domingo, 19 de abril de 2009

Antonio Serrano Cueto, ganador del Premio de microrrelatos El Basar

....
"El autobús circular"
.....
Cuando el autobús se detiene orillando la acera, las sombras de los viajeros se apoyan detrás de los cristales cubiertos por el vaho. La lluvia torrencial de las últimas horas ha concedido una tregua y, aunque ya es hora oscurecida, de nuevo se aprecian el alzado de los edificios y el perfil serpenteante de las carreteras. Debajo de la marquesina un hombre permanece quieto, apretando el frío metal de la moneda en el bolsillo. Al ver la pesadumbre de su rostro, el conductor, figura enteca y siempre impasible, se permite esta vez una mirada de indulgencia, de complicidad ante el duro oficio, y lo invita a subir con un leve movimiento de cabeza. De pronto un tropel de escolares asoma por la esquina. Vienen pugnando por voltear bien alto la moneda. El autobús espera la carga infantil y, oscuro bajo la noche solitaria, reemprende la marcha. Sólo que en este viaje los escolares no cantan.
..
...... ....
* Antonio Serrano Cueto (Cádiz, 1965) es profesor titular de Filología Latina en la Universidad de Cádiz. Dedica su investigación a la literatura latina del Humanismo. Es autor de numerosos trabajos sobre esta parcela (Erasmo de Rotterdam, Polidoro Virgilio, Fernando de Arce, Diego de Guevara, Ambrosio de Morales, fábula, paremiología, epitalamio, etc.). Por ser pionero en España en los estudios sobre Polidoro Virglio, ha sido nombrado miembro de la Accademia Raffaello de Urbino (Italia). Su último libro se ocupa de Polidoro Virgilio. Libro de proverbios (Akal, Madrid, 2007). Ha sido director del Servicio de Publicaciones de su universidad y desde el 2002 es secretario científico de la Colección Palmyrenus, del Instituto de Estudios Humanísticos (Alcañiz). Escribe poesía y microrrelatos, que permanecen inéditos. Mantiene en la red el interesante y activo blog El baile de los silenos.
....
.......
* El jurado del Premio El Basar, de Montcada, estuvo compuesto por Sonia Hernández, Juan Antonio Masoliver Ródenas y Fernando Valls.
..
* La primera foto es de Luis Matilla y en la segunda aparece Antonio Serrano Cueto.
.........

17 comentarios:

Laura Nicastro dijo...

¡Hermoso! Tan universal que tanto podría ser Madrid como Buenos Aires.

Angel Duarte dijo...

¡Espléndido!

Pedro Herrero dijo...

Antonio, eres el primer contertulio de la nave a quien he podido conocer finalmente en persona, y huelga decir que fue un encuentro de lo más emotivo. Vuelvo a felicitarte por este galardón, conseguido con un texto del que me llama la atención el equilibrio entre todos los ingredientes que manejas. Mides al máximo la sobria descripción del entorno, la indispensable referencia de los dos personajes siniestros que sólo intercambian miradas, y la sucinta alusión al grupo de escolares, cuya juventud no requiere más adjetivos. El hecho de que el autobús se aleje más oscuro aún que la noche, para mí, revela el respeto con el que te has enfrentado a este mito clásico. Enhorabuena.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

¡Pues cómo me alegro! Sólo puedo decir de Antonio cosas buenas. Excelente noticia.

Cristóbal dijo...

Estupendo microrrelato. Mis felicitaciones al autor por el premio, por la obra y, ya puestos, por el blog.

Toni dijo...

Excelente relato y justo premio el de Antonio, al que tuve el placer de conocer y saludar durante la velada. Enorme empresa le aguarda, pues la organización le invitó a presentar el próximo otoño un libro de microrrelatos que iniciará colección y dará inicio a la siguiente convocatoria.

Olga B. dijo...

Soy lectora de su blog prácticamente desde que lo inició, y me alegra enormemente la noticia.
Muchas felicidades para él y gracias por informarnos.
Un saludo.

Lauren Mendinueta dijo...

Miles de felicidades para mi querido amigo Antonio. Un saludo para tim gracias por la noticia.

eva luciérnagas y zarzamora dijo...

