lunes, 23 de noviembre de 2009

EUGENIO MANDRINI, 1

......
.....
"La almohada"
.....
En mi almohada hay un tigre.
....
Me lava la cabeza con su aliento de fósforo,
me cuenta la selva en el oído, el matorral
donde acechan las voces del terror o el susurro, el
arte del sigilo que apaga el gemir
de las hojas secas.
....
En mi almohada hay un tigre.
.....
El resplandor donde los ciegos tambalean.
....
La sangre de la luz que envidia el fuego.
.....
Si duerme –raras noches-
lo hace con la cola enroscada en mi cuello
como un látigo que espera.
.....
..........Si está alerta –tantas noches-
....
..........me habla. Me dice: Escribe,
..........con el asombro del color que soy
..........con el hambre de las entrañas que soy
..........con el brillo de oscuridad de la mirada que soy.
.....
En mi almohada hay un tigre.
.......
Todo tigre es un poema feroz.
.......
.....
* Eugenio Mandrini (Buenos Aires, 1936) es autor del volumen de microrrelatos Criaturas de los bosques de papel (1987). Ha escrito libros de poesía (Campo de apariciones y Parpadeos del ojo que sale de mí) y forma parte, como miembro titular, de la Academia Nacional del Tango. Este poema proviene del libro Conejos en la nieve, al que un jurado compuesto por Antonio Gamoneda, Juan Gelman, Gonzalo Rojas y Jorge Boccaneras le concedió en el 2008 el premio Olga Orozco.
.....
* P.S. El fotógrafo Christophe Macquet, cuyas fotos han aparecido en alguna ocasión en este blog, que vivió diez años en Camboya, y es especialista en la lengua del país, me comenta que la ilustración es un dibujo/tatuaje de protección propio del budismo tántrico mágico.
....

5 comentarios:

Isabel dijo...

Me ha parecido a la vez suave y agresivo.
Tiene mucha fuerza. Me gusta, así como las fotos.

Saludos

Julia Otxoa dijo...

Excelente poema el de Mandrini, oscuro,poderoso,certero en esa descripción simbólica, de ser , de tener un tigre en la almohada acechando como definición vital.

Enhorabuena Fernando por traer hasta nosotros este tipo de poesía.
saludos
Julia Otxoa

Luis Azuaje dijo...

Pues tiene imágenes muy logradas: "Me lava la cabeza con su aliento de fósforo,/me cuenta la selva en el oído" Y ese cierre es estupendo: "todo tigres es un poema feroz". Apuesto -desde la despreciable óptica del autor- a que se pasó meses para escoger este solo verso. Por uno igual, hubiese esperado hasta un año. Gracias por estas líneas, Fernando. Por cierto, Gamoneda estuvo en Valencia (Venezuela), la semana antepasada. Veré si puedo conseguir algunas fotos del evento y te las mando.
Luis Azuaje

Bel M. dijo...

Vaya, no conocía a este autor. Me ha encantado y aunque aparentemente tiene poco que ver y no acabo tampoco de ver por qué, no he dejado de acordarme de la pantera de Rilke.
Un saludo, Fernando.

Dillinger dijo...

Me ha gustado el poema del tigre. Sí. Me ha gustado. Mucha fuerza. Siempre que leo algo sobre tigres me acuerdo de Borges. Y siempre que me acuerdo de Borges me acuerdo de los tigres.

Bello texto. Gracias dillingerianas y un saludo.