viernes, 13 de noviembre de 2009

Desaparece el Tigre Juan

.....
Desde 1977 se viene concediendo el Premio Tigre Juan al mejor primer libro narrativo en castellano publicado en los doce meses anteriores. Con el nombre del premio se recordaba a la novela del mismo nombre del escritor asturiano Ramón Pérez de Ayala, publicada en 1926. En la actualidad, amparado por el Ayuntamiento de Oviedo, tenía una dotación 54.000 euros, de los cuales 40.000 eran para el autor y 14.000 para la editorial, cantidad, esta última, destinada a promocionar la obra en los medios de comunicación. El galardón solía fallarse en enero, si bien se acaba de anunciar su desaparición, debido a la crisis financiera. Lo he leído en el blog del escritor Jorge Ordaz, Obiter dicta, donde se recogen las sinrazones del concejal de cultura.
..... .......
Entre los ganadores del premio se encuentran autores y obras de prestigio, novelas y libros de cuentos: el chileno Luis Sepúlveda (Un viejo que leía novela de amor); Belén Gopegui (La escala de los mapas); Francisco Casavella (El triunfo); José Luis Muñoz (El cadáver bajo el jardín); Enriqueta Antolín (La gata con alas); Martín Casariego (Qué te voy a contar); Antonio Orejudo (Fabulosas narraciones por historias); José Ignacio Gracia Noriega (El viaje del obispo de Abisinia a los Santuarios de la Cristiandad); Pablo Tuset (Lo mejor que le puede pasar a un cruasán); José Luis Borau (Camisa de once varas); Vicente Gallego (Cuentos de un escritor sin éxito); Ismael Grasa (De Madrid al cielo), la excelente narradora catalana Imma Monsó (Nunca se sabe); Manuel Moyano (El amigo de Kafka) y el recientemente fallecido José María Rodríguez Méndez (Cosas de la transición), lo que me hace pensar que el jurado no iba desencaminado del todo. No puedo dar la lista completa, pero me parece más que representativa. Un premio a una primera novela supone el apoyo económico y el reconocimiento de un jurado, cuando el autor más lo necesita. Quizás el definitivo empujón para decantar unas inquietudes, todavía dubitativas, hacia la escritura. Algunos de los ganadores me parece que visitan este blog y quizá sean tan amables de explicarnos lo que significó para ellos obtener el Tigre Juan.
.......
.....
Una vez más, los políticos se han lucido; entre la torpeza y la tosquedad, nunca han sabido muy bien qué hacer con la cultura, obras faraónicas aparte. Es dífícil dar más la nota por menos dinero. Espero que los electores les pasen factura, que es la única manera eficiente que tenemos de protestar, aun cuando nos olvidemos de ella con demasiada frecuencia.
......
* En la foto, Ramón Pérez de Ayala.
....

13 comentarios:

José Luis Muñoz dijo...

Para mí fue fundamental haberlo ganado en el año 1985 con la novela negra El cadáver bajo el jardin (Júcar, Etiqueta Negra,1986). Supuso editar mi primer libro y el inicio de una larga carrera literaria. Además, como fue mi primer premio, la alegría con que lo recibí fue indescriptible. En su jurado estaba el desaparecido Emilio Alarcos Llorach.
Siempre fue un premio de un enorme prestigio y, además, limpio, lo que dice mucho a su favor en los tiempos que corren. Al principio el premio se concedía a una novela inédita, como fue en mi caso, y luego pasó a ser a novela publicada, con la intención de promocionarla, para volver, de nuevo, a novela inédita.
Sólo deseo que sea una decisión puntual, y no irreversible como otros premios - La Sonrisa Vertical, por ejemplo - y que, superada la crisis, tengamos de nuevo este premio de referencia y de enorme prestigio.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Una nueva noticia de tristeza.

Por ese camino los autores tendremos más difícil, hasta creación.

Un abrazo.

Angelus dijo...

Olvido: David Torres, "Niños de tiza", 2007.
Saludos.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Es lamentable, porque era uno de los escasos premios que nos homologaban a otros países más razonables, donde los premios suelen otorgarse a obras ya publicadas. En fin, siempre nos (les) quedará el Planeta...

