lunes, 1 de junio de 2009

Fallo del I Premio BCN de nanorrelatos

...
El jurado, compuesto por los profesores del Taller de Escritores de Barcelona, ha valorado y resaltado la calidad y originalidad de los nanorrelatos participantes, y junto al texto ganador hace pública la lista del resto de finalistas, así como los que han recibido una mención especial. A ver qué os parece a vosotros.
....
Ganador:
....
"El artista"
- Lo sentimos, Adolf, pero no tienes bastante talento.
(Por Alejandro Alcalde Vicente)
.....
Finalistas:
....
"Crecí"
....
Terminé de jugar con mi perro imaginario aquella tarde.
(Por Ester Rodríguez Macarro)
.....
....
"Pregunta"
....
Será la guerra, pero ¿por qué rompéis mis juguetes?
(Por Xosé Manoel Blanco Saavedra)
.....
"Gravedad"
....
Sin leyes, la gravedad nos hizo pedazos.
(Por Juan Herrera)
.....
..
"In extremis"
.....
Logré besarla. Total, era el fin del mundo.
(Por Ignacio Cañas Hernández)
.....
"Cuento de terror"
.....
Cuando quisimos darnos cuenta, éramos todos funcionarios.
(Por Oscar Sipán)

.....
"Soñé"
.....
Te vi a mi lado; luego me dormí.
(Por Carlos Cifuentes San Román)

....
"Frío"
....
Por eso esperaba la primavera, para pasar sólo hambre.
(Por Andrés López Lázaro)
.....

....
"Potencialidad"
....
No tiene móvil, arma o víctima, este asesino. Todavía.
(Por Juan José Hidalgo Díaz)
.....
"Idiomas"
....
Todo iba bien hasta que apareció el pretérito pluscuamperfecto.
(Por José Luis Bilbao Beitia)
......

27 comentarios:

Antonio Serrano Cueto dijo...

No me convencen. Ni siquiera el ganador. Como mucho son fórmulas gnómicas. ¿Dónde está la narración? ¿Por qué los llaman relatos?. Gracias por la muestra, Fernando.

Dario dijo...

ENEMIGOS:
Y tras el Fallo...de nanorelatos, las novelas de más de 500 págínas se pusieron sus caperuzas y encendieron sus antorchas.
Ninguno podía quedar vivo.

eva- lazarzamora dijo...

Mandé yo también un nanorelato, para divertirme un ratîn. Pues Manu, en su blogg la espada oxidada, nos lanzô el reto.
Perdî y no me extraña. Nunca he ganado nada. Bueno sî,un muñequito en una feria.
Un abrazo, Fernando. Los nanorrelatos finalistas y el ganador valen la pena.

Dario dijo...

Buenos y bonitos nanorelatos. Discutible el primer premio, (demasiado largo). Yo he pasado miedo, soy funcionario...
CHIVOS EXPIATORIOS:
El primer día creo Dios a los ciudadanos, al segundo y para acompañar al futbol a la clase política...y al tercer día los políticos destituyeron a Dios y crearon a los funcionarios para justificar el caos y el desorden"

Herman dijo...

Suscribo enteramente las palabras de Antonio. Perplejo estoy.

Olga B. dijo...

A mí me gustan "Crecí" y "Frío".

Isabel dijo...

"Pregunta" y "Frío" me gustan más que el ganador.
He visto la historia en ellos.

Er Tato dijo...

Para mí, el mejor es "Frío".

Saludos

Pedro Herrero dijo...

Encuentro ingeniosos algunos de estos textos. “El artista” apela al conocimiento, por parte del lector, de las consecuencias que la falta de talento pudo tener para determinado personaje histórico. “Crecí” plantea una recreación puramente mental de una actividad física. “Pregunta” parece buscar algo tan obvio que no pueda responderse. En “Frío” creo ver una sinestesia interesante. Todo ello, claro, según mi opinión.

Otra cosa es la textura narrativa de algo que no pasa de ser una frase. Más que relatar, lo que propone el autor es evocar lo máximo escribiendo lo mínimo. Y me parece respetable un taller para trabajar esas ideas. Yo también tengo algunas escritas. Pero confieso que me da reparo presentarlas a concurso.

