lunes, 13 de abril de 2009

Corín Tellado

.....
.....
Si a los escritores hay que juzgarlos de acuerdo con sus pretensiones, la recién fallecida Corín Tellado merece respeto, puesto que sólo pretendió ganarse la vida con sus fábulas. Lo consiguió con holgura, aunque para ello tuviera que trabajar a destajo, como una escribidora. Dicen las crónicas que ha sido la escritora más prolífica en castellano, la más leída en español, tras Cervantes, según la Unesco. Los datos fríos son los siguientes: 82 años de vida; más de 4.000 novelas cortas del género rosa o sentimentaloide; 400 millones de ejemplares vendidos; ningún reconocimiento literario, quizá porque sus libros poco tenían que ver con la Literatura. Es probable que las únicas muestras de respeto, digamos intelectual, se las proporcionaran durante los años setenta los estudiosos de la entonces llamada sociología de la literatura, con Andrés Amorós a la cabeza; y algo más tarde, Guillermo Cabrera Infante, quien corregía las pruebas de la revista cubana Vanidades, en la que ella escribió desde 1951, y Mario Vargas Llosa. Ambos le rindieron visita en 1981, aunque el peruano reconoce no haberla leído nunca.
......
Después, con la llegada de la democracia soltó un poco la pluma y en 1979 publicó con seudónimo, Ada Miller, 26 novelas eróticas de bolsillo. Hasta 1985 trabajó para Bruguera, con la que tenía un contrato en exclusiva, asi que cuando la editorial quebró se sintió liberada, y en 1993 publicó su primera novela -digamos- larga, Lucha oculta (1993), un retrato de la España de la transición, a la que le siguieron tres más. Corin Tellado siguió escribiendo hasta el final de su vida y es uno de esos raros casos de escritor, al que todos nos hemos referido en alguna ocasión, sin haberla leído jamás. No sé si hubiera merecido la pena, pero parece ser que con sus libros disfrutaron otros lectores, muchísimos, a los que les dio lo que querían, y eso ya justifica una existencia. Lo digo con el respeto, que ella, mujer brava, exigía. Así sea.
.....
.....

10 comentarios:

eva luciérnagas y zarzamora dijo...

Supongo que fue màs una escritora social que una literata nata. La novela rosa española lleva su nombre, y se leyô por toda Latinoamérica,y allende, como Marcial La Fuente Estefanîa y sus novelitas de vaqueros. Sembraron aquella época de novelas que se podîan cambiar por pocos chavos,como los comics del Capitàn Trueno y las historias de Roberto Alcàzar y Pedrîn. Leî muchas de ellas, y unas me hicieron soñar, otras llenarme la cabeza de aventuras, en aquellos despoblados y censurados desiertos. Sus novelas erôticas valen un buen pase.

Saludos, y gracias por el post.

BB dijo...

Corín Tellado, al igual que
Barbara Cartland en Inglaterra,
fueron las reinas de la "novela
rosa".
Las novelas rosa, preferidas por
lectores poco exigentes, sólo interesados en los relatos sentimentales, sin complicaciones,
ni pretensiones literarias.
Se le rendirá el homenaje que
merece, dada la popularidad de
que gozó. No fué una Bronté,
o Austen o Virginia Woolf, pero.
muchos la recordarán.
Descanse en paz.
BB

ismed dijo...

Si duda él mejor homenaje lo recibió en vida, cuantos la leyeron o compraron alguna de sus obras, dieron su apoyo a este género rosa, y a Corín Tellado.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Totalmente de acuerdo con tus reflexiones.

Hiperbreves S.A. dijo...

La verdad es que nunca he leído a Corin Tellado, pero con ella me ocurre como con Alberto Vázquez Figueroa, algo tienen que tener cuanto tanta gente les ha leído. Quizá su literatura no sea nada del otro mundo, pero al menos han conseguido llegar a millones de personas que, probablemente, jamás se hubieran terminado un libro de Cervantes, Kafka, Cortazar o Vargas Llosa. En la literatura debe existir de todo, desde lo más básico a lo más elevado. Esta señora tiene un mérito enorme. Escribir 4.000 novelas, sean de la calidad que sean, no está al alcance de casi nadie. Descanse en paz.

Por cierto, ¿alguien podría recomendar alguna obra suya? ¿Cuál sería su obra cumbre? Me gustaría leerla.

Loc@ dijo...

¡Qué guapa fue! ... por la foto que pusiste. De pequeña leí todo lo que se me ponía a la mano -mi padre tuvo un kioscO en el que, además de vender chucherías y frutos secos, cambiaba y vendía novelas de las de entonces-. Pese a ello, y a haber leído Hazañas Bélicas, Capitán Trueno..., las del Oeste de Marcial Estefanía y más, nunca se me ocurrió leerla ¿o quizá sí y lo olvidé? Sea como fuere, escribió por dinero, motivo por el que trabajamos la gran mayoría, excepto los que tienen la enorme suerte de disfrutar con sus realizaciones cual parto fructífero. Besos
PAQUITA
NOTA: MI MADRE VA A CUMPLIR LOS 81. Son, era y es, casi de la misma edad.

Isabel González dijo...

Una amiga chilena me contó que de niña, leía a escondidas novelitas rosa en las que a todas las mujeres les 'palpitaban las sienes'. Ella no entendía muy bien esta frase, pero la leía con clandestino deleite porque imaginaba algo turbio que debido a su corta edad todavía no alcanzaba a descifrar. Qué decepción cuando se enteró de su verdadero significado. Yo, paradojas de la vida, desde que me contó esta historia, no puedo leer la dichosa frase sin intuir algo escabroso.

Citopensis dijo...

Ganarse la vida escribiendo.

Con la imaginación como arma inefable.

Poco más que decir.

Grande.

Margot dijo...

Pues no puedo evitar pensar que fue una señora prescindible en la cultura española, que lo único a lo que contribuyó fue a mantener un estereotipo de mujer harto deleznable, que de ideología franquista mantuvo su vida y una religiosidad de calceta gris y mantilla...

Lamento cualquier muerte pero no pienso pasar por el aro de decir que qué bueno era el muerto. No si hablamos de su relevancia literaria. La humana será cosa de los suyos, y así debe ser.

Un saludo.

Margot

Inmates dijo...

me ocurre igual:

Nunca la he leido y tuve la posibilidad porque Vanidades era parte de mi casa.

He estado buscando libros gratis de esta autora y se encuentran en algunos web sites, pero no es facil

Que decir...Tellado da de que hablar y eso que nadie la lee, so pena de ser tildado superficial.

Creo yo que alguien le puso el sanbenito ese.

Y para mi asombro en otros paises es muy leida y respetada.