Fernando Valls dijo...

Angelus, el premio se ha concedido en más de 30 ocasiones, sólo he recordado a algunos de los ganadores. Pero, como has hecho tú, podéis llamar la atención sobre otros que os parezcan de interés.

Isabel González dijo...

Es indignante, pero las cosas aún van todavía más lejos. Al menos, en la querida Madrid de nuestro queridísimo Gallardón donde nos han cerrado las bibliotecas municipales infantiles alegando recortes presupuestarios. Nosotros acudíamos todas las semanas. Ir a pasar un rato con tus hijos a la biblioteca y encontrarte de repente en la calle produce una enorme rabia y una sensación tremenda de desamparo. Ahora estamos recogiendo firmas para protestar por la medida. Aunque bueno, al menos las abren dos horas por la mañana, precisamente cuando los niños están en el colegio. Terrible. Ni un malo de cuento de Navidad sería capaz de ¡CERRAR LAS BIBLIOTECAS PARA NIÑOS! ¡JA JA JA! (risas nauseabundas por supuesto).

Deusvolt dijo...

Es una mala noticia, desde luego. Como ha dicho José, para un premio limpio que teníamos, van y lo quitan. Tal vez, haya sido por eso que ha sido uno de los grandes en caer.
Una tristeza para los tiempos que corren. Los escritores también necesitan pagar las "letras" de la hipoteca.
Un saludo.

Antonio Tello dijo...

Como siempre, se corta el hilo por lo más fino. ¡Qué asco!

Joaquín Parellada dijo...

Cogiendo el rábano por las hojas: me pregunto si hoy en día se sigue leyendo a Pérez de Ayala. Yo recuerdo con agrado varias de sus novelas (muy bien editadas por Amorós), entre ellas la primera que leí, "A.M.D.G.", medio prohibida aún en los años setenta y sobre la que corría el bulo de que los jesuitas perseguían todos los ejemplares para convertirlos en ceniza. "Tigre Juan" no fue, sin embargo, la que más me gustó. En cambio, "Troteras y danzaderas" o "Tinieblas en las cumbres" me parecieron excelentes. ¿Es hoy Pérez de Ayala bocado sólo de tesis y de algún máster?

Fernando Valls dijo...

Lo que cuentas, Isabel, me parece mucho más grave aún.
Joaquín, me temo que a Pérez de Ayala se le lee poco, incluidos los profesores. Y su lugar en el canón también me parece que ha bajado muchos enteros.
Gracias a todos por vuestros comentarios.

Eusebio Ruiz dijo...

Gracias! Fernando por señalar desde tu nave las rutas equivocadas, la desaparición del premio "Tigre Juan" es una de ellas. Esperemos que pronto el "Tigre" encuentre de nuevo el norte.

Manuel Moyano dijo...

Atendiendo a tu pregunta, Fernando, te diré que obtener el Tigre Juan fue para mí una enorme sorpresa, porque conocía de sobras su enorme prestigio y ni siquiera sabía que concurría a él; me llevó a creer que lo que escribía podía tener algún valor… El Tigre Juan desaparece ahora físicamente, pero para mí murió hace años, cuando dejó de premiar a la mejor opera prima narrativa publicada, para convertirse en un premio más de novela como tantos otros que hay en España. Si el propio Tigre Juan no resucita, espero que alguna otra institución recupere aquella idea original, que contribuyó a cimentar muchas carreras literarias.

Eusebio Ruiz dijo...

Hace unos meses te hacía este comentario:

Eusebio Ruiz dijo...
Gracias! Fernando por señalar desde tu nave las rutas equivocadas, la desaparición del premio "Tigre Juan" es una de ellas. Esperemos que pronto el "Tigre" encuentre de nuevo el norte.

14 de noviembre de 2009 13:55

Hoy (29.09.2010) con una claridad renovada en la ruta del Tigre comparto contigo estos enlaces que nos alegran...

http://canales.elcomerciodigital.com/culturas/index.htm

http://www.elcomerciodigital.com/20100925/mas-actualidad/cultura/tigre-juan-dentro-201009241614.html