viernes, 28 de marzo de 2014

Sin móviles

......
Cuando ya uno solo espera malas noticias del Gobierno, nos llega una buena: en los trenes de alta velocidad, en el AVE, van a destinar vagones en los que estará prohibido usar el teléfono móvil. No es una novedad, puesto que existen en Suiza y en los Estados Unidos. En realidad, ahora, cuando arranca el tren, se les recomienda a los pasajeros que quieran utilizar el móvil que lo hagan en las plataformas situadas entre los vagones, pero nadie hace caso.   
El mal uso que se hace del móvil en los espacios públicos se está convirtiendo en una tortura, puesto que la gente grita, cuenta su vida, hace negocios, se pelea con su pareja y realiza mil comentarios innecesarios y banales, sin pudor alguno. En fin, quizás en adelante podamos volver a viajar tranquilos, leer el periódico o una novela, o simplemente permanecer en silencio, pensando en las musarañas...
También me gusta imaginarme en el otro compartimento a infinidad de majaretas hacinados, chillando todos a la vez, haciendo negocios, comentándole a su señora que el tren está ya en Navalmoral de la Mata, o que vaya preparando el arroz para la paella porque en media hora estará en Sevilla...
El mal uso que se hace constantemente del móvil molesta en el cine, en el teatro, en las clases, en las zonas de espera de los aeropuertos, en las consultas médicas, en los restaurantes... En fin, no hay nada más triste, ni más frecuente, que ver a una pareja en un restaurante consultando o escribiendo mensajes en sus móviles. Me da por pensar que se mandarán mensajes de un lado al otro de la mesa.  
¿Cuándo van a hacer lo mismo en el metro, o en los trenes de cercanías?    
.......

......

5 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

Totalmente de acuerdo. Pronto nos daremos cuenta del perjuicio que conlleva el abuso de esta herramienta. Me da la sensación de que esto ya ha generado nuevas enfermedades a las que sólo falta ponerles nombre.
Un saludo.

Arte Pun dijo...

No me gustaría que prohibiesen todo aquello que me molesta, casi me quedaría solo.

Es difícil si te llaman, y estás sentado en la ventanilla, emprender el viaje de huída hasta la plataforma para atender la llamada, es casi irreal. Por otro lado, se llama móvil precisamente por eso, porque lo llevas allí dónde vas, si no para qué lo quieres. Que las conversaciones ajenas son todas insulsas, pues casi siempre. Todas menos las nuestras, que son todas estrictamente necesarias porque "es mi hijo, sabe, que ha llegado bien"... ¿Y a mi qué?

Yo al AVE le pondría ruido, sí, una especie de motor que acelerara y redujera de vez en cuando, aunque fuese virtual, y algún que otro frenazo y bocinazo.

Saludos Fernando

Fernando Valls dijo...

Para todo eso, arte pun, tendrás los vagones, la mayoría, donde se permita hablar, e incluso que haya más ruido aun, como propones, pero a los que no nos gusta el ruido, ni oír las conversaciones ajenas, nos gustaría tener un pequeño espacio de tranquilidad.
Saludos.

rubén dijo...

Hola, estoy escribiendo un relato al día. Tengo pensado hacerlo durante un año. He visto tu blog y me gustaría seguirte. Te paso mi blog para ver si tu también me quieres seguir. Mi blog es: http://pepitas-de-oro.blogspot.com.es

Virmared Santiago dijo...

Si se trata de controlar cómo pueden invadirte el espacio los demás, eso es incontrolable. Ha pasado toda la vida y seguirá pasando. Hay gente que ciertamente se va a los extremos, pero yo me las ingenio para que desaparezcan o terminen la conversación. Sí es cierto que da pena ver que dos que se juntan a comer están tan distantes como si nuncan se hubieran encontrado, pero también ha pasado, pasa y seguirá pasando toda la vida con muchos que duermen en la misma cama y acuerdan coitar. Me parece a mí que esto se trata de otra cosa. Saludos! :)