sábado, 5 de julio de 2008

En la muerte de Elke Wehr, traductora de Marías y Chirbes

...................................................
En cuanto vuelvas a Berlín tienes que conocer a Elke Wehr, la traductora de Vargas Llosa, me dijo Omar Ette, hace unas semanas en Santillana del Mar. Un poco antes, el narrador peruano nos había comentado que iba a acercarse a su hotel para llamarla e interesarse por su maltrecha salud.
......
Pero hoy leo en El País, en una precisa necrológica de Javier Marías, que la traductora literaria Elke Wehr ha muerto de cáncer en Berlín, con 62 años y una vida parece ser que gratamente cumplida. Su padre era actor de teatro y ella recordaba su infancia ayudándole a repetir los papeles. Quizá por eso, comparaba al traductor con un actor de carácter, capaz de dominar todos los registros posibles, imitadores de voces -le gustaba repetir- que tenían que tener su propia voz. Esta prestigiosa traductora, quien empezó trabajando con autores franceses (lo primero que tradujo, a los 20 años, fue un cuento de Albert Camus) e italianos, sobre todo para la editorial Suhrkamp, le ha dado voz en los territorios de habla alemana, nada menos que a Clarín, Roberto Arlt, Borges, Alejo Carpentier, Cortázar, Octavio Paz, Roa Bastos (por la versión de Yo, el Supremo, le concedieron en el 2006 el prestigioso Premio Paul Celan), Vargas Llosa, Álvaro Cunqueiro, Jorge Semprún, Álvaro Pombo, Carlos Casares, Javier Tomeo, Javier Marías y Rafael Chirbes, por sólo citar a unos pocos nombres indiscutibles de una lista mucho más numerosa. Los dos últimos citados son los autores literarios españoles más vendidos en alemán, con cifras muy importantes.


............
Elke Wehr vivió en España diecisiete años. Su último trabajo concluído fue Los días azules, del colombiano Fernando Vallejo, pero le faltó tiempo para acabar Veneno y sombra y adiós, de Marías, de la que había entregado ya al editor la primera parte. De su versión alemana de Corazón tan blanco se llevan vendidos más de 1.200.000 ejemplares. Quizá por ello, como prueba de amistad y recompensa por un trabajo bien hecho, Xavier I, rey de Redonda, la había nombrado Vizcondesa Lutero y cónsul en el Berlín Oriental.
.....
Ahora ya no podremos mantener ese encuentro que me prometió el profesor Ette, y Berlín será una ciudad un poco menos interesante.
....
* La foto procede del blog de Javier Marías.
* * *.......

4 comentarios:

Antonio Serrano Cueto dijo...

Yo también he leído la necrológica de Marías y me ha conmovido. Es todo un homenaje al trabajo callado y oculto de los traductores.

Humanoide dijo...

Hum... mira por donde.
Ahora entiendo el por qué de las ventas en europa...

Fernando Valls dijo...

Humanoide, yo metí la pata y tú te pasaste de gracioso. Me fié de El País y aunque sacamos fotos distintas, no eran de la traductora fallecida, sino de una actriz que lleva el mismo nombre.
Pido disculpas por el error a todos los visitantes y lectores.

Juan Carlos Márquez dijo...

Estas cosas pasan en las mejores familias, Fernando, yo que fui documentalista en un diario las comprendo perfectamente: se subsana el error y asunto terminado. Al menos, consuélate porque en La nave... no quedará la huella, lo que es inevitable en El País.