miércoles, 29 de abril de 2009

Relatos para leer en el autobús

......
.....
.....
......
Miguel Ángel Arcas, Andrés Neuman y Jesús Ortega, o lo que es lo mismo, los componentes de la editorial granadina Cuadernos del vigía, a los que habría que sumar El Máquina, con sus espectaculares cubiertas, o bien las más discretas y recientes de Francis Requena, se han conjurado en los últimos años para, con la colaboración de diversas instituciones y empresas, regalar en los autobuses urbanos de Granada unos libritos portátiles y hermosos, y de tanta calidad literaria como los que aquí reproducimos. A estos títulos, casi todos ellos inéditos, con una tirada de 12.000 ejemplares, habría que añadir otros similares de Antonio Soler, Guillermo Busutil, Felipe Benítez Reyes, Mercedes Abad, Pablo García Casado, Miguel Ángel Cáliz o la jovencísima Cristina García Morales. Tampoco habría que olvidar los nombres de lo diversos ganadores del Premio de Relatos para leer en el autobús: Juan Jacinto Muñoz Rangel, Joaquín Blanes, Francico Gallardo Rodríguez, Alberto Corral de Diego, Antonio Serrano García, Elena Sanjuanbenito y Cristina Gálvez. Todas estas narraciones se han recogido, además, en dos antologías: Relatos para leer en el autobús (2006) y Nuevos relatos para leer en el autobús (2009).
....
Sin duda esta original iniciativa, que con diversas variantes se ha venido realizando en ciudades como Barcelona, Murcia o Buenos Aires, y en otros medios de transporte, avión, metro o tren, contribuirá en mayor medida al fomento de la lectura y al conocimiento de la narrativa breve, sea del microrrelato o del cuento, que todas las campañas con que, una y otra vez, suelen tropezar las diversas instituciones. Esperemos que en los próximos años la empresa continúe y se extienda por toda la geografía española.
....

24 comentarios:

Antonio Serrano Cueto dijo...

Pues sí que son atractivas las cubiertas, y no menos los autores seleccionados. Que cunda el ejemplo, que son muchos los autobuses y las horas de viaje. Un abrazo.

Píramo dijo...

Hola, he accedido a tu blog de casualidad. Te hago este comentario aquí, en tu último artículo, para que no se te pase por alto. Pero en realidad, quiero hablarte del artículo anterior que dedicas a García Mateos. Ramón fue mi profesor cuando estudiaba en la Universidad de Tarragona; por eso me ha hecho especial ilusión ver uno de sus poemas ondeando en la vela de tu nave. Siempre fue un admirador de la poesía de tradicional oral y ese entusiamo suyo por ese género es lo que me queda de él. Hoy soy yo, quién sabe si por su influencia, un lector empedernido de las gestas perdidas y de toda esa poesía que vive en refundiciones. Quiero destacar su enorme compromiso con la cultura, de la que es adalid en Cambrils. Sin ir más lejos, próximamente prepara un seminario de poesía oral, con la intervención de varios cantautores y ha invitado a Alberto Blecua para una conferencia sobre la utilidad de leer a los clásicos. Gracias por recordarme su figura.

eureka dijo...

Todo ayuda y los cuentos es la mejor forma de enamorarse de la literatura, pero 12.000 ejemplares me parecen mucho viendo el panorama editorial de hoy, ¿te refieres a la totalidad de los títulos con esa cifra, verdad?

La Biblioteca dijo...

Si ya lo digo yo siempre: venir a Granada es siempre una alegría...¿A qué sí?

El libro, que no lo tengo yo (lo reseñará José Cruz Cabrerizo en La Biblioteca Imaginaria) tiene que haber quedado genial, pues lo que sí que tengo es muchos de esos cuentos que lo componen. No cojo mucho el autobús (prefiero tirar de piernas, más en Granada, que no es una ciudad tan grande), pero siempre que subo, miro a ver qué cuento dan.

Besos,

Cristina Monteoliva

Fernando Valls dijo...

Eureka, en la solapa de la antología del 2009 se dice que se han tirado 12.000 ejemplares de cada uno de los títulos. La totalidad de la tirada, de todos los títulos de un año, 2008-2009, es de 144.000 ejemplares. Impresionante ¿verdad?

La Biblioteca dijo...

Las cifras cuadran: los cuentos se reparten en todos los buses urbanos de Granada, que son unas cuantas líneas y unos cuantos coches por línea, y normalmente las cantidades de cuentos para cada bus son aceptables.

Olga B. dijo...

No he tomado el autobús en Granada, pero me leí el relato de Juan S. Vico, ahora incluído en un libro de atractivas cubiertas, por cortesía del autor, y me pareció buenísimo.
En cuanto al formato, son cuadernillos prácticos y de diseño agradable muy apropiados para su lectura en un bus y para que quepan en el bolso e incluso en el bosillo.
Una idea genial de la que podrían tomar ejemplo otras ciudades.

Jesús Ortega dijo...

Hola a todos. Y gracias a Fernando por prestar atención a esta colección de cuentos. Tienen una aceptación enorme, se ha creado como un deseo mimético, la gente los colecciona, pide los relatos al conductor y se agotan en pocos días. Habéis dicho bien: 12.000 ejemplares no venales cada cuento, uno al mes, doce en total, 144.000 ejemplares.

