miércoles, 10 de marzo de 2010

El cuento, revista de Edmundo Valadés, y 2

.........

Edmundo Valadés figuraba como director y gerente de la publicación, pero de su consejo de redacción formaron parte Juan Rulfo, Mempo Giardinelli o José de la Colina, por nombrar a unos pocos. En los dos números que tengo, el 49 y el 88, de 1971 y 1983, aparecen microrrelatos de Antonio F. Molina, Fernando del Paso, Eduardo Mendoza, Luis Martín-Santos, a quien incluyo al final, y José Emilio Pacheco, entre otros. Este último escribió, casi literalmente, que gracias a la citada revista, en medio de la crisis de los años ochenta, la narrativa breve mexicana floreció como nunca, y tantos autores jóvenes sintieron la perdurable fascinación del más antiguo y el más nuevo de los géneros. Para cerrar la entrada recojo un microrrelato de Edmundo Valadés.
......
La mañana fue tan larga que, en el tiempo transcurrido, murieron los treinta y dos personajes de este cuento.
Eduardo Mendoza
....
"Comprensión"
En el momento de abandonarle, ella comprendía que era un buen hombre -el mejor de los hombres- que la había hecho feliz y que seguiría haciéndola feliz toda su vida. Ella comprendía que, al irse, lo mataba, y que ella misma sería desgraciada. Comprendía que le seguía queriendo como el primer día, que quizás le amaba más que entonces. Comprendía, por otra parte, que el seductor era un hombre despreciable, que no la quería ni la querría nunca, que la abandonaría en breve, dejando su vida rota. También comprendía que ella misma -la seducida- no amaba al seductor y ni siquiera se sentía verdaderamente atraída por él. ¿Por qué se iba entonces? Porque -a pesar de todo- había decidido hacerlo.
N.D.: El apólogo anterior puede parecer al lector una curiosa anomalía o divertida excepción. Lo esencial es -por tanto- que comprenda que el autor no lo cree tal excepción, sino que -muy al contrario- lo propone como regla general.
Luis Martín-Santos
......
"Fin"
De pronto, como predestinado por una fuerza invisible, el carro respondió a otra intención, enfilado hacia imprevisible destino, sin que mis inútiles esfuerzos lograran desviar la dirección para volver al rumbo que me había propuesto.
Caminamos así, en la noche y el misterio, en el horror y la fatalidad, sin que yo pudiera hacer nada para oponerme.
El otro ser paró el motor, allí en un sitio desolado. Alguien que no estaba antes, me apuntó desde el asiento posterior con el frío implacable de un arma. Y su voz definitiva, me sentenció:
-¡Prepárate al fin de este cuento!
Edmundo Valadés
....

7 comentarios:

manuespada dijo...

Echo de menos más revistas como ésta, pero aún echo más de menos que se publique algo de microficción en prensa escrita, o relatos, como en el siglo XIX.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con Manu. En Estados Unidos y Sudámerica muchos escritores empezaron publicando en revistas y prensa(y aún lo hacen).
Aquí nos quedan unos pocos locos y las revistas digitales.

Un saludo

Rosana A.

manuespada dijo...

Lo digo también porque personalmente estoy cansado de tantas columnas de opinión, y como dice el dicho, ya se sabe, que las opiniones son como los culos, cada uno tiene el suyo. Pero la creatividad es otro asunto mucho más serio y mucho más ninguneado.

edu4poet dijo...

manuespada tiene razón. Ya en los períodicos se dejó ver esa creatividad... prefieren llenar páginas de basura y publicidad que darle espacio a la creatividad y al talento que emerge en nuestros paises. Ese es el caso de Venezuela, donde ya ni sección de cultura aparece en algunos períodicos.

Fernando Valls dijo...

Manu, la respuesta a tu preocupación viene en la prensa de hoy, con el anuncio de la desaparición de la revista Renacimiento. En efecto, fuera de la red, que yo sepa, no hay muchos sitios donde publicar microrrelatos.

norberto dijo...

Hola a todos,
Tuve la fortuna no sólo de conocer la revisa sino también de publicar en ella. Recuerdo (tengo un par de números) haber leído magníficos relatos de gente de todas las edades, que no eran profesionales de la escritura. Recuerdo especialmente uno que creo era de un niño, decía: "Dio vuelta la manzana y se encontró con el gusano"
Un saludo, Fernando, y a todos
Norberto

norberto dijo...

Ah! Y siento mucho la muerte de "Renacimiento", otra revista clave. Mientras "Clarín" camina en la cuerda floja.
Saludos.