domingo, 10 de julio de 2011

JAVIER PUCHE

.
Seísmos .(Microrrelatos en 6 palabras)
.
.
 

El sol (cíclope insomne) nos vigila.
.
Desafina el coro de niños muertos.
.
Perece el mosquito en una lágrima.
.
El humo añora levemente al cigarrillo.
.
Murmura palabras terribles el pez abisal.
.
Para hacer tiempo, fabrica relojes lentamente.
.
Hay eclipse cuando el sol parpadea.
.
La maté porque me llamó asesino.
.
El dragón enamorado dice palabras ardientes.
.
Desayuna recién nacidos el viejo caníbal.
.
Indeciso, recorre un camaleón el arcoíris.
.
El alféizar se llenó de ángeles.
.
Abrazan al obeso las plantas carnívoras.
.
Pulsó el botón. Ahora nunca amanece.
.
Sueña océanos de sangre el bisturí.
.
Hace mucho frío en esta ballena.
.
Titubea por un instante la eternidad.
.
.


* Javier Puche (Málaga, 1974) es licenciado en Filología Hispánica y profesor de piano clásico. Fue crítico musical, corrector de estilo y guionista de televisión. Actualmente imparte clases en la Escuela Contemporánea de Humanidades (Madrid). Sus ficciones han obtenido diversos premios y figuran en antologías como Velas al viento (Cuadernos del Vigía, 2010). Mantiene el blog literario Puerta falsa (http://puerta-falsa.blogspot.com). En otoño, la editorial Thule, de Barcelona, publicará su primer libro, titulado Seísmos. Vive en Madrid. Con estos textos inéditos, el reto consistía en escribir microrrelatos de sólo seis palabras, tomando como modelo la pieza de Hemingway: "For sale: baby shoes, never worn"...

26 comentarios:

Esteban Dublín dijo...

Extraordinarios todos. Gracias por traerlos, Fernando.

Miguel A. Zapata dijo...

Ya conocía los seísmos (o ciclotimias) de Javier y me parecen bellísimos híbridos de haiku, aforismo y microrrelato. Ser capaz de hacer cantar a niños muertos o titubear a la eternidad es prodigio de poetas. Espero con gran interés su libro.

Anónimo dijo...

Muy buenos, Javier. Fernando, qué ojo tienes...
besos a los dos
Inés Mendoza
(me estoy dando cuenta de que no he firmado el comentario anterior)

Miguel A. Zapata dijo...

Perdón, yo también: quise decir "microtimias", que es como Javier también ha denominado a sus textos. ¿En qué locuras estaría yo para llamar "ciclotimias" a textos tan perfectos, tan equilibrados?

Elías dijo...

Yo añadiría a la descripción de Miguel A. lo de greguerías.

En todo caso, algunos de esos "seísmos" son bellísimos, envidiables.

Un abrazo.

Rosana Alonso dijo...

A mí me recuerdadn a todo lo que decís y a la vez me parecen únicas y propias de Javier, con su toque único.

Un abrazo a Javier, ganas de leer el libro y otro para el Capitán.

Fernando Valls dijo...

También creo yo que estos textos están más cerca de la greguería y del aforismo que del microrrelato. Javier debería de soltar la mano, olvidarse de la disciplina de las 6palabras, y darle al aforismo, o a la greguería, la dimensión que necesite.
Gracias a todos por vuestros comentarios y saludos.

Francesc Cornadó dijo...

Me parecen algo encorsetados los seismos.

Salud

Ginés S. Cutillas dijo...

Estos magníficos textos que podríamos tomar como greguerías se alimentan sin duda del microrrelato y de la poesía: imágenes preciosas en seis palabras que encierran una historia detrás.
Javier nunca deja de sorprenderme.
Felicidades, una vez más, por estas ventanas a su inquietante imaginario.
Ginés

Gemma dijo...

Javier es capaz de concentrar en solo seis palabras el movimiento mínimo responsable de que una frase sea percibida como una narración; en este caso, como un microrrelato. Creo que el fulgor y la delicadeza son los rasgos que definen cada uno de sus textos. Belleza aparte, claro está.
Un abrazo grande

Jesus Esnaola dijo...

Los seísmos de Javier son verdaderas conmociones, es imposible quedarse indiferente ante las reflexiones que generan, las imágenes, perturbadoras muchas veces, que regalan a nuestra imaginación. Y sólo con seis palabras.
Admirable.
Y, si me permites, el nombre de Seísmos me parece extraordinariamente acertado, como si la palabra en su día naciera para nombrar tus textos.

Un abrazo, Javier, gracias, Fernando.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Después de todo lo dicho, que en buena parte suscribo, solo me queda mandarle un abrazo a Javier. Y otro para los amigos de La nave, empezando por el capitán.

Anita Dinamita dijo...

Lo mejor de todo es que parecen fáciles de escribir, cuando sé perfectamente que no lo es.
Gracias, Fernando y abrazos a Javier!

Javier Puche dijo...

Muchas gracias a todos, especialmente al capitán de esta nave intrépida. Mis pequeños seísmos tiemblan de alegría.

Iván Teruel dijo...

Estos seísmos parecen versos que contengan en su interior el germen de la narratividad. En cualquier caso, funcionan como fogonazos turbadores, como pequeños cataclismos en el ánimo de quien los lee (de ahí, como bien dice Jesus, lo acertado de la denominación de estas piezas).

Un abrazo y enhorabuena Javier.

adolfo dijo...

esun honor poner un comentario aqui,y más aún, de este humilde lector, si fernando,estos trazo. trallazos de javier estan entre la verdad y la incertidumbre.verdaderos y grandes
gracias javier, gracias fernando


adolfo belmonte de rueda

Víctor dijo...

Son buenos, se llamen como se llamen. Aunque sí, tienen más de aforismo o greguería que de microrrelato. Pero muchas de esas combinaciones de 6 palabras valen como páginas enteras, porque están implícitas, antes, después o durante. Y el nombre, como dice Jesus, no podía ser más acertado para estos breves temblores.

Araceli Esteves dijo...

Adadmiro la capacidad de síntesis de Javier, al que sigo desde hace tiempo. En sus seísmos poéticos hay
mucha provocación. Y el arte de provocar con tan pocas letras no es cosa fácil.

Nuria Mendoza dijo...

Los seísmos de Javier nos retratan, nos divierten, nos hacen soñar (y temblar). ¡Gracias a Javier por todo ese ingenio, y a Fernando por ofrecernos una entrada en escala Richter!.

Marcos Callau dijo...

En seis palabras...¡qué pasada! Son estupendos. Enhorabuena a Javier Puche.

manuespada dijo...

Me encantan los seísmos de Javier, y el nombre es de lo más acertado, porque provocan un temblor de 12 en la escala musical, como buen pianista que es. Un abrazo.

Maria Coca dijo...

Digno de admiración. Lo sigo desde hace algún tiempo y nunca me defrauda.

Un abrazo.

Isabel González González dijo...

Geniales. Y genial que se llamen 'seísmos'. Una habitación a oscuras y "chak", Javier enciende una breve cerilla que nos ilumina algo.

Melquiades Villarreal Castillo dijo...

Mueven a la meditación; atrapan al lector; simplemente, son interesantes.

Isabel González González dijo...

¡Cómo pule, Rosana! Por eso brillan.

Celsa Muñiz dijo...

Ya conozco algunos de tus seismos, pero así juntos lucen un montón. Eres todo un prodigio del recorte. Enhorabuena, genio.