Margot dijo...

Como entretenimiento ingenioso y divertido no está nada mal.

Aunque de ahí a hacer concursos... no sé, me choca un poco.

Saludos!

siempreconhistorias dijo...

Pues yo me añado a la opinión de Pedro Herrero, en todo todito. Y sí me ha gustado Crecí y el Cuento de Terror y Frío. No sé cómo deben enunciarse para ser filológicamente correcto, pero me han resultado curiositos.
Mil gracias por toda la información que nos brindas.
Un abrazo.

Juan Carlos Márquez dijo...

A este paso va a salir un premio de letrarrelato. Y lo malo no es eso, lo malo es que habrá gente dispuesta a participar (el karaoke literario no tiene límites) e incluso quienes celebren los relatos finalistas:

"O" es un relato redondo.
"V" es misterioso y deja el final abierto.
"b" está bien narrado pero lo del embarazo es un tanto explicativo.

Fernando Valls dijo...

La distancia es complicada y no puede dar mucho de sí, por lo que el texto suele acabar siendo -en los mejores casos- una sentencia o una frase ingeniosa o lapidaria. Puede verse la antología de Aloe Azid (o sea, José Díaz), `Mil y un cuentos de una línea´, publicada por Thule en el 2007, que en su momento comenté aquí.
Gracias a todos por vuestros comentarios.

Javier Quiñones dijo...

Otro palabro a la terminología narrativa "nanorelatos". Por si no hubiera poco con la discusión acerca del término "microrrelato", ahora (supongo que será ya de tiempo) se añade este. ¡Qué laberinto!
El cuento de Sipán es interesante por dos motivos: uno porque en lo formal es como una reescritura del de Monterroso, primero la subordinada adverbial con el nexo "cuando", luego la principal; otro, porque me recuerda uno de las manías de Cela en su crítica a los críticos: "son funcionarios", decía con sorna el narrador gallego. Esas dos claves, amén del casticismo de la palabra "funcionario", que por sí sola evoca una época de nuestro pasado, cuando la obsesión por ser funcionario (que ahora con la crisis revive)era casi una neurosis colectiva, al tiempo que se los despreciaba como gente de poco espíritu emprendedor, más bien vagos y conniventes con el régimen. En fin...
Un abrazo, Javier.

Hiperbreves S.A. dijo...

Lo siento, pero a mí me han gustado bastante varios de estos "nanorrelatos" o como los quieran llamar. Me quedo con "Crecí", "Pregunta", "In extremis" y "Frío". A mí sí me cuentan cosas, a mí no me dan miedo las expresiones literarias mínimas y, sin embargo, le tengo terror a las enormes novelas vacías y a los interminables cuentos y/o relatos que de cortos sólo tienen el apellido.

Mario Martín dijo...

El nanorrelato ganador es el que menos me gusta de todos. Una mera ocurrencia, que además sugiere una trivialización del holocausto. Pero es sólo mi opinión. Otros están mucho mejor, como el de los funcionarios.

manuespada dijo...

La distancia no es más que una circunstancia. A mí no me gustan nada de nada los relatos seleccionados en este concurso porque no se narra, no se cuenta una historia, sino que es una mera anécdota o frase ingeniosa, como bien se apunta. Ahora, que no se haga no quiere decir que no se pueda hacer. Porque si nos ponemos acedémicos, ¿qué distancia debe tener un texto para ser bueno? ¿Una página, cuatro, quince, doce, una novela de setecientas páginas, o tres frases y media partida por un tercio raíz cuadrada de dos? La Literatura no es la distancia, sino otra cosa. Y que los cuentistas nos quejemos de que es demasiado corta una propuesta suena a coña, hagámonos novelistas. Se pueden contar cosas en unas pocas palabras, pues claro, otra cosa es que no se haga, como en este concurso pero se puede, aunque es difícil, pero ahí está el reto. Ejemplos hay muchos en la Historia de la Literatura.

Fernando Valls dijo...

Manuespada, recuérdanos algunos ejemplos que te parezcan memorables. Gracias.

Juan Carlos Márquez dijo...

