sábado, 9 de julio de 2011

Contra el borrador del `Estatuto del personal docente e investigador´

.......
Estimados amigos:
Acabo de leer y firmar el documento titulado CONTRA EL BORRADOR DEL ESTATUTO DEL PERSONAL DOCENTE E INVESTIGADOR (http://www.peticionpublica.es/?pi=EstatPDI).
Si estás de acuerdo, la recogida de firmas es aquí:
Por favor, recomienda su lectura a quienes pudieran estar interesados. Gracias.
......

......
* Viktor Obsatz, "Retrato de Marcel Duchamp", New York, 1953.
......

4 comentarios:

Antonio Serrano Cueto dijo...

Ya lo firmé, Fernando. Hace varios años que algunos venimos quejándonos en mi universidad sobre algunos de los males que en el manifiesto se denuncian, pero (y parece un mal de estos tiempos, que lleva camino de convertirse en endémico) los mandamases erre que erre en su estupidez. Un abrazo desde el retiro de Cabo de Palos.

Miguel A. Zapata dijo...

No he leído el estatuto, Fernando, aunque sí lo que la prensa extracta del mismo, así como el artículo de J.A. de Azcárraga en nombre de otras sesenta y tantas firmas más representativas del mundo universitario español que repudian el texto.
Esa sindicación del control externo que se quiere infligir a a la Universidad es, desde luego, un perjuicio a la libertad investigadora y docente, y trae de nuevo a la actualidad el viejo debate del limbo administrativo-formal de las enseñanzas universitarias: ¿hasta qué punto la gestión de los centros de enseñanzas superiores -currículum de enseñanzas impartidas aparte- es libérrima y pública? Este estatuto, desde luego, enturbia todo aún más, al premiar la meritocracia, no del esfuerzo y el talento, sino de la burocracia más rancia e inmovilista. No es de extrañar que los mejores salgan fuera a continuar investigando o labrarse futuros más allá del posgrado: nadie asegura a los cerebros que puedan trabajar en la universidad en la que iniciaron su formación.
También en mi ámbito, la enseñanza secundaria en la ínclita CAM, septiembre llegará cargado de sorpresas (reducción de más de 2000 contratados interinos) y trabajo (esa reducción de profesores interinos en cada centro, nos cargará a los profesores fijos con al menos 20 horas semanales de docencia directa, haciendo imposible la confección de horarios decentes, eliminando gran parte de los apoyos y refuerzos, etc.).
Así está el patio, y lo peor es que estamos acostumbrando el culo a la azotaina, a algunos hasta parece gustarle; como muestra, un botoncico: un compañero veterano, antes de terminar el curso, me espeta que "menos mal que a ti y a mí esto ya no nos afecta, ¿eh?", con unos cuantos compañeros interinos como espectadores consternados de la escena.
Sí nos afecta, a todo el tejido social le afecta el drama en cualquier fibra. Si no comprendemos esto, y nos conformamos con seguir manteniendo el coche en el garaje y la tele encendida las veinticuatro horas del día, mal vamos.
Ahora les pido que no me llamen pesimista. Hoy no, que hay motivos.

Fernando Valls dijo...

Pues, sí, Miguel Ángel, los profesores, los de todos los niveles, hemos cometido el error de mirar demasiadas veces para otro lado, como si la degradación de la enseñanza no fuera con nosotros, sin darnos cuenta de que poco a poco se iba pudriendo. Me gustaría pensar que todavía no es demasiado tarde para protestar, para manifestar nuestro radical desacuerdo.

Emilia Oliva dijo...

¡Cómo está el patio! Pasito a pasito, el proyecto LOGSE, "la democratización" del sector docente con algo tan peregrino como la participación en la gestión educativa de todos los estamentos, llega a la universidad. Cuando llegue al sistema sanitario, estaremos muertos por parálisis del sistema (si es que no ha llegado ya, que sospecho que sí)
¿Qué representación ostentan los sindicatos? ¿A quién representan?
Es lo mismo que el Jefe del Departamento de Orientación (es decir, el pedagogo) en los centros de secundaria. Por ley está presente hasta en la sopa y como además dispone de muchas horas de despacho... tiene mucho tiempo para maquinar, con el aplauso incondicional de equipos directivos e inspección. Lo que ya no tiene ningún peso es el claustro de profesores, pero dejamos que así sea. Si a alguien se le da cancha y tiempo, está claro que ganará el partido. Y en esas estamos.