martes, 2 de junio de 2009

EMILIA OLIVA

..
El pasado 11 de mayo publiqué una entrada titulada "Para componer un microrrelato", a propósito de un curioso correo electrónico que había recibido. Me parecía que aquel estrámbótico material podía dar para un microrrelato. Y así lo ha entendido también Emilia Oliva, que aquí deja su réplica.
....

....
Me SAGBO PATRICE
CABINETE FINANCIERO SAGBO
....
Estimado Sr:
....
Mi marido decía que era una crédula, pero yo con las cosas de Dios a pies juntillas. Y justo ayer que va para tres años que no dejó tras de sí más que deudas y sinsabores me soñé con él y que volvía con su monserga que no se podía ser tan crédula y dar limosnas en la iglesia cuando ya estaba tan enfermo. Se murió, no sirvió de mucho. Pero esto son pruebas que Dios envía, la vida es así, como dice Don Pedro, el párroco. Y justo la mañana en que me soñé por primera vez con él, y ya hacía tres años que estaba con siete palmos bajo tierra, llegó esta carta del pobre sr. Gómez Antonio, que ya es raro que se llame con apellido y se apellide con nombre, que tiene que purgar sus culpas porque con el cáncer de pulmón, como el de mi Juan, se lo llevará Dios pronto, y ahora sí estoy segura que tantas coincidencias son la señal que desde el cielo me envían para que no le haga caso, al mi Juan, a él tan descreído. Es por eso que le escribo Sr Sagbo para decirle que acepto ayudar a liberar de sus culpas al Sr. Gomez Antonio y me presto a recibir su donativo para que cuando Dios así lo disponga descanse en paz, no como el mi Juan que viene y vuelve y revuelve en mi memoria sin dejarme descanso. Y lo peor es que ahora, con lo de la carta, ha encontrado el camino de los sueños. De los 85.000 monedas, que el Sr. Gomez Antonio ha de ofrecer para perdón de sus pecados, he estado echando cuenta, que con mi salud, mis ganas de comer y lo poco que gasto las ropas que uso, el alquiler, la luz, el gas, el agua, basura y alcantarillado, teléfono no gasto, no tengo con quién, puede que pueda tirar todavía unos cuantos años, así que me he dicho después de pensarlo y repensarlo que me vendrían bien esas 85.000 para acabar los días en paz y sin miseria y que aún sobraría un pico para los pobres de la zona, que semos muchos con la crisis. Y le he dicho a D. Pedro, el párroco, que me ayudara a echar los cálculos porque lo que sobrara pensaba dárselo a la parroquia. Y estoy sin saber qué porque después de hacer el cuento de la lechera resulta que me ha dicho D. Pedro, que con la infladura que hay, que las monedas esas al cambio y tras pagar los impuestos del traspaso no llegarán ni pa pipas. Lo que me ronda es que el cura se ha guardado el papel de la carta en la faldriquera y ahora cuando he ido a pedírselo que lo ha echado a la lumbre, me ha dicho. Pero por si fuera de verdad esto de hacer llegar los dineros desde tan lejos, desde ese pais de Benin, del África del Oeste, en cheque, podrían ya enviarlos cambiados y sin impuestos, porque si no para este viaje no se necesitan alforjas. Le escribo por si fuera posible y pudiera dar cumplida cuenta al deseo del sr. Gomez Antonio, el pobre con la tiene encima, antes de que sea tarde. Seguro que vuelve otra vez el mi Juan a decirme lo de que no se puede ser tan crédula, hasta en sueños.
Muy sinceramente
Señá Inocencia
...........

.....
* Emilia Oliva García (Malpartida de Plasencia, 1957) es licenciada en Filología Románica y en Filología Hispánica por la Universidad de Extremadura y trabaja como profesora de francés en el instituto de enseñanza secundaria de Zarza de Granadilla (Cáceres). Imparte talleres de poesía experimental y microrrelatos. Su poemario (re)fracciones (1997) fue galardonado con el primer premio de poesía Ciudad de Zaragoza y sus obras de experimentación poética torSión (1999) y figuraciones 7/77 (2000) fueron seleccionadas y editadas por el Ayuntamiento de Zaragoza en convocatorias sucesivas. Ha publicado ensayos, cuentos y poemas en diferentes revistas (Barcarola, Alabastro, Experimenta, COrRESPONDEnCIA, Hartz, Alcántara, Correspondencia, ESF...) y ha sido incluida en diferentes antologías de cuentos, poesía y poesía visual y experimental. Tiene obra en la exposición Esencial Visual. Muestra de poesía visual contemporánea, organizada por la Consejería Cultural de la Embajada de España en Marruecos y el Instituto Cervantes (http://cvc.cervantes.es/artes/esencial_visual/expo27.htm). Los ecos y las sombras. Música para un instante antes de morir (Alcancía, 2007) es su último libro de poemas publicado. Desde finales de 2007 es editora en alguna que otra sección de la revista digital En Sentido Figurado y participa en el volumen Mar de por medio (ediciones Bubok, 2008) que recopila textos de dicha publicación.
.....
* La foto es de Josep Vilaplana.
......

7 comentarios:

Emilia Oliva dijo...

Es un honor encontrarme en este blog. Mil gracias por el detalle. Mil gracias por este blog para perderse en mil noches sin cuento.
Emilia Oliva

Valeria dijo...

¡Enhorabuena, Emilia!

Puerto dijo...

Qué alegria Emilia y bravo a los eseferos que no paran. El micro no tiene desperdicio, lenguaje cuidado y rico, una delicia, como todo lo tuyo y dando incluso con la sonrisa ese toque de reflexion.
Un beso y aun bravo a ti y a Fernando por tan buena entrada.
Puerto

AKEEM dijo...

Muy actual el relato. Sueños de ahora para gente de antes.
Saludos
J. Carlos Rodríguez

anabel dijo...

Me ha gustado muchísimo el micro. ¡Enhorabuena, Emilia!

eva- lazarzamora dijo...

Un buen micro, Emilia Oliva.Enhorabuena.
Gracias Fernando, por presentàrnosla, me trajo a la mente a la mujer del Mario de Delibes, no sé por qué...
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Felicidades Emilia. Muy bueno el micro.
Si es que todo lo haces de maravilla...

munsa