martes, 30 de noviembre de 2010

Acentos, por Agustín Monsreal

........
Las nuevas normas ortográfícas que recomienda la Academia de la Lengua han producido a ambos lados del Atlántico bastantes comentarios. Véase, a continuación, el que me ha enviado el escritor mexicano Agustín Monsreal.
.......
Pues sí (o será si), es cierto, como diría el célebre (o celebre) testarudo, que no se puede confundir revólver con revolver, pero sí (otra vez sera si), sin ofender a dicho testarudo, la pérdida de su madre con la perdida de su etcétera, frase famosa para demostrar que con los acentos no se juega, como ocurre también con mendigo y méndigo. Y tampoco es lo mismo, por ejemplo:
sólo te mueres y ya
solo te mueres y ya;
ni tampoco:
voy a tomar sólo un vaso de vino
voy a tomar solo un vaso de vino,
ni tampoco:
sólo llegó a la casa
solo llegó a la casa;
ni tampoco:
discute sólo del acento
discute solo del acento,
¿cambia o no cambia el sentido de lo que se dice? Claro que suena igual, pero no quiere decir lo mismo, y para eso en la lengua escrita existe el acento ortográfico, lo que demuestra que el acento en solo es sólo cosa de sentido común. ¿Y qué (que) queda si le quitamos el acento a académicos?, pues acade-micos.
.......

.......
* Agustín Monsreal (Mérida, Yucatán, 1941) es poeta y articulista, en el Excelsior, pero tiene fama de ser uno de los cuentistas mayores de México; junto con José de la Colina, Juan Rulfo, Juan José Arreola y Edmundo Valadés forma parte de lo que podría denominarse la cofradía de El cuento. Revista de imaginación. En 1978 ganó el Premio Nacional de Cuento San Luis Potosí con Los ángeles enfermos. Su último libro, al menos el último que yo conozco, se titula Los hermanos menores de los pigmeos (Ficticia, México, 2004).
.......

15 comentarios:

manuespada dijo...

Los guionistas nos hemos quedado huérfanos, porque nos han dejado sin "guión". Es como si nos hubieran arrancado ese acento de la cabeza con unas tenazas.

Fernando Valls dijo...

Tu comentario, Manu, parece uno de los célebres "Signos de ortografía", de Max Aub; además de la descripción del detalle de un cuadro de El Bosco. Saludos.

Luis Valdesueiro dijo...

Por cierto, y hablando de acentos: ¿Cuál es la lectura correcta de la frase que rubrica el famoso título de Luisa Valenzuela: "El sabor de una medialuna..."? ¿Qué bueno o Que bueno? Lo he visto escrito de las dos maneras.
¡Qué hermosas las palabras tridimensionales, como por ejemplo: vómito, vomito y vomitó! Va de bascas.
Saludos.

Rosana Alonso dijo...

Pues yo los voy a seguir poniendo, vamos dónde va a parar un sólo y un solo.


Un saludo cordial

Propílogo dijo...

Es probable que esté un poco despistado con tanta noticia. Comprendo la intención de unificar -aunque no la comparta- a la hora de la ye y la i griega, de la uve y la be baja. La intención debería ser la de unificar el concepto, por eso sobra. El concepto ya era uno. La cabeza ya nos da para aceptar dos o más nombres de la misma cosa.
En mi ignorancia (la ignorancia se cura, y estoy en ello) siempre pensé que las tildes eran una ayuda para la lectura, según dónde fuera la tilde debía uno acentuar, acertando en la entonación. Ahora, guion, truhan, no llevan tilde, aunque se pronuncien con hiato. O sea, se dice gui-ón, pero no porque se escriba así, sino porque sí.
Y si en lo demás nos dejan poner las tildes donde iban, aunque no las exijan, ¿lo enseñarán en los colegios? ¿habrá una población capaz de poner tildes y otra incapaz? ¿será eso un desastre absoluto? ¿qué habrán unificado?

Saludos
Gabriel

Miguel A. Zapata dijo...

Genial humorada, Manu. Nos pondremos bajo la protección precaria del paraguas de la cursiva, mientras el chaparrón de letras nuevas arrecia. Solos. Solamente.

Pedro Herrero dijo...

Puede que las futuras generaciones deban acreditar conocimientos de escritura cuneiforme, si quieren interpretar lo que antaño fueron normas y con el tiempo pasarán a ser errores tipográficos. Estoy con Rosana, creo que cierta desobediencia civil es saludable. Al menos en el terreno gráfico, ya que no en el fiscal. Después de todo, a JRJ no le fue tan mal.

Sinsellos dijo...

Esta mañana en un bar pedí un café solo:

- ¿Sólo? - Me espetó el camarero.
- ¿Le parece poco?
- ¿Y quiere churros?
- Un churrito solo.
- ¿Sólo un churrito?

Un saludo vespertino a todos.

Fernando Valls dijo...

Luis, le he trasladado tu duda a Luisa Valenzuela. A ver si nos contesta. Saludos.

Jesus Esnaola dijo...

Os preocupáis demasiado. Total, en pocos años, si no sucede ya, las gramáticas y manuales de ortografía vendrán perfectamente integrados en los correctores de los procesadores de texto, ¿os habéis parado a pensar alguna vez en el nombrecito?, y las posibles ambigüedades del lenguaje serán resueltas por el chip de última generación de turno. Y todos tan contentos, bien unificados.

Isabel González González dijo...

Cé varvaridáz!

Fernando Valls dijo...

Luis, me confirma Luisa Valenzuela que debe ser "qué bueno", con acento.

Begoña dijo...

Me armaba bastante jaleo con algunos de los acentos que han quitado, pero me iba acostumbrando a saber ponerlos, ¿Y que hay ahora de todos los textos que tengo por corregir? Me han multiplicado el trabajo. Eso es todo lo que puedo decir, que me hubiese gustado que los dejasen en paz, al menos sabía en qué me equivocaba. Tal vez los siga usando...
Saludos

Rosana Alonso dijo...

Fernando ahora estoy confundida.

El microrrelato de "...el sabor de una media luna...", aparece en Por favor sea breve 2 y no lleva acento el que bueno. Yo siempre pensé que era deliverado, como decir después de toda esta perorata, tampoco es para tanto, es una acción rutinaria, casi aburrida ya por repetida.
Pero si Luisa lo concibió con acento pues cambia mi visión.

Un saludo

R.A. dijo...

Rectifico, en Por favor sea breve 2viene con acento. Lo he leído sin acento en revistas, recopilaciones en internet y hasta en un curso.


Un saludo