martes, 6 de agosto de 2013

Lo que dijo Clara Obligado

.......
Los juicios y las valoraciones literarias son siempre subjetivos, aunque no todas las opiniones valgan lo mismo. Pero a veces se hacen afirmaciones sobre la historia literaria que me parecen gratuitas y equivocadas, por la confusión que puedan provocar entre los lectores. En la entrevista que apareció en el último número de la revista Quimera la escritora Clara Obligado maneja opiniones que no se ajustan a los datos que barajamos, a disposición de todo aquel que quiera conocerlos. Así pues, comenta que hacía cincuenta años que no se le concedía a una mujer el Premio de la Crítica, cosa que no es cierta, a menos que no consideremos mujeres o escritoras a Julia Uceda, Luz Pozo Garza, Juana Castro, Chantal Maillard, Chus Pato, Yolanda Castaño o Maria Mercè Marçal, por sólo aducir unos pocos nombres. Todas ellas han ganado el Premio de la Crítica en lo que llevamos de siglo XXI, y se lo ha concedido un jurado semejante al que este mismo año le otorgó el premio a la novelista Clara Usón.

Sí le doy la razón, aunque ella no hile tan fino, en que otras escritoras valiosas podrían haberlo ganado, tales como Carmen Martín Gaite, Esther Tusquets, Cristina Peri Rossi, Carme Riera o Cristina Fernández Cubas, por sólo citar casos notables. Pero el Premio de la Crítica se concede al mejor libro del año -sólo al mejor, sin cuotas-, en narrativa o poesía en las cuatro lenguas oficiales de España.
......
 ......
También afirmaba Clara Obligado que sólo durante los diez últimos años se habían publicado libros de microrrelatos en nuestro país. Bueno, pues la realidad es muy distinta si nos atenemos a los hechos: Ramón Gómez de la Serna publicó Caprichos (1925); Ana María Matute, Los niños tontos (1956); Ignacio Aldecoa, Neutral corner (1962); Antonio Fernández Molina, En Cejunta y Gamud (1969), Dentro de un embudo (1973) y Arando la madera (1975); Antonio Beneyto, Textos para leer dentro de un espejo mojado (1975), Fernando Arrabal, La piedra de la locura (1984), Alberto Escudero, La piedra Simpson (1987); Javier Tomeo, Historias mínimas (1988), Bestiario (1988) y Zoopatías y zoofilias (1992); Gustavo Martín Garzo, El amigo de las mujeres (1992); Pedro Ugarte, Noticias de tierras improbables (1992); José Jiménez Lozano, El cogedor de acianos (1993); y Rafael Pérez Estrada, La sombra del obelisco (1993), entre otros posibles.  Todos los citados son libros de microrrelatos y tienen veinte años, algunos incluso se acercan a los noventa.
..... 
......
Sostenía, por último, que la España postfranquista, ella llegó a Madrid en 1976 procedente de Argentina, era un  páramo, donde "se pensaba que el cuento era un género para niños". Bueno, pues lo cierto es que en medio de ese páramo que era la España de mediados de los setenta, escribían narrativa nada menos que Francisco Ayala, Cela, Delibes, Torrente Ballester, Juan Benet, Miguel Espinosa, Luis Goytisolo, etc., y empezaban a publicar jóvenes de la talla de Luis Mateo Díez, José María Merino o Javier Marías. Y respecto al cuento, tampoco anda mejor informada Obligado, ya que, una vez más, a partir de los años cincuenta se publican en nuestro país libros de cuentos de Ignacio Aldecoa, Ana María Matute, Jesús Fernández Santos, Daniel Sueiro, Medardo Fraile, Carmen Martín Gaite, Juan Benet, Antonio Pereira o el muy elogiado por Borges Fernando Quiñones.
......
La dicharachera señora Obligado lleva viviendo en España casi cuarenta años y -por lo visto- en todo ese tiempo no ha tenido el más mínimo interés ni curiosidad por conocer la literatura que se estaba haciendo en nuestro país, aunque sólo fuera para evitar juicios gratuitos como los que emite en la entrevista.   
.........     

