sábado, 12 de noviembre de 2011

PEDRO HERRERO


HUMOR MÍO

Musa esquiva. La inspiración lo pilló trabajando. Pero al verlo tan concentrado decidió no molestarlo.
  
Maltrato. La mujer del policía antidisturbios pidió el divorcio, cansada de aguantar que su marido se llevara trabajo a casa.

Puntos de vista. El ciclo de conferencias del Ateneo se inició con una charla sobre educación sexual a cargo de un sacerdote. A la semana siguiente invitaron a una prostituta para que hablara de la vida eterna.

Toma de conciencia. Para obtener el permiso de armas, las autoridades dispusieron un test psicológico tan estricto, que aquellos que lo pasaban se daban cuenta de que las armas no les hacían puñetera falta.
  
Amor imposible. La papelera encestar el borracho no consiguió dentro de la botella.
  
Segundo turno. Cuando alguien dijo que quien estuviera libre de pecado tirase la primera piedra, todos los congregados cogieron una del suelo, para poder tirarla en segundo lugar, ya sin tanto requisito.
  
Camino de perfección. En un supremo afán por depurar su estilo, el hockey se acostumbró a prescindir del inodoro.
 ...
...
 ...
Pedro Herrero (Badalona, 1953) es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Barcelona. Empezó a escribir microrrelatos en el verano del 2006. En el 2008 ganó el Premio Nacional de Microrrelatos El Basar, de Montcada i Reixac, en su cuarta edición. Desde finales de 2007, coordina la sección de microrrelatos de la revista digital En sentido figurado y aparece en el volumen Mar de por medio que recopila textos de dicha publicación (www.bubok.com). Sus textos aparecen recogidos en la antología Velas al viento (Cuadernos del Vigía, 2010). Mantiene la bitácora Humor mío. Estas piezas inéditas forman parte de un libro en preparación.

28 comentarios:

Odys 2.0 dijo...

Destacaría el gusto por lo pequeño, dentro de lo pequeño, y la ironía en la picadura de todas estas pulgas. Además de arrancarme una sonrisa, Puntos de vista me ha hecho recordar las clases de desinformación sexual que recibíamos en el colegio, de unos hombres vestidos de negro.

Abrazos.

AGUS dijo...

En todos estas piezas brevísimas hay una ironía (cruel) que retuerze la realidad hasta el punto de convertirla en algo absurdo y surrealista, casi delirante. Sin embargo el lirismo que las impregna torna el desencanto en ternura y el desafecto en melancolía.

Un placer leer estas pequeñas exquisiteces de Pedro. Gracias Fernando.

La Biblioteca dijo...

Enhorabuena a Pedro por su mañana con lo hiperbreve, un género tan sublime como complicado.
Besos,

Cristina Monteoliva
www.labibliotecaimaginaria.es

Citopensis dijo...

Un placer encontrar a Don Pedro por aquí.

Un saludo.

Anita Dinamita dijo...

Me gustan mucho estos hiperbreves que como dice odys, te pican.
Especialmente me gusta la función de crítica social que llevan en tan pocas palabras.
Un saludo Pedro y gracias Fernando por traerlo
Abrazos

Rosana Alonso dijo...

Me gustan todos los bocaditos, no sé con cuál quedarme. Yo creo que la fina ironía de Pedro ya se adivinaba en sus crónicas viajeras y sobre eventos varios, pero en estos textos adquiere una dimensión nueva.


Un abrazo a tripulante y Capitán.

ANTONIO SERRANO CUETO dijo...

Pedro, yo los llamaría "dardos", porque son ligeros, vuelan y, como dice Dinamita, "pican" en la diana. Mis felicitaciones por ellos, por ese libro en preparación y por la ironía que siempre destilan tus textos. Un fuerte abrazo.

Manuespada dijo...

Unos canapés exquisitos. El del cura no es tan irreal, a nosotros nos dieron clases de sexo en los Escolapios, en octavo de Egb, sin pelos en la lengua. Este micro me lo ha recordado. Excelentes microrreflexiones.

Jesus Esnaola dijo...

No es fácil añadir algo a lo ya dicho. No conocía estas brevedades de Pedro y me encanta su sentido del humor tranquilo, elegante, fino. El otro día en L'Espai la Bohèmia nos regaló un par de micros inéditos que trataban las relaciones de pareja con una visión no muy lejana, e igual de deliciosa.

Desde luego un placer verte por aquí y mis mejores deseos para ese libro en preparación.

Un abrazo, Pedro; gracias, Fernando.

Josep Vilaplana dijo...

Destacaría el gusto en todos, tan sublime por aquí, en tan pocas palabras, que la fina ironía de Pedro en preparación, sin pelos, nos regaló.

Un fuerte placer.

Pd. Sabía que algo se estaba cociendo, más que nada porque me conozco la cocina...

Petons per tots quatre.

Arte Pun dijo...

Hola, a todos. Me gustó sobre todo el de la Musa esquiva.
Me gusta ese punto de humor que tienen todos los relatos sin perder por ello profundidad.
Gracias Pedro, y Fernando.

Araceli Esteves dijo...

Pedro borda como nadie la fina ironía. Necesita muy pocas palabras para soltar sus perlas.
Siempre es un placer leerle.

jmrwinthuysen dijo...