Es una iniciativa que podría reproducirse en otras ciudades. Uno de sus saludables efectos consiste en que "enseña a leer relatos", porque acerca el relato breve a personas que habitualmente están lejos del género. Se produce un efecto de individualización de cada uno de los relatos que resulta muy positivo. La gente empieza a disfrutarlos, les pierde el miedo, los hace suyos.

BACO dijo...

Me parece una iniciativa a imitar. Ójala cuajase algo así en Madrid o Barna.
Enhorabuena a los promotores.

bambu222 dijo...

Una idea estupenda, en un viaje en tren que hice a Granada hace pocos años también regalaban un libro;que cunda el ejemplo, es una forma estupenda de acercar la lectura a todo el mundo.Abrazo.

Ginés S. Cutillas dijo...

Cuando llegué a Granada, hace tres años, me sorprendió la idea de que te regalaran un cuento que duraba justo la duración del trayecto. Más tarde, descubrí quien estaba detrás de esta iniciativa y hoy día puedo alardear de ser amigo suyo y de estar a punto de publicar un libro de cuentos en una de las editoriales que cuida más sus contenidos y a sus autores.
Enhorabuena pues, al equipo de Cuadernos del Vigía que siempre nos regala un nuevo objeto de culto en cada publicación.

Abrazos para Fernando. Me alegré mucho de verte por estos lares.

basiliopc dijo...

Fernando, súmale a las ciudades citadas Murcia. Aquí la Editorial Tres Fronteras (antigua Editora Regional) publica unos libros gratuitos y de pequeño formato en su colección "La biblioteca del tranvía". Obviamente se reparten en este medio de transporte.

Sergi Bellver dijo...

Enhorabuena a Cuadernos del Vigía por la que me parece una iniciativa bella, a imitar en otras latitudes, desde luego. De hecho, una vez le hice una propuesta al Ayuntamiento de Barcelona para algo similar, aunque no obtuve respuesta en ningún sentido. Por lo visto, en Granada han sido mucho más sensibles al tema (debe de ir con el mapa genético de la zona, que desborda arte por todos lados).

¿Los reparten también en esa línea de microbús que deja cerca de la Alhambra y el Albaicín? Ha de ser un placer continuar la lectura a pie...

Abrazos.

Citopensis dijo...

Leer en cualquier lugar es bueno.

Y ciertamente si es de calidad en un medio público pues mejor que mejor.

Y tal.

erato dijo...

Pues yo no sé cómo pasa pero siempre que cojo el bus no hay ni un ejemplar y lo curioso es que no veo a nadie que vaya leyendo.Eso sí, la idea es fantástica y...necesaria.Un saludo.

Hiperbreves S.A. dijo...

Maravillosa iniciativa. Siempre me he preguntado por qué no hay más libros en esos lugares donde perdemos tanto tiempo: guaguas, trenes, aviones, barcos, salas de espera...

Miguel A. Zapata dijo...

Enhorabuena a todos los autores recogidos en esta iniciativa fabulosa, entre los cuales hay algún que otro amigo que me hace sentir orgulloso. Feliz lectura a todos.
PD: Sergi, al subir el Albayzín es mejor abandonar el tránsito de letras y lanzar los ojos a las cosas y a las gentes: toda una experiencia sensorial.

Lauren Mendinueta dijo...

Una iniciativa fantástica que debería copiarse en todo el planeta. Un abrazo

Antonio Tello dijo...

Excelente blog, Fernando. Muy bueno el poema de Ramón García Mateos, quien tuvo la amabilidad de invitarme a leer en el V Congreso José Agustín Goytisolo. Felicita de mi parte a los responsables de Cuadernos del Vigía.
Un abrazo.
p.d. Te enlazo en mi blog de lecturas.

manuespada dijo...

Qué iniciativa tan buena, para que luego los editores digan que los cuentos no tienen tirón, ¡si se los quitan de las manos!

Cristina García Morales dijo...

Lo que más me gusta de los cuentos del bus es que contribuyen a mi (nuestra) formación shandy. ¿Verdad, Ortega?

miguel A cáliz dijo...

Gracias Fernando por conducir este autobús de cuentos que es la nave de los locos. Si algo son los blogs, es un fantástico recorrido con millones de ventanillas.

...Carmen... dijo...

Me he cansado de vender la antología en la feria del libro... jajaja

Me parece una excusa exquisita para realizar una mirada escudriñadora por lo mejor de la narrativa breve en español. Es memorable.
En esta segunda entrega que aparecen nombres reconocidos ya, destacan cuentos impresionantes de personajes que serán relevantes de aquí a poco. Grande.
El trabajo del equipo editorial y la apuesta de rober son acertadísimos, mi enhorabuena.

Dario dijo...

Mas vale tarde que nunca, acabo de ver esta entrada y no he resistido la tentación de aplaudir esta iniciativa. Los colecciono, aunque me falta alguno...¿tendra la culpa mi coche?.

Son fantasticos y cada años sube la categoría de los autores. Mi heroe "Andres Neuman" es colosal, resuelto, y gracias a Dios y a los atascos, da tiempo a leerlo en un momentico. Buena iniciativa... un saludo Andres.