viernes, 14 de enero de 2011

Jardiel vuelve, 2

......
.......
La editorial Blackie Books, de Barcelona, pone en el mercado de nuevo las obras narrativas de Enrique Jardiel Poncela y empieza con dos de sus novelas Amor se escribe sin hache. Novela casi cosmopolita (1928), con prólogo de David Trueba, y La tournée de Dios (1932), subtitulada Novela casi divina. Anuncian sus nuevos editores que VUELVE JARDIEL, así, con versales, aunque la verdad es que me parece que nunca se fue defintivamente. Jardiel ha sido un autor intermitente en nuestras librerías y teatros. En la narrativa porque quizá nunca hemos llegado a creernos que el humor pueda ser una cosa seria y digna de interés y atención. Y en el teatro porque, salvo unas pocas excepciones (José Luis Alonso, Sergi Belbel y la reciente de Juan Carlos Pérez de la Fuente), nunca ha tenido demasiada fortuna con las puestas en escena.
.......
Pero sus novelas están editadas en Cátedra, en buenas ediciones, y sus obras de teatro en editoriales prestigiosas. Tengo en mi haber dos ediciones: en una me ocupo de Eloísa está debajo de un almendro (Vicens Vives), con 14 ediciones a sus espaldas; y en otra, hecha en colaboración con David Roas, de Cuatro corazones con freno y marcha atrás y de Los ladrones somos gente honrada (Espasa Calpe, Austral), con 11 ediones en su haber, que tampoco está nada mal. Ambas ediciones, por cierto, son ignoradas en la entrada de Wikipedia sobre el autor.
Dice la nota editorial de Blackie Books que "desplazado en los libros de historia, olvidado y falsamente catalogado como conservador o `afín al régimen´, Jardiel Poncela es un grandísimo escritor de novelas, y todavía más grande y fino humorista. Este libro está a medio camino entre Nietzsche y Faemino y Cansado, y sin duda nos quedamos cortos". En esto del jardielismo, las gentes de Blackie Books (el nombre es un homenaje a la perrita fallecida del editor) no me van a ganar, pero con esas medias verdades y desmedidas exageraciones me parece que se le hace un flaco favor a nuestro autor. Todo esto, sin embargo, es pecata minuta, y lo verdaderamente importante es que hayan puesto de nuevo en el mercado, en cuidadas y atractivas ediciones de tapa dura, las que probablemente sean las dos mejores novelas de Jardiel.
.......
......
Lo mejor de todo es que el editor, Jan Martí, a quien no tengo el gusto de conocer, pero con quien he intercambiado algunos correos, es un joven músico, forma parte del grupo de rock electrónico bailable Mendetz. El cuidado y la ilusión que ha puesto en este relanzamiento de Jardiel, muestra una pasión y un interés del que solemos estar faltos. No podemos dejar los clásicos sólo en las manos de los profesores. En un inteligente manifiesto, titulado "10 razones poara que vuelva Jardiel", se acaba afirmando que Jardiel ha vuelto en el 2010 y que "vamos a ver qué pasa esta vez". A ver si es verdad que se rompe, de una vez por todas, esta historia guadianesca de nuestro autor, y que haya vuelto para quedarse definitivamente, pues muchos de sus libros siguen siendo tan divertidos y amenos como inteligentes, y a modernos y vanguardistas les dan sopa con ondas a la mayoría de nuestros más o menos jóvenes autores que no parecen cansarse nunca de proclamar lo vanguardistas y modernos que son.........


..........

10 comentarios:

Rosana Alonso dijo...

¡¡Qué alegría me das!!

Saludos expectantes

Pablo Gonz dijo...

Hay que ser muy valiente para escribir con humor en España. Jardiel lo hizo y yo le aplaudo.
Un abrazo,
PABLO GONZ

Miguel A. Zapata dijo...

No tengo yo muy claro el menosprecio o ninguneo a Jardiel Poncela por razones ideológicas, no por lo menos (ni de lejos) de la forma tan abrupta (silencio y desprecio) con que se cebaron con otros (Lorca durante el régimen, José María Hinojosa con la apropiación del canon literario español por el nuevo stablishment cultural en democracia). Es quizá la raíz popular y el humor desenfadado de Poncela los que lo han alejado del gusto de la modernidad empingorotada de los salones y las tertulias.

Fernando Valls dijo...

Tienes razón, Miguel Ángel. Además, resulta mucho más interesante, y está sin estudiar, el desdén con que siempre los trataron la mayoría de los autores del 27.

Rosana Alonso dijo...

Yo tampoco lo entiendo. Sobre Wenceslao Fernández Florez(no sé si sobre Miguel Mihura también) recaían las mismas sospechas y ninguneo durante una época. En fin...

Saludos

Fernando Valls dijo...

Rosana, todos ellos tuvieron una trayectoria ideológica similar. Pero Jardiel, que murió sin un duro, el franquismo le prohibió sus novelas, por pornográficas.

Rosana Alonso dijo...

Madre mía...

Carlos dijo...

Qué grande fue Enrique Jardiel Poncela. De los mejores libros de humor que he leído en toda mi vida.

Diego Fdez. Sández dijo...

Jardiel no ha vuelto porque no se ha ido nunca (no es un escritor "de ida y vuelta...") Viva Jardiel y su humor. ¡Vívelo!

Diego Fdez. Sández, autor teatral dijo...

¡Ah!, y he descubierto que (al menos en la FNAC) venden un pack que incluye "Amor se escribe sin H" y una CAMISETA de Jardiel. Hay que hacerse con ella.