miércoles, 10 de octubre de 2012

MAR HORNO, 1

............
EL MAR TAMPOCO ES EL MAR
......
Hay una mujer sentada en la playa. Los ojos fijos. Parece estar secando al sol alguna pena. La mar le queda de frente y se mueve adelante, atrás, adelante, atrás, en olas gordas como vientres preñados. Finalmente, una se hincha en una redondez descomunal de espuma blanca y en una última contracción expulsa un pez a la orilla. La mujer, impasible, lo mira boquear a sus pies, abrir las branquias con desesperación, coletear dejando caprichosas huellas en la arena. Le falta una aleta. De pronto la mujer lo recoge, pero no lo devuelve al mar. Lo acuna, intentando retener su cuerpo resbaladizo. Lo protege contra su pecho seco. Ella es otra, más anterior. El pez tampoco es un pez.
........
 
......
* MAR HORNO GARCÍA (Torredonjimeno, Jaén, 1970) es licenciada en Documentación por la Universidad de Granada y trabaja de documentalista audiovisual en la Televisión Autonómica de Andalucía. Entre otros reconocimientos, ha ganado el I Concurso de La Microbiblioteca para textos en castellano. Administra el blog MAREMOTOS. Este microrrelato es inédito.
....

28 comentarios:

Pilar dijo...

Terrible, pero qué bien contado.

Pedro Herrero dijo...

Relato tipo polaroid con paisaje marino. Visión de un parto ajeno como si fuera propio. Dolor sentimental enfrentado a contracciones. Ternura que no impide la apropiación indebida. Instinto maternal que puede causar la muerte al sujeto pasivo. Vuelta a los orígenes, mezclada con crisis de identidad. Ya lo dijo una vez, el poeta J.V.Foix: "lo que falta, en el fondo, son autores surrealistas". Yo creo que Mar lo tiene muy claro. Desde aquí le mando un fuerte abrazo.

XAVIER BLANCO dijo...

Mar, me gusta verte aquí, con este micro, tan tuyo. Porque los que te conocemos, sabemos de tu capacidad para transmitir sensaciones, sentimiento, dolor, pena, resignación... Y eso es escribir, crear imágenes que traspasan nuestro cristalino, convertir las palabras en alfileres que se clavan en el estómago, palabras que producen calor o que nos dejan fríos, como el hielo. Ya no te digo nada de la estructura del texto, de como consigues que se mueva al compás de la ola. Un abrazo Mar y gracias a Fernando por subirte en la nave.

AGUS dijo...

De segunda lectura obligada tras ese "Ella es otra, más anterior", que rompe la historia hasta entonces narrada. El título, de vital importancia, podría ser principio y fin.

Un placer leer a Mar, gracias Fernando.

Marga Reig dijo...

Microimpresionista, microsurrealista, micromodernista, microfauvista, microbíblico... Macrogenial!

Rosana Alonso dijo...

Me gusta mucho este microrrelato de Mar por los dos planos que discurren a la par(y hasta se podría añadir un plano más con ese final abierto que nos lleva a lo telúrico, a todas las mujeres y los mares que han sido, son y serán...) el que se deja adivinar con las pequeñas pistas(parece estar secando al sol alguna pena,la mujer que no ha podido ser madre, que ha perdido al bebé o que ni siquiera puede concebirlo) y el plano metafórico y casi mitológico o de cosmogonía del mar como hembra, como engendrador de vida (con esa ola preñada que pare el pez y lo deja en la orilla), además que al pez le falte una aleta nos reafirma en esa pena, en un ser incompleto.
Y la frase final nos lleva al misterio y lo universal.
Tienen muchos de los textos (por ejemplo este mismo y el ganador de La Microbiblioteca) de Mar un componente lírico medido que me gusta mucho.
Enhorabuena Mar por tu estreno que además vendrá acompañado de los sisguientes textos que promete ese 1.

Saludos per tutti

Isolda dijo...

Un micro magnífico y terrible, suscita demasiadas preguntas, para la mente en equilibrio. Nada es lo que parece.
Un beso marítimo para Mar.

Paloma Hidalgo dijo...

Cuando las cosas no son lo que parecen, involucrar al lector es aún más difícil. Tú, lo bordas Mar. Felicidades.

Un abrazo

Ginés S. Cutillas dijo...

Felicidades una vez más por tus magníficos textos, querida Mar.

Abrazos.

Yolanda dijo...

Tremendo. Siempre cumples las expectativas de quienes disfrutamos con tus letras. Y las superas.

Mi enhorabuena.

Un abrazo.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

La pregunta que me nace es ¿cómo no admirar a la Sra. Horno después de este regalo, Fernando?

Por lo demás, suscribo cada palabra del comentario de Pedro Herrero, incluso en la cita del poeta que no conocía.

Un abrazo.

David Moreno (No Comments) dijo...

