sábado, 30 de abril de 2011

¿Cuida Planeta sus almacenes?


Hoy, en su sección de Babelia "Sillón de orejas", Manuel Rodríguez Rivero cuenta que un megagrupo publicó en el 2008 un gran diccionario de cine que saldó en el 2010, rebajando su precio 40 euros. Pero en el momento del pago de los derechos, le comunicaban a su autor que 375 ejemplares no se le liquidaban por "destrucciones y ejemplares sin cargo". Debe ser una nueva y curiosa táctica del grupo para ahorrar porque a mí, modestamente, este mismo año me escribían, por el mismo motivo, que de mi edición de Ronda del Guinardó, de Juan Marsé, publicada en Crítica, editorial del mismo grupo, se habían estropeado en sus almacenes casi 1.000 ejemplares, inmeditamente convertidos en "ejemplares sin cargo". Lo que no puede tacharse sino de tosca y pícara táctica para ahorrar... En fin, así las cosas, creo que deberían contratar a alguien con un poco más de imaginación e ingenio que nos evitara a los autores pasar vergüenza ajena.
........
........

6 comentarios:

La Zarzamora dijo...

O a un buen ventero, que cuidase tanto sus arcas como sus bodegas.

La Zarzamora dijo...

Acaba de morir Säbato
Esperemos que las estanterías se llenen.

Javier Santos dijo...

En España estamos por completo vendidos. El editor puede dejar de pagar al autor veinte ejemplares, o diez mil, según se le antoje, y en función del volumen de ventas. Y el autor no puede hacer absolutamente nada.

Y así será hasta que Cedro, o el Ministerio, o quien deje de mirar hacia otro lado ante tanta villanía, obligue a contratar una auditoría externa, tipo NIELSEN. Entonces, los autores formaremos parte del primer mundo.

Valentín Pérez dijo...

No sé si está plenamente justificada pero lo cierto es que siempre ha existido cierta desconfianza entre autor-editor, editor-distribuidor, distribuidor-librero en relación con los ejemplares vendidos, probablemente culpa de que no hay realmente mucha transparencencia en las cifras reales de ventas, y eso con el libro físico que es un bien tangible y medible, porque si ya hablamos del libro electrónico la cosa es aún peor (aunque su propia naturaleza podría permitir un absoluto seguimiento de las ventas). Pero en general no creo que haya mucho escaqueo de ejemplares en ninguno de los agentes del libro. Y en el caso de los saldos, los contratos suelen indicar claramente que deben notificarse al autor (entre otras cosas por si él quiere comprar los ejemplares a ese precio de saldo) por lo que en teoría, y haciendo bien las cosas -y esto incluye cuidar los almacenes- y con una comunicación adecuada deberíamos conseguir cierta confianza en todo el proceso de venta de los libros... algún día.

Anónimo dijo...

Fernando, ya sabes lo que opino de estas cosas.

Propongo una medida: cada vez que un libro pase por caja, automáticamente, el autor recibe un SMS en su móvil o un correo electrónico en una cuenta habilitada para ello.

Si no disponemos medidas es porque aquellos a los que no les interesan esas medidas están esperando a que se les obligue por ley, porque técnicamente es posible.

Nicolás Melini

anacleta dijo...

Hola Fernando. Pues es hasta todo un detalle que informen de “destrucciones y ejemplares sin cargo”. Cualquier estrategia y argumento vale. Cuando veo liquidaciones de editoriales con los autores, flipo... Pero, ¿qué se puede hacer..?. Si tenemos en cuenta que (sobre todo desde que se hacen ediciones digitales) no se suele informar al autor del nº real de ejemplares de las ediciones, de las ventas ya ni te digo, que las editoriales pueden hacer reimpresiones sin informar y sin que se consideren segundas y posteriores ediciones… Prácticamente sólo declaran ventas el año de edición. A partir de ahí suelen declarar ventas 0. Y con esto me refiero a las editoriales que dan informes, hay otras que ni eso… Por ejemplo. Siendo comprador habitual, sabiendo que SÓLO los libros que he comprado yo personalmente en librerías a PVP (y de los que tengo conocimiento de que han sido comprados) SUPERAN los que las editoriales declaran como vendidos, no queda otra que ponerlas en duda… Saludos.