lunes, 29 de diciembre de 2008

Loren & Mansfield, breve historia de unas fotos, 1

....
Para Javier Marías,
a pesar de su escasa fe en las bitácoras
.....
..
Érase una vez un encuentro entre dos actrices, una italiana y la otra norteamericana. Las cuatro primeras fotos, las que podemos llamar históricas, las hizo Joe Shere, el 15 de abril de 1957, durante una cena en honor de Sofía Loren que formaba parte de las llamadas Fiestas de los viernes y organizaba la Twentieth Century Fox. Estas fiestas se celebraban en el restaurante Romanoff´s (entonces situado en 240 S. Rodeo Drive), de Berverly Hills. En aquella época era un local de moda al que solían acudir celebridades de Hollywood, como Carl Gable, Lana Turner, Groucho Marx, Frank Sinatra, Cole Porter, Alfred Hitchcock, Billy Wilder y Otto Preminger, por sólo recordar unos pocos nombres que siguen contando con admiradores. La foto se ha reproducido en infinidad de ocasiones, pero lo que ocurrió en esa cena, hasta donde yo sé, se ha contado siempre parcialmente, a menudo olvidando el contexto, la situación particular de las protagonistas.
....
...
El caso es que Sofía Loren había sido contratada para rodar varias películas en Estados Unidos. Así, por no salir de la fecha en cuestión, el 17 de septiembre se había casado en México con Carlo Ponti, convirtiéndolo en bígamo, y había rodado nada menos que cuatro películas a lo largo de 1957: Orgullo y pasión, filmada en España y dirigida por Stanley Kramer, con Cary Grant (quien se quedó fascinado con la diva italiana) y Frank Sinatra; La sirena y el delfín, de Jean Negulesco, donde actuaba Clifton Webb, quien ya en el último trayecto de su carrera como actor acompañaba a la exótica italiana en esa cena; Pane, amore e..., de Dino Risi; y Arenas de muerte, de Henry Hataway. Pero, a los que la acusan de pacata, por su vestimenta y actitud en esta foto, tengo mucho gusto en recordarles que es el año en que apareció enseñando el pecho en el calendario Pirelly, en una foto no menos famosa que la que ahora comentamos.
......
.....
Por lo visto, alguien de la productora, avisó a Jayne Mansfield del evento, quien ávida siempre de publicidad, no dudó en presentarse en la cena de forma inesperada. Y aunque la carrera cinematográfica de la Mansfield nunca fue gran cosa, jugaba en casa, tenía una mansión de estilo español, entonces de moda, en el mismo Beverly Hills. Ese mismo año, además, se habían estrenado las que quizá sean sus dos mejores películas, Bésalas por mí, de Stanley Done, con Cary Grant, y Una mujer de cuidado, de Frank Tashlin. En 1958, sin embargo, se divorciaría de Paul Mansfield, de quien tomo el apellido, y se casaría con Mickey Hargitay, un húngaro míster universo y ocasional actor, con quien tendría tres hijos, entre ellos la conocida actriz Mariska Hargitay, protagonista de la serie de televisión Ley&Orden, en el papel de la detective Olivia Benson, con la que obtuvo un Emmy. En 1967, la actriz americana tuvo una muerte trágica en accidente de coche.
.....

...
Se cuenta que la Mansfield tuvo, en realidad, dos entradas en la cena, puesto que en la primera todavía no había aparecido la prensa. Cuando años después le preguntaron por lo que ocurrió aquella noche, recordaba que Sofía Loren sólo le lanzó una mirada asesina y que después se dirigió en italiano a Clifton Webb, su acompañante. No sabemos qué le dijo, pero no es difícil imaginárselo. Por aquel entonces, la estrella italiana era mundialmente conocida, en parte gracias a su exuberante figura. Mientras tanto, en Estados Unidos, Jayne Mansfield se encargaba de promocionarse en la prensa todo lo que podía, apareciendo en cientos de fotografías donde accidentalmente llega a mostrar parte de su generosa anatomía, lo que que su agente de prensa solía achacar a fallos de vestuario (Continuará).
...... .....
* Las cuatro primeras fotos son de Joe Share y en ellas aparece Sofía Loren y Jayne Mansfield en el restaurante Romanoff´s, de Berverly Hills, 1957. En la última foto tenemos a la actriz Mariska Hargitay, hija de Mansfield.
......

5 comentarios:

Josué Ramón Ascencio dijo...

Pues que puedo decir, Valla fotos heeeeee, las cosas que se asian en el pasado por lo visto se repiten actualmente, jejeje buen post.

Pedro Herrero dijo...

La vida privada de una actriz es cualquier cosa menos privada, con fotos o sin ellas. Pero los buenos aficionados al cine nos alimentamos de la interpretación, más que del cotilleo. Y en ese sentido Sofía Loren ha dejado al cine mucho más que un cuerpo privilegiado. Claro que, hablando de alimentación, en la época en que se tomaron esas imágenes no hacía tanto tiempo que yo había dejado la leche materna. No puedo evitar cierta nostalgia al contemplarlas.

Carmen Serrano dijo...

Menudas fotos,bueno,feliz 2009

Eme dijo...

He llegado a tu blog, curiosamente, por medio de aquel a quien dedicas esta entrada.

Lo que he leído hasta ahora me ha parecido de lo más interesante.

Saluditos.

Anónimo dijo...

Muy interesante, las fotos y los comentarios. ¿Ya se ha publicado la segunda parte?
Indagaré


Maldoror