jueves, 29 de julio de 2010

AGUSTÍN MARTÍNEZ VALDERRAMA, 1

.....
"Carne rebozada"
.....
La cena se enfriaba en la mesa y nuestro vecino seguía igual. Desnudo, subido en una silla y con una soga al cuello. A veces, bajaba y deambulaba cabizbajo por la habitación. De aquí para allá. De allá para aquí. Luego volvía a subirse, se anudaba la cuerda y colocaba los pies en el filo. Así llevaba toda la tarde. Nosotros, desde la ventana, lo observábamos expectantes. Papá decía que sí. Mamá decía que no. Pero el hombre, que si sí, que si no, no se decidía nunca. Al final, corrimos las cortinas y nos sentamos a la mesa. La carne rebozada fría no vale nada.
......

......
* "Tengo 34 años, nací en Gavá (Barcelona), en 1976, y soy licenciado en Filosofía, pero trabajo en el departamento de compras de una empresa de instalaciones. Siempre me gustó escribir y desde hace dos años participo en algunos concursos de microrrelatos y relatos cortos. El año pasado obtuve el premio de relatos cortos organizado por el Diario de Mallorca y este año, hace menos de un mes, el premio Relatos en Cadena, de la SER, por el microrrelato "Carne rebozada". Estoy preparando una breve antología con algunos de mis relatos y tengo el proyecto de crear un blog. Las otras dos piezas, "Gatos por la ventana" y "Diluvio" (que aparecerán en una próxima entrada), fueron también fialistas en ese mismo premio".
......

25 comentarios:

Víctor dijo...

Bien, el relato es bueno. Y la competencia en ese concurso, feroz. O sea, que merecido el premio. Agustín es la envidia de todos lo que enviamos al concurso de la SER nuestro micro esperando ocupar su lugar.

Un saludo, Fernando, y ya espero la segunda parte de Agustín.

Elisa dijo...

Es un relato para repasar, porque tiene matices que pasan desapercibidos en una primera mirada. Con cada lectura, gana. Inquietante y crítico, destila un humor sutil, pero de lo más negro.

Fernando Valls dijo...

Creo que es la pieza que hubiera escrito Rafael Azcona, de haber conocido el microrrelato.

Jesus Esnaola dijo...

Estupendo este microrrelato, lleno de humor negro y de cierta ternura que lo hace más digerible y es que el humor negro sin su punto de ternura no vale nada.

Enhorabuena Agustín

Isabel González González dijo...

Siempre consuela perder ante un rival así. Mentira, mentira y mentira. Lo del consuelo, me refiero. El 'micro' es excelente. Directo e indirecto. Visual e introspectivo. Dramático y humorístico. Se desliza hacia un final que temes que estropee la historia. Pero lo cierra con un golpe de varita de auténtico mago. Confieso que era mi favorito. ¡Genial, Agustín!

Pedro Herrero dijo...

Felicidades, Agustín. Me sumo a los que esperan esa segunda entrega y tu nueva bitácora.

Anónimo dijo...

Sí, una recuerda esas películas como El verdugo, El cochecito o Ponga un pobre en su mesa...

Las miserias cotidianas de interior reflejadas en una escena y ese humor negro que pone una sonrisa torcida en la boca.

Enhorabuena Agustín!

Rosana A.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Sencillo, directo y con un final, como se ha dicho, de humor negro. A mi modo de ver acierta en dos cosas: el uso de las repeticiones (allí ...aquí, que si sí, que si no..) que realzan, en corto espacio, las dudas del suicida y, en consecuencia, la inquietud creciente de la familia ante la cocina, y el recurso, siempre atractivo, de la ventana como acceso visual a las vidas ajenas. Que echen la cortina redondea la escena. Felicidades, Agustín.

Victor Manuel Jiménez Andrada dijo...

Buen micro, un placer leerte. Saludos desde www.papirowebxia.com

manuespada dijo...

Enhorabuen Agustín. El año pasado tuve la suerte de ganar este concurso y sé la ilusión que hace ganar un premio de este calibre (unos 24.000 micros presentados nada menos no es moco de pavo), y el tuyo es, como dice Isabel (que sabe de lo que se habla), excelente. Disfrútalo.

Juan Romagnoli dijo...

Magnífico texto, felicitaciones al autor. Bien merecido el premio. Esperámos por más...

José Antonio Fernández dijo...

Excelente.
Mis felicitaciones.

Lola Sanabria dijo...

No veo ninguna inquietud en el micro, el micro es inquietante. Hay expectación. Humor negro del bueno y un espejo donde mirarnos, si aceptamos hacerlo. Porque este micro es una certera crítica a la sociedad actual donde podemos abrirnos paso a codazos para presenciar a un ser humano despanzurrado en la calzada.
Muy bueno.