Un buen relato circular que contiene los ingredientes de la serpiente que se muerde la cola,fundida en la lluvia y la serpentante realidad bajo un toque màgico, que voltea la cara y cruz de una misma moneda.

Felicîtalo de mi parte, ya me paseo por su blog.

Gracias por darnos a conocer a uno màs.

Un abrazo.

Ginés S. Cutillas dijo...

Felicidades a Antonio.
Un gran cuento. Si señor.

Un abrazo,
Ginés

Dario dijo...

Preciosa forma de describir una escena cotidiana en torno al devenir de un autobus y sus pasajeros. Con pocas palabras Antonio Serrano Cueto, sumerje al lector en la cotidianidad de los personajes que van formando parte del recorrido "circular" del autobus. Un final abierto a la imaginación del lector.
Bello y cuidado relato.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Mil gracias, Fernando. Y gracias también a tus lectores por sus amables palabras. Con Toni Quero apenas pude hablar y con Pedro Herrero me hubiera gustado charlar más tiempo.

Un lector dijo...

Querido Fernando: Soy un fiel lector de tu blog, que recomiendo con frecuencia y entusiasmo, si bien no tengo costumbre de intervenir en él básicamente por dos razones: porque lo que yo podría aportar aquí es casi nada y porque no me gusta -en ningún caso- el anonimato.

Hace unos días tuve ocasión de coincidir en Santander contigo y con tus compañeros del Premio Nacional de la Crítica, entre los que se encontraban algunos que, junto a ti y como tú (García-Posada, Julia Uceda, Santos, Juana, Basanta... por citar algún ejemplo), han hecho la literatura española más grande. No solo escribiendo sobre los libros ajenos, sino convirtiendo la propia crítica una literatura más, y no precisamente la menos notable.

(No estoy diciendo aquí, en cualquier caso, nada que no haya escrito, publicado y firmado antes, así que no me extenderé de forma innecesaria.)

Enhorabuena por todo.

Cuentas -contáis- con mi admiración de siempre.

Verdaderamente, teneros cerca, aunque sea durante unos días, permite aprender cosas que confirman, como diría nuestro admirado Cunqueiro, que o mundo é moi fermoso.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Si me permites, Fernando, continuaré el comentario anterior, porque he pulsado la tecla para enviarlo antes de haberlo terminado.
Quería añadir que para mí fue un placer estar allí y conocer a Laura Grau, Juan Antonio Masoliver, Sonia Hernández, Pedro Herrero (un abrazo, Pedro). Mis compañeros de mesa (tres finalistas de los cuatro restantes: Marta Finazzi, Josep Martín y Esteve Compte; Diego F. Rincón no pudo asistir) hicieron más grata la velada. Quiero mencionar expresamente a Josep Martín, una persona encantadora. Es una pena que tú, Fernando, no pudieses asistir, porque me hubiera gustado conocerte y charlar contigo fuera de los límites de la bitácora. En mi breve intervención dije que me había parecido modélica la organización del certamen. Hacer partícipes del acto a todos los finalistas y a algunos seleccionados (además de al ganador del año anterior) indica el talante de los organizadores. Por otra parte, creo que del centenar de asistentes, sólo dos no hablan catalán, Carmen, mi mujer, y yo. Pues bien, en ningún momento ello fue un problema. Todo lo contrario, hubo sobrados gestos de deferencia lingüística hacia nosotros. No tengo ninguna queja. O sí, una: que no haya más certámenes como éste. Abrazos para todos.

Isabel González dijo...

Me ha gustado el uso de la moneda como símbolo de la vida y de la muerte. El hecho de que los escolares pugnen por lanzarla bien alto para que su destino cambie, para darle la vuelta, para que si es posible, a la moneda le crezcan alas y ya no baje nunca. Me conmueve la complicidad entre el conductor y el pasajero. Un relato perfecto a la manera clásica. Tejido sin estridencias y perfectamente cerrado. Me ha recordado el 'Ómnibus' de Cortázar. ¡Enhorabuena!

Herman dijo...

Un relato excelente, justo ganador del certamen. Mis felicitaciones para su autor, al que sigo desde hace tiempo gracias a este milagro llamado Internet.

Citopensis dijo...

Envidiable.