6 comentarios:

Miguelángel Pegarz dijo...

Leí la entrevista, y francamente no me gustó. Está claro que Clara Obligado es mucho mejor escribiendo que manejando datos. No obstante si comparto que en España el género breve está mal considerado, aún con el repunte que últimamente ha dado. Y no es una opinión única, pues en esa misma revista, creo recordar que Melo, opinaba lo mismo. De todos modos creo dos cosas. Primero que éste empeño en hacer guerra de sexo y cuotas hace un flaco favor a la mujer, que tiene en si misma un valor igual al del hombre, y eso se arregla con educación, no con cuotas. Y segundo, que vivimos obsesionados con los datos y las catalogaciones, muchas veces con utilidad incierta.

Fernando Valls dijo...

Ni manejando datos, ni escribiendo, ni antologando, Miguel Ángel.
Los datos son fundamentales y las catalogaciones también, pero los primeros hay que saber usarlos y las segundas hay que saber hacerlas. Saludos.

Carmen Peire dijo...

Sin ánimo de polemizar, creo que si nos referimos a los Premios de la Crítica, modalidad narrativa, el último otorgado a una mujer (no en poesía, que hay más, parece que estamos más dotadas) antes que a Clara Usón fue a Elena Quiroga, en 1961, por Tristura. Son más de 50 años y creo entender que es a lo que se refería Clara Obligado, aunque no he leído la entrevista en Quimera.
Mis mejores saludos veraniegos a este otro lado del océano.

Fernando Valls dijo...

Carmen, Rosa Chacel lo ganó en 1977, pero el jurado es el mismo, y si es misógino para la narrativa, según la señora Obligado, también debería serlo con la poesía, y en las cuatro lenguas de España, no solo con la narrativa en castellano. ¿No te parece?
¿Y por qué no lo han ganado nunca escritores tan importantes como Miguel Espinosa, Carlos Edmundo de Ory, Juan Luis Panero o Eduardo Mendoza, entre otros? Me muero por conocer la explicación que se le puede ocurrir a la señora Obligado.
Pero, insisto, lo importante es que esta señora lleva casi cuarenta años en España, se gana la vida dando clases en un taller, y parece que lo hace bien, según tengo entendido, pero desconoce completamente la historia literaria española, lo que nadie le reprocharía si fuera discreta y no nos diera lecciones.
Si yo hubiera dicho en Buenos Aires sobre la literatura argentina la décima parte de las tonterías que ella comenta en la entrevista, los porteños me hubieran tirado al océano, y con razón...
Un abrazo, querida Carmen, aunque con mucho más calor del que me gustaría, a pesar de que se acerca la medianoche.

Isabel Mercadé dijo...

Yo había ojeado la entrevista y había visto/intuido algo que no me gustaba -tal vez algo entrevisto en ese tono dicharachero al que aludes, tal vez simplemente la palabra páramo aplicada a la narrativa española que me pareció del todo fuera de lugar-, así que, dado que en aquel momento mi tiempo era muy limitado, simplemente no la leí. Ahora sí voy a hacerlo.

Fernando Valls dijo...

Rectifico. Eduardo Mendoza obtuvo el Premio de la Crítica con su primera novela, `La verdad sobre el caso Savolta´ (1975). En cambio, ya han fallecido y nunca ganaron el premio: Luis Martín Santos, Jaime Gil de Biedma, Carlos Barral, Ángel Crespo o Javier Tomeo. O escritores muy notables y menos obvios, como Cristóbal Serra o Carlos Pujol. Y tampoco lo ha obtenido hasta ahora Antonio Gamoneda y Juan José Millás.
Gracias a todos por vuestros comentarios y saludos.