Cuando tengas tu blog, Agustín, comentaremos, que ya hemos coincidido en otros concursos como el del "Puente", aunque no fuiste a recoger tu premio.

Miguel Torija dijo...

Me gustó tu relato porque por desgracia refleja muy bien la sociedad en la que vivimos.
Espero volver a encontrarme contigo en la final. Con rivales así se puede perder.

Gemma dijo...

Enhorabuena, Agustín. La pieza me resulta inquietante, rotunda y desmitificadora. Consigues que ese gesto hogareño de sentarse a cenar en familia sea, en realidad, una manifestación terrible -y siniestra- de nuestra falta de humanidad diaria...

Felicidades también a los finalistas.

Fernando Valls dijo...

Miguel, si me mandas tu micro, lo publicaré también con gusto. Saludos y gracias a todos por vuestro apoyo al ganador y a los finalistas.

Pablo Gonz dijo...

Mis felicitaciones, Agustín. Quisiera compartir contigo y con los lectores de estos comentarios un micro que raramente sería comprendido fuera de este contexto.
Un fuerte abrazo,
PABLO GONZ

TRABAJO EN CADENA
Pedro, el oculista, ha salido corriendo porque hace ya tiempo que aquí nadie cree en los milagros y yo no dije que lo sabía. Por otro lado, la cena se enfriaba en la mesa y tú sabes que la carne rebozada fría no vale nada. Así que la mujer de la foto, la de los días de lluvia, sonreía hasta que decidimos volver a colgarla en la pared. Por cierto, mañana va a llover y seguimos sin hablarnos, imbéciles.

Agustín Martínez dijo...

AGRADECIMIENTOS

A Víctor, por ser el primero en romper el hielo.
A Elisa, quien al parecer no leyó una sino dos veces mi microrrelato.
A Fernando, por dejarme subir a su nave y formar parte de su magnífica tripulación.
A Jesús, quién advirtió mi lado más romántico.
A Isabel, porque se merecía este premio y porque cuya generosidad está a la par de su maestría literaria.
A Pedro, que me espera y al cuál yo no espero defraudar en mi próxima entrega.
A Rosana, a quien tuve la suerte de conocer in situ.
A Antonio, que de aquí para allá y de allá para aquí, dio en el clavo, que si sí, que si sí...
A Víctor Manuel, el placer es mutuo.
A Manu, un referente al que sigo y admiro, aunque él no lo sepa, cada día, en su blog blandiendo su espada.
A Juan, por esperar todavía más.
A José Antonio, por perder un minuto de su tiempo para felicitarme.
A Lola, a quién ya le expliqué lo inexplicable.
A Miguel, compañero de batalla y culpable de hacernos llorar a todos con su micro.
A Gemma, por ir más allá.
A Pablo, por su puzzle de ilusiones.
A todos los que no pasaron por aquí, a los que lo hicieron en silencio y a los que aún están por venir.
A toda mi familia, a mi niña Cristina y a mi niño Alex.
Y por supuesto a mi vecino, que ahí sigue, erre que erre, y cuya desdicha figurada me proporcionó, sin tan siquiera poder llegar nunca a imaginarlo, tanta dicha real.

GRACIAS!!!!

Propílogo dijo...

Felicidades, Agustín, brillante rival, aunque yo no llegué a la final.
Y Pablo: Sólo la gente con valor (valor de valer) saca el buen jugo del planteamiento integrador. Buen micropuzzle.
Gracias también a Fernando, por ponernos al día.
P.

Marta Tort dijo...

Muy buen relato. Redondo. En su día, tuve la oportunidad de leer el relato "Cartón Piedra" del mismo autor que ganó en el Diario de Mallorca. Es genial. Lo recomiendo, encarecidamente. Felicidades a todos los finalistas.

Ginés S. Cutillas dijo...

Inquietante texto. Enhorabuena Agustín. Me consta que hubo gran competencia en ese concurso. Con rivales de la talla de Isabel González tiene mucho más mérito

Un abrazo,
Ginés

Citopensis dijo...

Grande el relato.

Mis más sinceras felicitaciones.

Diría que no siento envidia pero, obviamente, miento...

De gente así se aprende y se debe aprehender...

Elisa dijo...

Pablo Gonz, sí que entendemos tu micro. (Al menos a mis neuronas le resulta muy familiar)

Juan Carlos Márquez dijo...

Cuando lo leí en su día lo seleccioné de inmediato entre más de 100 micros, fue como un fogonazo. Me alegro de que el jurado de la final acabara escogiéndolo como vencedor.

Isabel dijo...

Mis felicidades al autor. El micro es impactante.

Saludos