miércoles, 24 de marzo de 2010

En defensa de Miguel Hernández, y 2

.....
....
POEMAS A LUCÍA, por Juan Ramón Torregrosa

Respuesta
a unas declaraciones de Lucía Izquierdo,
nuera de Miguel Hernández

Ay, Lucía, qué poco tu apellido
te luce, que nacer entre los ajos
y ser niña yuntera no es lo mismo
ni justifica posteriores actos.

Los dineros que dan por ley los libros
de Miguel y su nombre, tuyos son
─quiero decir, de sus deudos legítimos─
y bien los administras, voto a Dios,

que un grupo mercantil a tu medida,
si algo suena a Miguel, presto lo cobra,
sus bienes más que el oro en paño estima
y exprime hasta la sangre las cebollas.

En vez de exposiciones y congresos
y sus obras completas editadas
─lo de siempre, comentas con desprecio─,
propones musicales con las cartas

de Miguel a la pobre Josefina,
y jaranas flamencas por América,
y que haga Hollywood grandes películas
que interprete tu estrella predilecta.

Porque el dinero público se emplea
en actos pueblerinos no mediáticos,
nos amenazas cuando te cabreas
con dejar a Alicante sin legado.

Pues sepas que Miguel, aunque te pese,
es de todos y así él lo proclama.
No hay quien al rayo en una jaula encierre
ni quien ponga a su voz yugos ni trabas.
....... ....

"A Lucía"
......
El pez más viejo del río,
de tanta sabiduría
como amontonó, vivía
brillantemente sombrío.
Y el agua le sonreía.
Miguel Hernández

El río
tenía
un pez:
el mío.

Vivía,
pardiez,
sombrío:
sabía.

Tal vez
(sonrío)
veía
tu tez.

Tu tez,
que relucía
por diez
a costa mía.
.....
* Juan Ramón Torregrosa es poeta y profesor de Literatura española.
.....

4 comentarios:

ZuMo De PoEsÍa dijo...

Leí una carta que una sobrina-nieta de Miguel Hernández escribió a "El País" y no encontré nada especial en ella. Únicamente decía que no es cierto que el padre de Miguel fue indiferente al sufrimiento de éste, aunque no aclaraba si es verdad o no que, al conocer su encarcelamiento, afirmó que "el se lo ha buscado" así como que nunca fue a visitarlo a la cárcel (o mejor dicho, cárceles) en que estuvo recluido desde el fin de la guerra hasta su fallecimiento.

En cuanto a la nuera de Miguel Hernández, supongo que es la mujer del hijo de Miguel y Josefina Manresa, al cual hijo iban dedicadas las "Nanas de la cebolla" (hijo que creo que ya no vive).

Desde luego, no es muy ético pretender lucrarse con la obra de Hernández, aunque en general lo no ético (ni seguramente justo) es la institución de la herencia, pues tampoco hay gran diferencia entre heredar un dinero o un chalet y heredar derechos de propiedad intelectual.

Pero hay que tener en cuenta que la propiedad intelectual cada vez tiene menos sentido, merced a Internet. Ya casi nadie compra libros de poesía: los poemas se leen (gratis) en la Red.

Saludos desde nuestro blog ZuMo De PoEsÍa
(Emilia Alarcón)

Dos días en Colera dijo...

Me encantan estos poemas!!
Un saludo. Marta

Belnu dijo...

Una afilada piedra en el zapato le ha salido a la viuda! Y bien por Torregrosa, que encuentra materia poética incluso en esa batalla

María dijo...

Hernández siempre estuvo en mi mesilla y uno de sus versos cada día retumba por aquí dentro: "no perdono a la vida desatenta".