jueves, 16 de abril de 2009

Cristina Elda Nieto

....
....________"El pelado"
.....
Por fin ha nacido la criatura. Ese ser de menos de tres kilos la tiraniza. No comprende su afán de fruncir la cara morada para destaparse la nariz. La maneja con el llanto, el sueño cambiado y los cólicos intestinales. El odio y el miedo, sus dos grandes compañeros, la invaden, la marean. Creía que, expulsándolo, mermarían la angustia y el peso entre las piernas. Cambió por el ardor del tajo recosido, los entuertos y la casi muerte, con las piernas colgadas como cristos. Y ahora él, ahí, para siempre, metido en su intimidad y a su merced. Demasiado. Los dos, atados al mundo por casualidad y expulsados por el ogro del palacio. Solos de toda soledad. Con ese desamor cuando se miran. Le pasa un dedo por el cráneo lampiño, aún abierto.

....
* Este microrrelato obtuvo el Premio Márgenes.
......

* La foto es de Francesca Woodman.
..

22 comentarios:

Juan Carlos Márquez dijo...

No me terminar de convencer, Fernando, lo encuentro algo abstracto y efectista. Lo del miedo y el dolor unidos al verbo "invadir" es un territorio común (cuando no es "invadir" es "inundar"). No sé, para gustos los colores. Está más o menos bien escrito (eso que suele entenderse por bien escrito), pero me deja frío. Me parece meritorio, pero para mi gusto no alcanza la redondez. Mi enhorabuena, por supuesto, para la ganadora.

Andrés Portillo dijo...

Tremendo relato. Lo leí dos veces para que me durara más. Saludos

Citopensis dijo...

A mi me parece magnífico... la puerta abierta para el lector. De par en par...

Isabel dijo...

Es...demasiado, quizás debería respirar por algún sitio. Es mi primera impresión.

Saludos

Ada dijo...

Me parece un micro real, con ese punto de dureza que encierra la realidad.
Distingo el horror de enfrentarse a la manipulación recién descubierta del corazón, de la sangre, de una parte que se desprende y crea una continuidad independiente pero que atrapó a la tuya para siempre.
Desde mi punto de vista, creo que este micro sí es redondo, lo observo en esa frase: "Y ahora él, ahí para siempre, metido en su intimidad y a su merced", esa redondez es abierta, un ciclo que acaba frente a todos los que esperan ser vividos, y que comienzan justo en el momento de la expulsión. El miedo al futuro, la pizca de rencor por la angustia que no desaparece, y porque tu vida cambia con esa brutalidad que la despoja de todo lo anterior y no podrá ser recuperada. Ese desamor que pronto tomará la forma de amor incondicional e indulgente.

Graciela dijo...

Fernando: hace poco descubrí tu blog y enhorabuena, hasta me animo a enviar un comentario. Es la primera vez que escribo a un blog.Coincido con J.C.Márquez, además las expresiones " la casi muerte", me parece desafortunada y "Solos de toda soledad" tan común.Qué raro con ese jurado.Me gustó más el relato de Sipán y ni que hablar del de A. Serrano Cueto, " ínfulas de pájaro" que además tiene poesía.Se desanima uno cuando ni siquiera lo seleccionan,gajes de aficionados,pero se conforma, a veces cuando lee los premiados,no siempre son los mejores, subjetividad de por medio,ni siempre mejor que el propio. Será que estoy, como el pájaro de Antonio, herido.

S dijo...

Hacia el final, el texto logra crear un clima oscuro y siniestro, que -al menos eso me pasó a mí- pone los pelos de punta. "Le pasa un dedo por el cráneo lampiño, aún abierto": uno no sabe qué pasará con la criatura, a merced de la madre, a merced del autor. Creo que es excelente.

eva luciérnagas y zarzamora dijo...

Fernando, (disculpa si te llamo por tu nombre, sin conocerte).
Me hubiese gustado que colgases algunos otros de aquellos que no se llevaron el premio. Este micro, es sin duda, crudo, sugerente, y està muy bien escrito, pero, a mî no me inspira ningûn premio.

Un saludo y muchas gracias por tus entradas, que cada dîa, me hacen viajar por pàginas, que no siempre, tengo la oportunidad de pasar, o de descubrir, sencillamente. Fue una suerte el encontrarte.

Araceli Esteves dijo...

A mí el relato me ha gustado mucho.He sido madre dos veces y me parece muy acertado el modo en el que la autora refleja ese estado tan particular, mezcla de desorden hormonal y miedo, casi pavor de tener a ese ser frágil,tan cercano y a la vez tan marciano dependiendo enteramente de ti. En cuanto a los premios y los premiados, eso sí que me parece de lo más misterioso.¿Por qué motivo entre varios buenos relatos uno es ganador y otro no? ¿Qué hace que el jurado se decante por uno en particular? ¿Cuánto hay de casual en esa elección? Y del otro lado...¿qué es lo que hace que un autor se decante por mandar un relato de los muchos que tiene escritos y no otro a un concurso?

