miércoles, 22 de abril de 2009

Dos poemas de XELO CANDEL

....
Busqué el aire y el aire me envuelve.
Breve el sueño, rumor tibio la tarde.
Silencio el aire en el que vivo,
sed blanca sin voz ni palabra.

El tiempo del vacío ha llegado.

Dejad que me revuelva en la piedra,
la muerte desierta descansa,
camina sola por el mundo insomne.
Los pájaros sin hojas huyen.

Calma es irse. Es volver.
Distancia es decir lo contrario.
--- .....
Regresar es ver el dolor al otro lado.
No avanzar ni retroceder. Comprender despacio.

La voz despeñada como un río corriente abajo
llegando a duras penas. Escuchar su caída.

Un golpe húmedo y oscuro
que deja al cuerpo despierto sin orilla

Y es fría la noche ajena que le arropa ,
la penumbra que vence los ojos sin lenguaje.

En la memoria todo se vive, nada vuelve.
Irse es olvidar lo que no se recuerda.
.....
* Xelo Candel (Carcaixent,Valencia) es doctora en Filología Hispánica por la Universidad de Valencia. Ha sido profesora en Bucknell University, en Ohio University y desde 2003 en Saint Louis University, Madrid campus. Ha publicado los libros De lo vivo a lo pintado. La poética realista de Max Aub en el ámbito de la Modernidad literaria (2008), El realismo dialéctico en las poéticas de Luis Rosales, Ángel González y Luis García Montero (2003) y en breve verá la luz Victoriano Crémer y José García Nieto. Epistolario inédito (1944-1976). Ha editado los libros El romántico Ilustrado. Imágenes de Luis García Montero, con Juan Carlos Abril (2008), Luis Rosales después de Luis Rosales (2005), La casa encendida, de Luis Rosales (2002), Subversiones, de Max Aub, con Dolors Cuenca y Rosa M. Belda (2001) y Diario de Djelfa, de Max Aub (1998). Como poeta ha publicado Los comediantes (1995), A destiempo (Premio Miguel Labordeta, 2003) y La arena (Torremozas, 2007). Estos poemas son inéditos.
.....

3 comentarios:

eva luciérnagas y zarzamora dijo...

Tienen algo de la poesîa de Labordeta e Hierro estos poemas, Màs cercanos, estos versos, eso sî.

Este poema, es una joya.

Gracias y un saludo.

Pedro Herrero dijo...

En el primer poema, 12 tiempos verbales repartidos en 11 versos aguantan una estructura tan firme como turbadora. Los escasos adjetivos tienen así una consistencia que los hace imprescindibles. Yo creo que no hay fórmulas para convocar la emoción en un texto. Pero cuando esa emoción se detecta, es inevitable bucear para buscar los borradores que la han hecho posible. ¿De dónde sale un verso como “Distancia es decir lo contrario”. Felicito a la autora.

carmen serrano gutierrez dijo...

Hola Fernado!!
Querí decirte que tienes un premio en mi musica al teatro.
Besos