martes, 28 de abril de 2009

RAMÓN GARCÍA MATEOS

.....
.....
______-Tríptico del reloj de sangre
......
I.
......
La eternidad es mi memoria esdrújula,
aluvión de los tiempos sucedidos
que arrastra entre sus aguas las palabras
sabias de compasión. La eternidad.
La eternidad es mi memoria invicta,
suma de instantes, vuelo azul del aire
donde la luz se despereza y canta
para nombrar el mundo. La eternidad.
La eternidad es la memoria mía,
la memoria del agua en los estanques,
de la tierra labrada en los tardíos,
de mi triste orfandad endomingada.
A eternidad me huelen las palabras
y a memoria sin fin sabe la muerte.
..

...
II.
....
Vuelvo a sentir sobre el costado izquierdo
el desgarro punzante del castigo:
cuchillada de hielo y sal marina
que atraviesa la carne del futuro.
Vuelvo a sentir el fuego y la lanzada
que arrebata destinos verticales:
el hambre y la derrota cabalgando
a espaldas del dolor y del tormento.
Como un cáliz de sangre declinado
mis palabras en vuelo se entrelazan
y claman con dicterio sedicioso:
clama la luz sobre los blancos árboles,
clama la noche bajo las estatuas,
clama mi corazón su triste muerte.
...
..
III.
......
Me vence tantas veces la tristeza
que ronda las volutas del hachís:
Zure tristura suena en un C.D.
y rompe el alba el himen de la duda.
Tristeza sin motivo ni horizonte,
si acaso el brillo de esta muerte lenta
que roe imperturbable mis cartílagos
al compás de tu voz y una canción.
La tristeza es aroma de membrillo,
escabel escorado al desconsuelo.
La tristeza es un triángulo equilátero,
puntal del corazón y su amargura.
Si tristeza es tristeza sin escaras
la torna el corazón melancolía.

...........
.......
* Ramón García Mateos (Salamanca, 1960) es profesor de Lengua y Literatura españolas en el Instituto de Enseñanza Secundaria de Cambrils (Tarragona), labor que durante muchos años compaginó con la de profesor de Literatura Española en la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona. Es autor de los libros de poemas De una eterna voz (1986) —conjuntamente con Leopoldo de Luis—, Triste es el territorio de la ausencia (1998), Como el faro sin luz de la tristeza (2000), Lo traigo andado (2000), De ronda y madrugada (2001), Morfina en el corazón (2003) y Como otros tienen una patria (2007), libro ganador del Premio Internacional de Poesía Ciudad de Salamanca. Su primera incursión en el terreno de la prosa literaria fue Memoria [amarga] de mí (2006). Ha publicado numerosos trabajos de investigación, centrados especialmente en el análisis de la relación literatura-folclore, entre los que destaca el libro Del 98 a García Lorca. Ensayo sobre tradición y literatura (1998). Junto a Carme Riera, es el responsable de la edición crítica de la Poesía completa (2009) de José Agustín Goytisolo. En recuerdo y homenaje del poeta catalán, coordinó el volumen misceláneo Tempestades de amor contra los cielos. Homenaje a José Agustín Goytisolo (2000). Asimismo, es editor de la antología Palabras frente al mar (2003). Además, ha traducido al castellano la poesía completa del poeta catalán Gerard Vergés, que vio la luz bajo el título La raíz de la mandrágora (2005). Y fue fundador y codirector de la revista La Poesía, señor hidalgo. El poema que publicamos es inédito.
.

7 comentarios:

Alexis Díaz Pimienta dijo...

Gracias por compartir este hermoso poema de Ramón, buen poeta y mejor amigo. Y gracias también por este activo y necesario blog, Fernando. Un abrazo poético.
Alexis

Esmeralda Martí dijo...

Bonito poema de mi amigo Ramón. Gracias por meterlo en tu blog con esas bellas fotos.
Eternidad o vida, memoria o muerte. Dolor en el camino, melancolía y olor a membrillo en el corazón. Conozco esa melancolía y esa desazón. Palabras para la inmortalidad, para luchar contra las puñaladas en el costado izquierdo que nos da la vida.
Interesante blog.
Un saludo desde Asturias

Tomàs Camacho dijo...

La lengua en el corazón de la poesía tienes bañada.
Estanque de agua hermosa, de palabras aromadas, tus poemas.

Ese extraño romanticismo en el día de hoy.

silente dijo...

¡Qué color tienen los poemas de Ramón! amigo y compañero de viajes en barca de sueño bajo una luna de sangre. Nos vemos pronto. Es un placer leerte.

Vicente Llorente

entrenomadas dijo...

Un poema bellísimo, lleno de luz y abismos. Lo tomo prestado para mi blog.

Saludos,

Marta

Hortènsia dijo...

Como siempre tu poesia me emociona caballero amigo.
Me encanta ver que sigues ahí con tus versos.

jambrinamusic dijo...

Precioso poema de Ramón. Un abrazo muy fuerte para él y su familia.
Alberto Jambrina, Zamora