Da gusto cómo sigue creciendo esta autora de muuuucho nivel. He ahí este micro inédito.
Enhorabuena.

Un saludo indio
Mitakuye oyasin

Sara Lew dijo...

Excelente, Mar. Un escalofrío me recorrió el cuerpo al llegar al final.
Enhorabuena por estar aquí y por tu calidad literaria.
Besos.

Ximens dijo...

Enhorabuena por navegar en esta nave, y que bueno que sea con este relato que se balancea en el oleaje de la pérdida de esa mujer. Y qué buen pescador es Fernando.

Miguelángel Flores dijo...

Maravilla de Mar. Por dos veces.
No. MARavilla del mar, de Mar; tres.
Enhorabuena, por ese vuelo que te dura, y yo que lo leo.

Un abrazo, grande. Grande tú.

Beatriz AA dijo...

Muy bueno, por la inquietud que transmite. El Mar se repite, Mar, Mar...
Un saludo
Beatriz

Susana Camps dijo...

Me gusta este micro que se desmiente a sí mismo, y especialmente las dos últimas frases.
Un placer leer a Mar, siempre.
Abrazos

Lola Sanabria dijo...

Rosana dice todo lo que yo tenía que decir. Fantástico vientre marino que expulsa peces heridos, como mujeres secas de tanto llorar frutos perdidos.

Abrazos dobles para visitante y anfitrión.

Cabopá dijo...

Todo lleno de Mar,en esta nave de los locos. Un relato de estilo Mar Horno y que no nos falten nunca, para así seguirte en tus maremotos de letras y palabras que tanto me gustan...

Lo digo desde que te conozco, amiga, tus mares algún día serán océanos llenos de olas preñadas de Literatura, ya la haces y te veremos de "largo" en las estanterías de nuestras casas.

Ya sabes que te aprecio,vecina y por donde sales yo, me asomo.

Besicos para ti y para el mentor de esta nave...

Isabel Barceló Chico dijo...

Muy bueno, mar. Enhorabuena, además, por haber sido seleccionada por Fernando. Es un placer leerte. Saludos cordiales.

Mei Morán dijo...

La poesía de lo terrible... y con elegancia.
Mar, saludos acuáticos

Jesús Godoy dijo...

No conocía mucho este género de los microrelatos, pero me estoy aficionando al leer a Mar. Y esta pequeña historia, es pura poesía.

Mar Horno dijo...

Gracias Fernando por bajar la pasarela de la nave de los locos e invitarme a tu crucero.
Verme publicada aquí es un orgullo pero los comentario recibidos de tantos amigos incondicionales e incluso desconocidos, que no me leen habitualmente, es... bueno, que no sé qué decir.
Gracias a Rosana Alonso y Lola Sanabria por ese análisis tan preciso, que desentraña, como expertas cirujanas, la esencia del micro.
Gracias a mis dos jurados favoritos, que he tenido la suerte de conocer en dos concursos distintos, Ginés S. Cutillas e Isabel Barceló (qué privilegio).
Gracias a mis compañeros de trabajo, Jesús, Pilar, Marga, a los que he aficionado al género.
Gracias a los amigos blogueros, incondicionales tanto en los éxitos como en los fracasos, Xavier Blanco, Agus, Paloma, Cabopá, Lola, Yolanda, Pedro Sánchez, Susana, Ximens, Sara, Miguelángel, No Comments, Mei, y demás fauna micorrelatista. No sé si me dejo a alguien pero es que estoy realmente emocionada.
Un abrazo para todos.



manuespada dijo...

Unos textos muy metafóricos y líricos, textos nada fáciles en cuanto al mensaje, eso requiere un esfuerzo por parte del lector, para descrifrar lo que quiere contar bajo la perfecta capa de frases. Enhorabuena por la historia de esta mujer seca y herida.

Propílogo dijo...

Me alegro mucho de leer aquí a Mar, a quien conocí en la final de ReC, y con quien coincidí de nuevo el otro día en la presentación de Mar de Pirañas.
Un placer releer este micro excelente -con la forma bañada en el vaivén, y el fondo sumido en lo amargo del dolor pulsátil-, del que me quedo con esa frase "Ella es otra, más anterior", que genera la pausa necesaria para recapacitar, para meterse de lleno en la pena.
Abrazo
Gabriel

Andrea Vinci dijo...

Magnífico texto

Mar Horno dijo...

MANU, GABRIEL, ANDREA, no podía dejar de agradecer vuestros comentarios. Recibirlos aquí, en esta nave donde queremos navegar todos por mares de locura, doble placer. Un beso para los tres.

Mª Belén Mateos dijo...

Enhorabuena por ir cumpliendo día a día tus sueños de escritora. Me alegra conocer a quien ha sido oponente mía en concursos, en alguna que otra ocasión... Por mi parte seguiré intentando llegar a la meta. Un saludo y un beso. Mª Belén.