sábado, 15 de enero de 2011

FULGENCIO MARTÍNEZ

......
"Leyendo a Pablo Neruda,
en un tiempo extraño"
......
Hay en mi corazón furias y penas
Francisco de Quevedo
(cita que abre "España en el corazón",
tercera parte de Residencia en la tierra)
.......
......
COMO para aprender un ejercicio de alegría
leo en tu libro, Pablo Neruda.
Tú que has vivido, lo confiesas, tantas muertes,
¿encuentras vacía la última
en la que, ahora, yo te leo?
En ocasiones sospecho que vivimos vidas prestadas
a los poetas que amamos,
y murieron a través de nosotros
o por nosotros viven de algún modo aún.
Y que, cuando un día vengan a exigirnos
la vida que nos confiaron, habremos
de mirarla chica o menos cumplida.
......
Pablo, el tiempo
no está para la alegría;
pero prometo seguir colaborando
en el diseño de tu resurrección,
en el proyecto de tu poesía incompleta.
......
Me prometo gozar con tus imágenes
como gozan los niños y te imitan
los jóvenes, a los que gustas cuando callas
del mundo que ellos sufren,
y se enamoran con tu pena edulcorada
lo que dura un anuncio de televisión.
......
Leerte no deber ser un ejercicio triste.
Pasaré de largo tu angustia ante el verso
que se queda solo, ensimismado,
como un panegírico a la sensibilidad propia.
.......
Y prometo - en fin, lector vitalista-
ponerme en los labios crema protectora
de un factor más alto
para que no me los queme la furia
de Quevedo, de España y de mil espadas
que cabían en tu corazón.
.......
De las penas de Werther ¿quién se acuerda?
¿Cuáles eran?... Pero queda el hombre
en su decisión, en aquello
que le movió y puede mover a otros.
.......
Así, las penas de un poeta calla la muerte;
pero las furias siguen en él pegando gritos
contra la injusticia, la pobreza y la sordera
de este mundo nuestro que cosifica sus versos
para vendernos un cepillo mental;
.......
este mundo nuestro del que son cómplices
también los poetas rosa Barby
hinchados de sí mismos,
a los que se les reconoce
porque llevan sombrero
para parecerse a un artista.
.......

......
* Fulgencio Martínez (Murcia, 1960) es licenciado en Filosofía por la Universidad Autónoma de Madrid. Codirige la revista literaria Ágora. Ha publicado los siguientes libros de poesía: Cosas que quedaron en la sombra (Nausícaa, Murcia, 2006) en la editorial Renacimiento León busca gacela (2009) y El cuerpo del día (2010). Este poema es inédito.........

1 comentario:

Carmen Peñalver dijo...

Fue mi profesor de filosofía.
Y pensar que nos reíamos de él llamándole loco y cosas así. Qué poco conocemos en realidad a las personas que nos rodean.