lunes, 1 de abril de 2013

CARMELA GRECIET

......
NIÑA UCRANIA
.......
Mi madre se entretuvo con el móvil en el momento en que íbamos a entrar en el ascensor para bajar al parque y no pudo evitar quedarse paralizada en el rellano cuando las puertas se cerraron conmigo dentro.
Aparecí unos pisos más arriba, donde me esperaba una señora a la que nunca antes había visto y que me gritaba enfadada en –luego lo supe- lengua ucraniana. Con el vértigo de mi primer viaje en solitario, no tuve fuerzas para llevarle la contraria e hice lo que sus gestos, con el lenguaje universal de las madres, me indicaban: “Entra pa casa”.
Aunque al principio pensé en zafarme escaleras abajo, mi orgullo herido, al ver que pasaban los días y ella no subía a buscarme, me retuvo como revancha. Además, enseguida empecé a cogerle gusto al borsh, a los galushki, a los trocitos de salo, al kulich, a la dulce zapecanca y a tener un hermano –yo siempre había querido tener un hermano-, así que decidí quedarme.
Ahora estudio en una escuela pública, donde me dan clase de español cinco horas por semana. Como no hablo, mi tutora tranquiliza a los otros profesores: Es que está en el período silencioso, pero ya veréis cuando arranque, que estos del Este son muy disciplinados... Todos creen que soy muy alta, pero es que me han escolarizado dos cursos por debajo.
Los compañeros me gritan en el patio:
- ¡NiñaU-crania, NiñaU-crania!...
Han pasado ya unas cuantas semanas y hoy por primera vez me la he cruzado. Salía del portal cuando yo entraba con mi hermano. Iba radiante, de la mano de un nuevo novio, y al verme, ha dado un gritito:
- ¡Uy, qué niña tan mona…, y cómo crece!...
Y luego, por lo bajini, le ha explicado:
- Son los del 5º…, de los de Ucrania.
...
.........   
* Carmela Greciet es profesora de Literatura y enseña español a chicos emigrantes que han llegado a España sin su familia. Ha publicado el libro Des-cuentos y otros cuentos (Trabe, 1995). Del contacto con su difícil realidad nace la serie "Niños deshabitados", a la que pertenece este microrrelato inédito. En la foto aparece la autora de niña. 
......                               

9 comentarios:

Fernando Valls dijo...

Pues, sí, Pedro, hace tiempo que esperamos un nuevo libro de Carmela. Por los anticipos que ha venido dando en los últimos años, será de mucho interés. Un abrazo.

Isolda dijo...

¡Qué gran historia! Me ha encantado. Besos para los dos.

Juan dijo...

Somos muchos los que esperamos ese libro de Carmela Greciet que no llega. Pero, mientras tanto, buscaremos a sus niños deshabitados en esta nave y en las antologías.

Fernando Valls dijo...

El primer comentario era de Pedro Sánchez Negreira y alababa el micro, a la vez que esperaba ver pronto publicado en libro las narraciones de Carmela, de ahí mi respuesta.
Me temo que he hecho algo indebido, borrando el comentario. Os pido disculpas y os mando saludos

Aquí el comentario traspapelado de Pedro:

¡Excelente relato, Fernando! Me parece formidable la tensión narrativa que llega a crear la autora a través de ese mundo ficcional indeterminado, la construcción -sólida- de los personajes, esa ironía crítica que transita todo el texto.

Esperemos que esos "niños deshabitados" encuentren pronto el camino al papel.

Mientras tanto, dejo aquí mi enhorabuena a Carmela.

Un abrazo.

Araceli Esteves dijo...

Fernando ¿ tú crées que traspapelado llegará a decirse algún momento traspantallado? Espero que no, pero quién sabe.

Fernando Valls dijo...

Esperemos que no, Araceli, pero como hay gente que se lo traga todo y la falta de criterio impera no hay que descartar nada. Ya parece haberse quedado para siempre `gobernanza´ y `protocolo´, en el sentido de norma, por influencia de las series de televisión americanas. Y ya verás como nunca faltan seres complacientes que lo justifiquen. En fin.

Carmela Greciet dijo...

Gracias, Fernando, por la delicadeza de hacerme llegar ese comentario de Pedro Sánchez Negreira, a quien, como a ti, a Isolda, a Juan, espero, en adelante, no decepcionar.
Propongo una versión reflexiva del neologismo que menciona Araceli: "Traspantallarse", que un diccionario "timológico" explicaría como la acción de atrincherarse tras una pantalla, todo el rato ("pan")

Isabel Mercadé dijo...

Excelente y cruel cuento, sí. ¡Me ha gustado mucho!

Towanda dijo...

Fascinante historia.

Se nota la maestría de la autora.
Un abrazo.