Divertidísimos. Una mezcla lograda de contenido incendiario y tono razonable de reflexión pausada.
Juan Martínez de las Rivas

Manuel Rebollar Barro dijo...

Da gusto que te vistan de sonrisa una fría tarde de domingo mientras descansas de preparar clases y no sabes muy bien qué leer. ¿Y si los microrrelatos fueran las novelas deconstruidas? Seguro que Ferrán Adriá ya lo sabía.
Abrazos de los que no duelen y que tampoco dejan indiferentes

Manuel

Susana Camps dijo...

Sólo conocía alguno de estos brevísimos, y me parecen todos excelentes.
Un placer volver a leer a Pedro Herrero en La nave.
Abrazos.

Pedro Herrero dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros amables comentarios. Estos textos tan breves son, en su mayor parte, nocturnos (por no decir noctámbulos). Su hora de gestación suele situarse entre las dos y las cuatro de la madrugada, cuando, por culpa de la medicación que tomo para la tensión, mis necesidades diuréticas hacen que me levante de la cama con un humor de perros. Y antes de volver a dormirme hago una ronda imaginaria por los suburbios del inconsciente.

Vuestro apoyo me reconforta. Hace tiempo que pienso en bajarme por mi cuenta la dosis de pastillas. Pero si con ello voy a perder lectores, me lo pensaré dos veces.

Fernando, ocupar una butaca en tu Nave es un privilegio. Muchas gracias por tu confianza.

José Gutiérrez-Llama dijo...

Mi querido Pere,
Como siempre es fino y concentrado humor, como siempre el talento.
UN abrazo grande
Pepe

Nuria Mendoza dijo...

Mucho humor, una ironía con su pizca de ternura y excelentes títulos hacen una combinación de lo más interesante. ¡Enhorabuena, Pedro!

Emilia Oliva dijo...

No sé a cual de las dos computadoras que tienes sobre la mesa achacarle ese ángulo de fina ironía que descoloca lo real o quizá será que la refracción de los textos en dos pantallas distintas, bajo el efecto de sabe Dios que píldoras, a las dos de la mañana provoca el estado de levitación necesaria para despegarse del suelo y ver lo que ni siquiera intuimos. Sea como fuere, rabio de sana envidia

anabel dijo...

Pequeños detalles salpicados de sonrisas y de una agudeza increíble. Vamos, que me encantan casi tanto como tener a Pedro delante para conversar con él.
Besotes.

Lola Sanabria dijo...

Picaduras, canapés, dardos... Yo pongo el palillo y me como todos estos entremeses con sumo gusto.

Abrazos para anfitrión y visitante de una gatoflauta.

Jordi Masó Rahola dijo...

¡Al fin! Un libro "en preparación", según leo en la biografía: es lo que todos los admiradores de Pedro Herrero estábamos esperando. ¡Felicidades!

hugo dijo...

Hola Fernando:

tarde, pero creo que llego antes del cierre y, en todo caso, el galeote Pedro y mejor amigo sabrá disculparme.

Pedro, te he seguido hasta que decidiste meterle un paréntesis al bloss y, por supuesto, te desconocía estas brevedades.

me parece muy interesante que en todos estos microrrelatos -la palabra hiperbreve, lo siento, me suena a oferta del Mercadona- exista una historia mínima, pero una historia concreta cuyo narrador combina discurso y narración, paradoja y elipsis, el mérito sobrevenido de todo ello será doble, por una parte, una ironía de trazo corto, pero con la distancia suficiente como para incomodar más allá de la sonrisa y por otra, obtener un relato de solvencia nada fácil porque mantiene a raya el riesgo y la tentación del chiste.
Toma de conciencia y Segundo turno me parecen dos ejemplos significativos.

Pedro, Pedrito, Pedro -sé que me permites esta licencia futbolera y culé- es una alegría verte en cubierta de LaNave y un placer comentar tus relatos y, claro, bienvenida esa mala leche nocturna y noctámbula si el resultado es este (sí, ya, de la salú mejor ni hablar que encara ens seguiran retallant)

gracias Fernando por subir a cubierta a semejante compañero en el remo

salut,
hugo

Pedro Herrero dijo...

De nuevo gracias a todos. También tomo pastillas para el colesterol y el ácido úrico. O sea que motivos para escribir no han de faltarme nunca. Y menos con este selecto grupo de lectores cómplices y amigos maestros, de quienes espero seguir aprendiendo.

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Una gran alegría encontrar a Pedro embarcado. Admiro su sentido de humor y la ironía en sus textos.

Extraño los micros en su blog.

Felicitaciones a Pedro por estas delicias y por su libro en preparación.

Un fuerte abrazo.

David Vivancos Allepuz dijo...

Buenísimos. De fondo y de forma. Hay una pequeña errata en el último (creo y si no es así, que me perdone el maestro Herrero por la torpeza de mi patinazo): no entendía lo del hockey (deporte) y me parece que se está refiriendo al jockey (jinete).

Gracias al autor y un saludo a todos,

D.

Pablo Gonz dijo...

Todo un gustazo leer por aquí a Pedro Herrero. Abrazo con satisfacción su ingente ironía,
PABLO GONZ

BB dijo...

Qué agradable sorpresa es entrar por aquí y encontrarte, Pere. Tu fina ironía e inonfundible humor, son tu carta de presentación. Una delicia, por cierto.
BBBEsos