Eureka dijo...

Es brutal y crudo, como decís, pero es muy valiente, políticamente incorrecto incluso, por eso ha ganado el premio. No cae en lugares comunes. Para mí está logrado y expresa en plenitud las contradicciones que acarrea el nacer para los dos seres que protagonizan el momento.

manuespada dijo...

Me gusta el relato, sobre todo la última frase, pero si hubiera tenido que elegir habría preferido el de Sipán, me parece que tiene menos flecos para ser un micro, sin las divagaciones del último tercio de "El pelado". Pero vamos, que está muy bien. Esto de los concursos es tan subjetivo, que una vez eliminada la paja, los textos seleccionados suelen ser tan buenos, que al final todo lo decide el gusto personal del jurado, como es normal.

Juan Carlos Márquez dijo...

Se comentan a menudo, sobre todo cuando se trata de microcuentos, las bondades de los finales abiertos, como si fueran por naturaleza mejores que los cerrados. Me llama la atención.

Isabel González dijo...

Una mujer dando a luz "con las piernas colgadas como cristos". Basta esta metáfora para darle el premio. Es un relato que sobrecoge. ¿Es tal vez un poema? La autora se ha entregado en el texto, no se ha limitado al juego fácil y nos ha estremecido. Literatura buena. Jurado valiente. Arriesgada escritora.

eva luciérnagas y zarzamora dijo...

Si, Eureka, todo lo polîticamente incorrecto, està de moda, de acuerdo contigo en eso, y felicidades para ella.

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Gracias por dar a conocer este relato. Lo estaba esperando...Es bueno..
Pero con mi escasa autoridad, me atrevo a confesar que " INFULAS DE PAJAROS" me hizo realmente volar!! Enhorabuena que nadie circunscriba los gustos...Saludos cordiales desde Argentina, Santiago del Estero.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

A mi juicio hay cierto efectismo en el relato, pero eso no quiere decir que no sea bueno; creo que refleja muy bien un estado de ánimo habitual tras un parto, de desconcierto o desasosiego. La misma sensación que consigue transmitir el texto.

Didier dijo...

por fin alguien utilizó mi báscula para pesar neonatos.

Hiperbreves S.A. dijo...

No creo que sea un microrrelato de los que recuerde pasados unos meses. Me parece digno, pero no me atrapa ni me conmueve ni me sorprende ni me hace llorar ni me hace reír... No sé, está bien, pero me deja frío... También estoy con Juan Carlos Márquez en eso de la tiranía de los finales abiertos, ¿por qué es mejor contar a medias que contar a secas?

PD: Donde puedo leer los otros relatos, en especial el de mi admirado Óscar Sipán. ¿Alguien lo sabe?

Antonio Román dijo...

Sólo una apreciación, estimado Fernando, en cuanto a lo dicho por el primer comentarista: la RAE da la razón a la autora de este micro en cuanto al uso adecuado que hace del término "invadir" (territorios comunes o excepcionales aparte):

http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=invadir

Saludos y enhorabuena a la ganadora

manuespada dijo...

Lo de los finales abiertos, lo siento, pero es algo personal, es una forma de escribir que no soporto. Me da la iompresión de que el autor no sabe cómo finalizar el texto y dice: "No, si es que es un final abierto, para que penséis y tal".

Juan Carlos Márquez dijo...

Yo no dije que lo de "invadir" fuera incorrecto, pero me reitero en que es un territorio común.

Kerman dijo...

Hola a todos. Por fin me animo a compartir mi microrrelato "San Mateo 19, 5:6" (finalista del concurso "Minificción en el margen 2009"). Por animar un poquito el "cotarro bloggero". Un saludo a todos y gracias anticipadas por vuestra lectura y crítica.
Kerman Arzalluz.
Y disculpadme por la presentación del texto. Soy novato en la materia y no sé cómo va a quedar "colgado".

SAN MATEO, 19, 5:6
Por la mañana, él sale a caminar y ella hace las cosas de casa. Por la tarde, él va a echar la partida y ella a pasear. Por la noche, ella se acuesta pronto y él estira el zapeo deliberadamente.
Después de comer comparten el culebrón televisivo. De la pantalla brotan las voces de Guzmán y Renata.
"Guzmán, mi amor, te quiero más que a mi propia vida".
"Tus palabras susurradas son ambrosía, cielo mío".
- ¿Cómo definirías nuestro amor?, suelta ella al rato, desde la butaca.
- Como quedarse afónico con un susurro, responde él desde el sofá mucho despúes.
Tras aquella charla, sus conductas cambiaron para siempre y sus vidas continuaron igual. Desde aquella sobremesa no hubo más preguntas -ni de las que buscan información ni de las que pretenden una confirmación-, y ambos lloran por dentro, sin poder quererse, juntos hasta que la muerte los separe.