sábado, 23 de abril de 2011

SANDRO CENTURIÓN


"Insomnio"

Tictac, tictac, tictac. Cri cri, cri cri.
Tictac, tictac, tictac. Ttzzzzzsssssss Ttzzzzsssss Ttzzzzsssss.
Tictac, tictac, tictac. Ploc ploc ploc ploc
Tictac, tictac, tictac. Miau

Tictac, tictac, tictac. Miau
Tictac, tictac, tictac. Ploc ploc ploc ploc. Ttzzzzzsssssss Ttzzzzsssss Ttzzzzsssss.
Cri cri, cri cri. Miau
Tictac, tictac, tictac.


"El verdugo"

-¡Mátala! - ordena la mujer. El verdugo levanta el brazo, se detiene un instante. Duda. Observa a la mujer, a sus ojos cargados de odio. Sabe que no tiene opción, que debe hacerlo para apagar la sed de muerte de la mujer que ama. Entonces, una vez más, cierra los ojos y destroza a su víctima que queda aplastada en el rincón. La mujer se retira victoriosa y le regala una sonrisa. El verdugo, de rodillas y con el zapato en la mano, balbucea una disculpa a la inerte araña.


* Sandro Centurión (Formosa, Argentina, 1975) es profesor en letras egresado de la UNaF. Escribe periódicamente en su blog www.leadespacio.blogspot.com donde comparte su pasión por la literatura breve con los cibernautas. En 2008 Recibió el Premio "Adriana Rendón" de narrativa joven y una mención especial en "Cuentos por deporte" de editorial Homosapiens. Sus textos han sido publicados en numerosas revistas de Argentina y sitios de internet. Su último libro de cuentos se titula Dan ganas de matar (2009). Su blog puede consultarse en: http://www.leadespacio.blogspot.com/

4 comentarios:

las puertas del hacedor dijo...

llevaba tiempo sin saber nada de este hombre. Mi enhorabuena y saludos, Sandro.

No Comments dijo...

¡Qué alegría ver a Sandro por aquí!
Muy buen microrrelatista. El del verdugo, da un buen giro final.

Enhorabuena.

Un saludo indio

Araceli Esteves dijo...

Muy buenos los dos textos. El primero merece un sonoro plas, plas, plas.
El segundo ha conseguido engañarme totalmente. Y como soy aracnofóbica, me he identificado completamente con la sed de muerte de la mujer.
Otro blog que tendremos que enlazar. La lista empieza a ser tan larga que creo que necesitaremos varias vidas para visitarlos todos.

Luisa Hurtado González dijo...

Me ha encantado descubrir también a Sandro aquí, tanto como cuando descubro una entrada en su blog.
Un beso.