viernes, 23 de agosto de 2013

Le he mandado un e-mail a Enrique Vila-Matas

......
Como el escritor ha anunciado hoy en El País en su serie de Semi-ficciones que no piensa abrir nunca más los e-mails que reciba, he aprovechado la ocasión para mandarle uno. Lo que dice no puedo desvelarlo aquí, ni nadie sabrá nunca lo que contiene, pues Vila-Matas no lo abrirá. Pero, eso sí, podrá suponerlo y escribir un artículo contando lo que se ha imaginado que dice el e-mail que le he enviado y que él no ha abierto, como tampoco habrá abierto ningún otro de los muchos que habrá recibido desde que escribió su artículo. En ese caso, yo diré también públicamente en qué ha acertado y en qué no.
Lo cierto es que al declarado homenaje que le rinde en su texto a Erik Satie, pueden ustedes sumarle el que yo le rindo aquí -modestamente, claro- a Vila-Matas.  
 
P.S. La única peculiaridad del correo que le he enviado, y que él no abrirá, lo ha prometido, es que está escrito con tinta simpática, de tal forma que si en un momento de debilidad, Dios no lo permita, como hubiera dicho Lola Flores, o tal vez aburrido en el sur de Cerdeña, cansado de visitar las ruinas fenicias de Pula y de observar la luna llena, Vila-Matas abre mi e-mail lo encontrará vacío, pues como simpática que es, se habrá evaporado la tinta, aunque sí se dará cuenta de que se trata de un correo pintado de blanco, como homenaje en esta ocasión a Malevich y, con perdón, a Yasmina Reza.
.....
.......       

20 comentarios:

Ángel Herrero López dijo...

Jo, macho: me gustaría saber qué se siente (o qué se deja exactamente de sentir, ojo) al tener la dirección de correo electrónico de Vila-Matas...

Pueblerino que es uno.

Un saludo

Fernando Valls dijo...

Ángel se siente uno muy afortunado, gran emoción y un regocijo sin igual, a la vez que una cierta decepción porque un bien tan preciado, al no abrir más ningún correo, acaba convertido en verdura de las eras...

Isabel Mercadé dijo...

Ahora no recuerdo dónde leí que hoy en día uno de los indicadores de poder social se medía por el grado de obligatoriedad o compromiso (en relación inversa, claro) que se tenía de responder a los e-mails... claro que, por lo que entiendo, sí que los va a responder...
Un saludo, Fernando.

Mike dijo...

¿Pero yo estoy tonto o qué? Gracias por avisar de las semificciones de El País. Muy buen email el que le has mandado, sí señor.

Vila-Matas dijo...

Al e-mail 45 (Fernando Valls) le he confirmado que en efecto estoy en realidad en Almería y que nunca había contestado tantos emails como hoy.

V-M

Fernando Valls dijo...

Isabel, no, no solo no los va a responder, sino tampoco los va a abrir, puesto que es capaz de imaginar lo que dicen, según quién se los mande.
Pero, bueno, Mike, en qué estás pensando, no me puedo creer que siendo fans de Vila-Matas te estés perdiendo sus Semi-ficciones, que no semificciones, aunque han acabado hoy. En suma, te quedan por leer 5 Semi-ficciones. Que disfrutes.

Fernando Valls dijo...

Te lo tienes merecido, Enrique, querido. Pero como soy de natural bondadoso, te voy a recomendar en Almería, para comer o cenar Casa Puga, cerca del Ayuntamiento, y para desayunar la cafetería de La Dulce Alianza, en el Paseo.
Ángel, Mike, no os desmayéis de la emoción.

Mike dijo...

En ello estoy, Fernando, aunque los tipos de El País hayan optado por saltarse a la torera eso de que los prefijos «se escriben siempre soldados a la base a la que afectan cuando esta es univerbal, es decir, cuando está constituida por una sola palabra». El de los emails está genial.

Mike dijo...

Emoción no, pero el comentario de don V-M tiene su gracia :)

Fernando Valls dijo...

Para que veas, Mike, que don Enrique es humano y con suerte puede mostrase casi en carne mortal.

virgi dijo...

Me chifla Vila-Matas y tu entrada me ha parecido genial.
Quise escribirte con tinta simpática, pero olvidé el truco que la hacía sonreír.
Besos

Fernando Valls dijo...

Locos, chiflados, en esa misma salsa nos vamos cociendo todos... Gracias, Virgi, por la visita y por el comentario.

Araceli Esteves dijo...

En cambio, yo, Fernando, este verano he decidido abrir todos los mails que recibo, incluso los que van a la carpeta de spam (especialmente esos, que leo con sumo agrado) el que me confirma que he ganado un viaje a Marina D´or, el que me alargará el pene, los 3.000 euros que me ofrece COFIDIS, la cadena que debo reenviar si no quiero atraer hacia mí todas las desgracias.
Y es más, los contesto todos.
Este verano los espías de Google trabajarán a destajo.


Fernando Valls dijo...

Me doy cuenta, Araceli, que el filtro del spam hace que me esté perdiendo auténticas maravillas. Quizás, al fin y a la postre, la vida española, me pongo estupendo, no sea otra cosa que eso: Marina D´Or, alargamientos de pene, Cofidis y no nos olvidemos de la liga de fútbol.
En ese mundo inverosímil me parece que hay algunos micros agazapados esperando que alguien les de forma, como hizo Neuman con los anuncios por palabras.

Ángel Herrero López dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marcelo dijo...

Vos leés todos los comentarios? Porque estoy preparando uno en tinta simpática para enviarte en que caso de que no lo leas

Laura pache dijo...

oh la la. simpáticamente.
p.d. pásame las semi-ficciones, per favore.

Fernando Valls dijo...

Marcelo, los leo y apruebo todos, pero puedes probar con la tinta simpática, a ver qué pasa.
Laura, si pones en Google El País, Vila-Matas y Semi-ficciones te salen todos los artículos de la serie. Besos.

Laura pache dijo...

muchas gracias, fernando.
hablamos. otro beso, grande.

Juan Tortosa dijo...

Precioso