Si no me equivoco, el microrrelato más corto que he leído es "Yo". No sé el autor a ciencia cierta, aunque quizá sea Aparicio. Es ingeniosísimo y muy meritorio, pero no deja de ser un objeto lúdico, como darle a un balón 750 toques, así se luce uno mucho delante de la afición, pero no se pueden meter goles. Con esto no quiero decir que no sea lícito escribir micros con una palabras o incluso sin ellas, con números, lo es y me parece saludable cualquier ejercicio de inteligencia (y el ingenio lo es), pero con los pies en el suelo, por favor.

Fernando Valls dijo...

Sí, Juan Carlos, el autor de ese micro es Juan Pedro Aparicio.

manuespada dijo...

Pues algunos ejemplos de relatos muy cortos para mí memorables, aunque no sean exactamente diez palabras:

CUENTO DE HORROR

La mujer que amé se ha convertido en fantasma. Yo soy el lugar de las apariciones.

(Juan José Arreola)

TODA UNA VIDA
Lo vio pasar en un vagón de metro y supo que era el hombre de su vida. Imaginó hablar, cenar, ir al cine, yacer, vivir con él. Dejó de interesarle.

(Beatriz Pérez-Moreno)

AMOR 77
Y después de hacer todo lo que hacen se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se visten, y así progresivamente van volviendo a ser lo que no son.

(Cortázar)

Luego están los de siempre, el archiimitado dinosaurio de Monterroso o la ropita de bebé sin usar que vendía Hemingway en un anuncio de seis palabras.

lologuit dijo...

Tu "Soplando vidrio" me ha ofrecido una re-visión del microrelato español A la par me asomo a la edición de Eduardo Berti: Los cuentos más breves del mundo. Recien llegado a la red, tengo la impresión que se vive un momento de esplendor en este medio, poco acertado para grandes formatos. Me hace gracia que este ¿genero? sirva para crear tertulias y aquella sensación de los viejos cineforum. gracias por el soplo.

Juan Carlos Márquez dijo...

Hombre, Manu, no son lo mismo 16, 29 y 30 que 10 palabras. Como dice mi padre: no es lo mismo, sobre todo si te están dando hostias.

manuespada dijo...

Bueno JC, dejo un relato de menos de diez palabras de Andrés Neuman que a mí me encanta, concretamente de cuatro (si no contamos el título y la dedicatoria, claro, que harían diez):

NOVELA DE TERROR
(A Fernando Iwasaki)

Me desperté recién afeitado.

Por cierto, si memorable es algo "digno de memoria", como dice la RAE, el relato del dinosario de Monterroso es memorable, de hecho, creo que es el relato más repetido, imitado y universal de la historia de los relatos (o al menos el único que recuerda todo el mundo, no sólo los aficionados al relato), y por lo tanto, el más memorable, y tiene sólo siete palabras. Yo creo que ahí se narra, se cuenta, ahora bien, dicho esto, también estoy de acuerdo contigo en la metáfora del balón, porque en que la Literatura no se debe limitar a distancias, hay que ver cómo se juega en las largas distancias, pero, ¿no tienen mucha culpa de ello los concursos, que ponen límites de 8, 10, 12, ó 15 páginas a lo sumo? ¿Quién no ha amputado trozos de los que se sentía orgulloso llenos de matices para adaptar un relato a esas distancias? Quien esté libre de pecado.., no me lo creeré.

Jesus Esnaola dijo...

Sé que llego un poco tarde pero por mi parte quede dicho que el mejor yoquésérelato es el comentario de JC Márquez. Y conste que yo también me presento a estos concursos.

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

Debo de reconocer que no me seduce está moda de escribir microrrelatos tan cortos porque luego pasa lo que pasa, que incluso algunas menciones a mi juicio no se merecen tal mención.
Sí el ganador es muy bueno y el segundo también, pero otros como el de In extremis, cuento de terror, o soñe por ejemplo no me dicen nada ni creo que aporten mucho al género.

De todos modos, muchas gracias por la información. me encanta leer microrrelatos los domingos.

Fernando Valls dijo...

Pero con ese criterio, Daniel, también tendrás que dedicarte los domingos a leer novelas y libros de poemas, y a ver películas, porque muchas de las premiadas en estos géneros, también son bastante malas. ¿No te parece? ¿O ese rigor sólo se lo aplicas al microrrelato?