jueves, 24 de julio de 2008

Alpe d´Huez

....

.........
Ayer, viendo subir a Carlos Sastre los 13,8 kilómetros, las 21 curvas, los 1850 metros de Alpe d´Huez, me acordé de la novela que Javier García Sánchez le dedicó en 1996 a esta etapa mítica del Tour. A los que no la conozcan y les guste el ciclismo y la buena literatura, se la recomiendo. Ahora es el mejor momento para leerla.
.......

.........
Carlos Sastre acaba de lograr una de esas hazañas deportivas que, los que seguimos el ciclismo con pasión, recordaremos siempre. Ganar en Alpe d´Huez, con algo más de dos minutos de ventaja, arrancando al comienzo de la subida y haciéndola solo, logrando vestirse de amarillo, son palabras mayores... Recuerdan las crónicas que aquí se coronó Coppi en 1952, como también se consagraron Hinault, LeMond, Pantani, quien sigue teniendo el record de haber hecho la ascensión en menos tiempo, y Armstrong. Aquí ganaron también los españoles Etxabe e Iban Mayo; y de esta etapa salieron líderes, para ganar el Tour, Pedro Delgado y Miguel Induráin. Sastre tiene 33 años, ha sido cuarto en el Tour en dos ocasiones, y hasta ahora había destacado como un ciclista serio y constante, pero poco espectacular. Con la etapa de ayer, redondea su trayectoria, y si el domingo lograra mantener su ventaja en la contrareloj y ganar el Tour, lo habrá hecho a lo grande, como los mejores.
.....

........

4 comentarios:

Juan Carlos Márquez dijo...

Ojalá que Sastre pueda mantener esa ventaja, pero las estadísticas no son muy halagüeñas: el año pasado en un distancia similar Evans le metió dos minutos y medio. Recemos para que sea verdad eso de que el amarillo da alas o para que Carlos vuelva a estar fantástico y Evans no tenga un buen día. En justicia, Carlos Sastre debería ganar este tour, porque atacó a lo campeón, no como Evans, que aun así es buen ciclista, aunque le guste chupar ruedas y economizar esfuerzos, tal vez porque carece de explosividad subiendo.

TOMÁS dijo...

De garcía Sánchez leí hace años una novela que me agradó titulada Falta Alma; un protaginista que se debate entre ser un Quijote o una especie de kafka moderno. Lo cierto es que me gustó y aún la recuerdo.
Saludos
http://tropicodelamancha.blogspot.com

Ida Lupita dijo...

En la duermevela de las tardes de verano,con medio ojo abierto, aparecía el tour de Indurain y el de Amstrong, sufrientes y dándole al pedal.Qué épicos y cuánta admiración por esos cuerpos encorvados.Una,que es andarina o andariega,no tenía más remedio que asombrarse por esa resistencia y sacrificio para remontar la montaña. En cuanto acababa el tour me echaba al monte a subir cuestas.

Raúl dijo...

El ciclismo, quizá en menor medida que el boxeo, pero también, es un deporte de lo más literario. Y es que el esfuerzo límite y los episodios de valor individual, se llevan tradicionalmente bien con las letras bien compuestas.
No conocía la novela, pero como bien dices, no es mal momento para descubrirla.