un reconocimiento por el conjunto de su obra? Por no sólo citar a autores que tienen más de 75 años, por tanto con una obra ya hecha, recuerdo ahora a Juan Eduardo Zúñiga, Carlos Edmundo de Ory, Cristóbal Serra, Ramiro Pinilla, Francisco Nieva, Javier Tomeo, José Luis Sampedro, Jorge Semprún, Luciano G. Egido, Pablo García Baena, María Victoria Atencia y Julia Uceda. ¿Por qué no a X.L. Méndez Ferrin y a Alfonso Sastre, corriendo el riesgo de que lo rechazarán? O a Medardo Fraile, que tanto predicamento tiene entre algunos jóvenes escritores de cuentos españoles.
....
.......
Rafael Sánchez Ferlosio acaba de publicar un nuevo libro, Guapo y sus isótopos (Destino), un título poco afortunado pero con el que conseguirá que algunos sepamos para siempre lo que es un isótopo. Pero me imagino que, al premiarlo, el jurado habrá pensado más en novelas como Industrias y andanzas de Alfanhuí (1951), que ha reeditado Destino con fotos de la época, El Jarama (1956), con la que obtuvo el Premio Nadal y el Premio de la Crítica, o en algunos de sus extraordinarios cuentos. Menos interés tiene, en mi modesta opinión, El testimonio de Yarfoz (1986), y los diversos libros ensayísticos, aunque son excelentes sus artículos más breves y sus reflexiones y aforismos, a los que ha denominado pecios, recogidos en Vendrán más años malos y nos harán más ciegos, libro con el obtuvo el Premio Nacional de Ensayo.

P.S. Para los interesados en la narrativa brevísima: ¿el texto de Sánchez Ferlosio que doy a continuación puede leerse como un microrrelato?
.......
(Biografía) Al prenderse mediante un imperdible la carta para el juez ya se estaba tratando como muerto, como si le dijese anticipadamente a su propio cadáver: “Te la voy a prender en la solapa, porque te vas a quedar solo y se te va a caer”. Treinta años antes había aparecido en el torno del hospicio con otra carta prendida de igual modo por la mano de una madre ignota.
.....
* Las caricaturas de Ferlosio, joven y maduro, son del generoso LPO.
....

7 comentarios:

Eva Peña dijo...

A mí no me cae muy bien Ferlosio, pero ya de siempre, como su odio a España: http://www.elpais.com/articulo/cultura/Sanchez/Ferlosio/Odio/Espana/siempre/iria/extranjero/elpepucul/20080930elpepucul_8/Tes

Aunque hay que hacer el esfuerzo de juzgar al escritor sólo por su literatura, con o sin retrovisor.

Ya llega diciembre, el último mes de un año lleno de premios literarios, y que sigan y se multipliquen, ¿no?

Pedro Herrero dijo...

Ciñéndome a la pregunta final, leo el texto “Biografía” como microrrelato. Cuenta una historia sorprendente, en la que impera la concisión y la precisión del lenguaje, y en la que no falta cierto toque de humor.

Anónimo dijo...

García Baena fue Príncipe de Asturias.

Citopensis dijo...

Me duele reconocer que este "micro" leído como parte de una biografía escapa a mi comprensión... ¿o era al reves?

Un saludo.

Fernando Valls dijo...

Sí que puede leerse como un microrrelato, aunque el autor lo llame pecio. Es el más microrrelato y el menos aforístico de sus pecios.
Citopensis, lo comento en mi libro sobre el microrrelato, `Soplando vidrio...´.
Gracias a todos por vuestros comentarios.

Fernando Valls dijo...

Pablo García Baena fue Premio Príncipe de Asturias en 1984, hace veinticinco años.

Julia Otxoa dijo...

Sí, para mi es un microrrelato espléndido,tremendo con su nota de llegada y de despedida,un humor negro lapidario y exacto.


saludos
Julia Otxoa