jueves, 30 de abril de 2009

MARÍA FABIANA CALDERARI

.... ....

----------"No fui yo"
....
El niño que escondió los siete lápices de Lucila detrás del armario del aula.
El que asentó un puño embrutecido en la nariz del muchacho medroso del barrio y escupió a la anciana desde el segundo piso.
Ni siquiera volví a ver a la mujer que se embarazó después del primer aniversario de su viudez.
Me inculpan, sin razones ni motivos.
....
-----
----------
"Salvación"

....
En medio del vórtice del mundo, me pongo a resguardo en las ficciones, por más mínimas que acontezcan.
....

--------
--"Gajes literarios"

....
Entrada la noche, se quita el sombrero. Desabotona la camisa, el pantalón y baja sin cuidados la cremallera.
Envuelta en túnicas rosas y blancas se dispone a escribir. Enérgicamente lo hace…
“La belleza exterior no es más que el encanto de un instante”, inventa.
En la mañana, la dama zurce sus prendas masculinas y regresa confiada a las calles de París.
(Homenaje a Amandine Aurore Lucile Dupin- George Sands).
....
...
----------"Detrás de los muros"

Los viernes en la noche suelo verla.
El restaurante barroco acostumbrado, que elige ella… Única, resplandeciente, seductora.
....
Un leve temblor me asalta siempre. Se esfuman mis años cuando la miro. Estas emociones a mi edad, pienso…
Persigo cada movimiento suyo.
.....
Ella intuye mi presencia. Se aproxima a la mesa reservada, se sienta.
....
Su sonrisa me pertenece, aseguro.
Finalizada la cena, en el tocador arregla su pelo, colorea sus labios.
....
Escondido detrás de los muros, contengo esta pasión adolescente, mientras su marido paga la cuenta, la toma del brazo, roba la sonrisa y se la lleva a su casa.
....
....
----------"Ilusión imprevista"
.....
Una interminable hilera de jovencitas, apiladas en la sala del teatro Perraultt, sueña el protagónico de la obra a estrenarse. Avanzan ágiles y a desgano.
Quedan las últimas. Los encargados no encontraron a ninguna que encuadrase en el personaje. Se apagan varias luces, pasada la medianoche. Los ecos inundan la sala. La empleada del teatro ordena a su hija que colabore con las tareas de orden y limpieza.
Los cuchicheos entre el director de la obra y el resto de los actores sorprenden a una niña de rodillas, fregando el escenario, con un estropajo entre sus manos.
-He ahí a la princesa- señalan complacidos.
.....
.....
----------"No es mi padre"
....
Ese hombre frío, no es mi padre. Ese rostro de otro no me ha besado nunca.
Desconozco enteramente al hombre muerto. Muerto, no es mi padre.
...
......
* Fabiana Calderari (Jujuy, Argentina, 1972) estudió Derecho en la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino, en la provincia de Tucumán, donde se licenció, pero ejerce su profesión en la provincia de Santiago del Estero. Colabora habitualmente en el diario El Liberal, de la citada ciudad. Tiene un blog titulado Brisa de letras.
....

5 comentarios:

Antonio Serrano Cueto dijo...

Conozco a María Fabiana porque he visitado algunas veces su blog y ella ha visitado el mío. Son buenos estos microrrelatos, con su punto poético e irónico a la vez. Me gusta especialmente "Gajes literarios" y, sobre todo, el uso tan certero que Fabiana hace de las frases breves, que son como guiños de un flash que va iluminando el relato. Gracias por esta muestra y un beso para Fabiana.

Hiperbreves S.A. dijo...

"No es mi padre" me parece un microrrelato excelente. Enhorabuena, María Fabiana, y no abandones las distancias cortas.

Pedro Herrero dijo...

Me quedo con “Ilusión imprevista”. Escrito con austeridad, como si fuera un guión cinematográfico, que avanza hacia esa última imagen, muy sugestiva, de la joven princesa fregando el escenario. Tan breve como efectivo.

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Gracias a Fernando.
A todos...por sus gentiles comentarios.
Un verdadero placer para mis letras.. Enloquecidas..bailando el "Danubio Azul"... en España.
Saludos cordiales.

Sergio Francisci dijo...

Celebramos la voz que piensa "por más mínimas que acontezcan" y honramos la mano epitafio que escribe "No es mi padre".

Un saludo
Una reverencia
de La Biblioteca Fabularia